Adviento: Un recordatorio de que el mal no tiene la última palabra

 

adviento2

Por Samuel Caraballo-López

El pueblo que habitaba en tinieblas vio gran luz, y los que habitaban en región de sombra de muerte luz les resplandeció (Mateo 4:16).

El próximo 20 de diciembre comienza entre el pueblo judío la conocida fiesta del Hanukkah (Chanukah) o “festival de las luces”. El Hanukkah, una fiesta que dura ocho días, es una evocación perpetua de la victoria obtenida por Israel sobre los enemigos de la libertad religiosa. La festividad de Hanukkah evoca la época de la hegemonía helénica sobre Israel, iniciada con la conquista de Alejandro Magno, en el año 332 a. C.; y como tal, no se hace mención a ella en la version de las Sagradas Escrituras que utilizamos los protestantes.

Cuando se corona como rey de Siria a Antíoco Epífanes IV (175 y 164 a. C.), éste decide helenizar al pueblo de Israel, prohibiéndole así a los judíos poder seguir sus tradiciones y costumbres. Un grupo de judíos conocido como los Macabeos, comenzaron a rebelarse contra dicho intento, y se negaban a hacer actos que iban en contra de su religión. Esta resistencia judía desata una guerra que concluye con una victoria de los judíos ante el ejército helénico.

Cuando finalizó la guerra, los Macabeos regresan a Jerusalén y encuentran las sinagogas destruidas, solo encuentran la menorá (un candelabro de siete brazos) apagado, y aceite para encenderlo por un sólo día. Tardaron ocho días en tener listo el aceite necesario; sin embargo, ese poco aceite que tenían la menorá lo mantuvo encendido hasta que lograron preparar el nuevo aceite. Este milagro dio inicio a esta solemne celebración hasta nuestros días. Las velas y candelabros encendidos afirman durante toda la fiesta del Hanukkah, la luz que disipa las tinieblas de la intolerancia, ignorancia y la maldad.

Hanukka 2

Esta fiesta judía afirma, en sus motivos y símbolos, el significado real de la época de adviento. En adviento, primera temporada del calendario litúrgico cristiano,  afirmamos que la luz verdadera, Jesús, retornará a este mundo. Que la luz que proviene de Dios y que se hizo presente en Cristo, retornará con mayor fulgor a culminar lo que inicio en su primera venida a esta tierra. Esta luz, que como los rayos del sol emite su energía para sanar y disipar las tinieblas, se aproxima. Adviento es el anuncio profético a nuestro mundo de que el bien triunfará sobre el mal, la sabiduría sobre la insensatez, el amor sobre el odio.

Adviento es el anuncio público de que se acerca la culminación del nuevo orden iniciado por Jesucristo para toda la humanidad, y muy especialmente para la iglesia de Dios. Durante estas semanas de adviento cada creyente debe afirmar con su vida y proclamación que este nuevo orden de Dios, sostenido en la justicia, el amor y la misericordia, está por llegar a su culminación en la Segunda Venida de Jesús, el Redentor. Adviento nos anuncia que una navidad permanente, que trae esperanza para aquellos que viven en las tinieblas de la ignorancia y de la angustia, se está concibiendo.

Sin embargo no es suficiente con saber esa verdad para experimentar lo que ella promete. Adviento es también época de decisiones y resoluciones. Esta época es de concienciarnos de la vida que estamos viviendo, e inspirados por el anuncio de la venida de Cristo, ver las cosas como son y comenzar el camino de la transformación personal, familiar y comunitaria.  Asi nos ayude el Mesías.  Muchas Felicidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s