Evaluemos la excelencia de los aspirantes a gobernar: Un modelo

 

evaluacion2

Por Samuel Caraballo-López

En ese momento, en la sala del palacio apareció una mano que, a la luz de las lámparas, escribía con el dedo sobre la parte blanca de la pared…Y la escritura que trazo es: “Mene, Mene, Tequel, Uparsin”.  Esta es la interpretación del asunto: “Mene”: Contó Dios tu reino y le ha puesto fin.  “Tequel”: Pesado has sido en balanza y no pesas lo que debería pesar.  “Uparsin”: Tu reino ha sido roto y dado a los medos y a los persas (Daniel 5: 5; 25-28, NIV; RVR, 1995).

INTRODUCCION

Vivimos en un mundo lleno de concesiones y que afirma la tolerancia como un valor medular. En medio de esta cultura de concesiones los parámetros morales y principios cristianos son retados diariamente por la conveniencia y por lo que es políticamente correcto.  Se ha masificado una filosofía de manera informal de que el objetivo de la vida es alcanzar las metas sin importar los medios que sean necesarios para alcanzarlos.  Es decir la famosa filosofía de Maquiavelo en sus recomendaciones al Príncipe, donde el fin justifica los medios, ha retornado con nuevo ropaje a nuestra sociedad.  Esta forma vieja de pensar, con nuevo ropaje, compromete la conciencia y las convicciones que han sido sembradas durante nuestra educación  familiar.  La prevalencia de esta forma de pensar nos hace creer que esta es la forma correcta de conducirnos y por lo tanto no tenemos los resortes  morales para contrarrestar este error.

Los políticos, que deberían ser los que defiendan los altos ideales de nuestra cultura, están demostrando con sus conductas y campañas de re-elección las mismas concesiones que nos han sumergido en una confusión moral y ética.  Estos políticos promueven altos estándares e ideales en los contenidos de sus anuncios y discursos públicos, sin embargo su conducta y gestión pública es contraria a lo que sus discursos promueven, creando una “esquizofrenia moral” en nuestra isla.   Los políticos son los principales maestros del mentir, engañar y esconder la verdad.  Es decir lo importante para estos es hacer lo necesario para ganar, sin que sus estrategias respondan al discurso de “moralidad”, “integridad” y “buen gobierno” que declaran en sus alocuciones públicas y anuncios políticos.

Frente a esta realidad nos urge proveer a los ciudadanos modelos arbitrados para la evaluación del carácter de los candidatos, demostrado por sus acciones, sus propuestas y su historial de servicio en la gestión pública o privada de aquellos y aquellas que pretenden gobernarnos. Creo firmemente que el verdadero caracter de un líder se refleja en sus acciones.

La evaluación es el proceso de hacer juicios valorativos sobre algo o alguien. En este artículo al hablar de la evaluación del desempeño nos referimos  a la consideración de  las acciones o hechos de una persona u organización, contrastadas contra estándares arbitrados. En nuestro caso tomaremos como referencial, estándares para evaluar la excelencia de líderes políticos tanto  en las funciones que le fueron delegadas por el pueblo, como en el carácter demostrado en su historial de servicio público o privado.

Un modelo que proponemos para evaluar la excelencia en los líderes gubernamentales y enfocados tanto en su  carácter como en sus acciones personales, es el propuesto por Robert J. Sternberg, Decano de Escuela de Artes  y Ciencia de Tufts University en Massachussets y que consiste en tres estándares a considerar de forma conjunta e interdependiente: de Razonamiento, de Persistencia y de Responsabilidad.  A continuación una breve explicación sobre estos estándares.

ESTANDARES DE EXCELENCIA

razonamiento.jpg

A.   DE RAZONAMIENTO:

Este estándar está dirigido a considerar la capacidad de producir ideas y procesos que puedan ser implantados en la administración pública para beneficio del pueblo a quien dirige. Para esta evaluación es necesario analizar los programas de gobierno de cada partido político y contrastarlo con el historial de servicio de sus líderes. Algunas de las preguntas que debemos hacernos son las siguientes:

¿Tiene el líder pensamiento creativo que genere nuevas y poderosas ideas para el pueblo?

¿Tiene el líder un pensamiento crítico y analítico que asegure que tales ideas son valiosas y realizables?

¿Tiene el líder un pensamiento práctico para implementar estas ideas en proyectos concretos y persuadir a otros de su valor?

¿Tiene el líder un pensamiento sabio para asegurarnos que estas ideas traerán bienestar común a un pueblo?

persistencia

  1. B.   DE PERSISTENCIA:

Este estándar se refiere a la perseverancia en lograr sus metas propuestas, a pesar de los obstáculos que la vida pone en nuestro camino. Es necesario hacer un historial del servicio de dicho líder e identificar patrones consistentes en su gestión administrativa. Algunas preguntas que nos podemos hacer son:

¿Está el líder dispuesto a defender aquello en lo que cree y entiende es mejor para su pueblo, tomando acciones claras hacia la realización de lo que defiende?

¿Está el líder en la disposición de superar obstáculos para tratar de lograr sus metas?

¿Tiene pasión en lo que persigue, caminando hacia sus metas con dirección, motivación y envolvimiento personal?

¿Es eficaz el líder y confía en su habilidad para lograr sus metas?

responsabilidad

  1. C.   DE RESPONSABILIDAD:

Este estándar cubre la dimensión ética y moral tanto de su conducta personal como de su historial en la ejecución  de su labor como líder.  Existen cuatro (4) componentes que son particularmente importantes dentro del carácter de un líder político:

Ética:

¿Sabe discernir entre lo que es correcto e incorrecto?  ¿Actúa a favor de lo correcto, sin importar el costo de esta acción?

Sabiduría:

¿Es capaz de forjar o seguir el camino que representa el bien común, balanceando sus propios intereses y los de su partido con los del pueblo?

Empatía:

¿Tiene un entendimiento genuino de las demás personas, que lo lleva más allá del aspecto ideológico, a procurar el cuidado integral de su pueblo?

Acciones correctas:

Además de conocer y hablar de lo que es correcto;

¿Es capaz  de hacer lo que es correcto tanto en lo personal como en su vida pública?

¿Demuestra su historial de servicio un compromiso claro con lo que es moral, legal y ético?

Si buscamos información válida sobre estos líderes políticos,  la analizamos con profundidad y la confrontamos con estos estándares, es muy seguro que nuestros juicios evaluativos tendrían validez y confiabilidad.  Ahora bien, la evaluación se hace con el propósito de tomar decisiones. Hagamos la evaluación del carácter, de las propuestas y el historial de servicio de los líderes políticos que aspiran a la reelección y de  aquellos que pretenden  sustituirlos.  El resultado arrojará luz sobre las decisiones que hemos de tomar en cuanto a los líderes que nos regirán por los próximos cuatro (4) años.

PALABRAS FINALES

Nuestra Isla necesita moverse en la dirección correcta al evaluar los líderes que han de dirigir el gobierno en los próximos años.  No podemos continuar tomando decisiones basadas en “cantos de sirena” o promesas irrealizables y mucho menos en  propaganda ideológica.  Es importante que el carácter, programa e historial de los/las líderes políticos,  sea evaluado.

Según nos narra la Biblia en el libro de Daniel, el Rey Belsasar, de Babilonia, vivía en la opulencia junto a sus seguidores.  La pomposidad de su palacio, junto a sus victorias militares lo hacía proyectarse como un rey digno de elogios.  Pero Dios, evalúa de otra forma a los líderes políticos de los pueblos. Los criterios divinos son diferentes a los que la cultura política afirma.  Belsasar es evaluado por Dios.  Dicho juicio saca a la luz una verdad oculta, su desempeño como rey no es como el proyectaba: “Pesado has sido en balanza y no pesas lo que dices pesar”.  Es decir cuando evaluamos la obra de nuestros políticos por los estándares de excelencia, podemos recibir sorpresas. Belsasar no había dado el grado esperado para su posición, por lo tanto, “Tu reino ha sido roto…”

El  desempeñarse contrario a los estándares de excelencia esperados, trae rotura del pacto social entre el pueblo y el líder político.  Belsasar, perdió su reino la misma noche de la evaluación divina—Evaluó Dios tu reino y le ha puesto fin.  Me pregunto, ¿Será el 2016 el año de la evaluación del pueblo a los líderes que aspiran a puestos electivos en Puerto Rico?  De ser así…puede haber  reinos rotos…Amen.

 

3 Replies to “Evaluemos la excelencia de los aspirantes a gobernar: Un modelo”

  1. Muchas gracias por tu comentario. Ciertamente tienes razon en el análisis de como vota una colonia como la nuestra. Sin embargo, mi mayor anhelo es que nuestro pueblo comience a mirar con ojos críticos la eleccion de sus líderes. No hay duda que el dilema de la colonia es un problema que trasciende la ética, ¿cuál sera la solución? Quizas la consulta que se pretende hacer sobre el estatus político, aunque parezca ilusoria, podría convertirse en una consulta real si nosotros la validamos. Recuerda que los que inician esta consulta es la izquierda y la derecha…el medio se opone…Creo que llegó la hora de hablar…y actuar. Muchas bendiciones.

  2. Este argumento esta solido y bien pensado. Mi critica esta dirijida a la aplicacion del mismo. Tu argumento parte de la premisa de un pais libre. Por ejemplo, en los Estados Unidos no es raro observar el fenomeno de el “swing vote”. El ejemplo mas reciente se dio en las elecciones del Senado del Estado de Massachusetts despues de la muerte de Edward Kennedy. Despues de mas de 30 anos de tener a Ted Kennedy (D-MA) como senador democrata, la gente de Massachusetts no tuvo problema alguno en elegir un candidato republicano; Scott Brown. Cambios como este pueden muy bien ser justificado por la evaluacion etica del votante en un pais libre y soberano. En Puerto Rico por lo general, el electorado puertoriqueno vota por partidos y no por candidatos. (Esta es la razon por la cual es muy raro que se eligan candidatos (por mas preparados o eticos que sean) de otros partidos que no sean PNP or PPD. Esta mescolanza politico-ideologica se le anade la dependencia laboral en empleos gubernamentales. Mas de 60% de la fuerza laboral del territorio puertoriqueno trabaja para el gobierno. Por lo tanto, las elecciones se han convertido en un tiri-jala laboral para decidir cual de los partidos politico va a controlar la nomina gubernamental de los proximos 4 anos. Muchos puertoriquenos decentes y muy eticos se ven en la necesidad de votar por el partido que le pueda asegurar su ingreso economico y no necesariamente su ideologia politica. Muchos puertoriquenos han sido victima del abuso de los cambios de mandos. Muchos han perdidos sus plazas de trabajo por el simple hecho de haber votado por el partido perdedor. Ahi, no hay etica que valga! La gente vota por supervivencia. Les importa poco lo que diga o ahaga su candidato. He aqui, el problema de tu planteamiento.

    El otro punto es que los estandares de “Razonamiento, Persistencia, y Responsabilida” muy bien bien puden ser usados como caracteristica de “percepcion”. Por ejemplo, muchos que pertenecen al PNP, PPD, PIP, PPR, justifican su predileccion porque a su juicio, sus candidatos demuestran los ragos de “Razonamiento, Persistencia, y Responsabilida” que tu mencionas. Cuan acertado es su juicio? De acuerdo a su percepcion …….

    It’s is complicated!!! Mi sugerencia? La alternativa no es tener una colonia mas etica. La alternativa es forzar al que impuso el sistema colonia a que rompa el sistema colonial! La otra sugerencia es que se necesita inciar con toda alevosia las alianzas politico-religiosas de descolonizacion. Esto se da desde el marco interpretativo-teologico. Y lamentablemente esta iniciativa no puede permanecer en el centro (o es izquierda o es derecha, pero no las dos)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s