NAVIDAD…A CAMINAR CON EL PIE DERECHO

images

Por Samuel Caraballo-López

Pedimos que Dios les haga conocer plenamente su voluntad con toda sabiduría y comprensión espiritual, para que vivan de manera digna del Señor, agradándole en todo (Colosenses 1: 9).

¿Qué retos nos depara el próximo año? ¿A qué situaciones tendremos que enfrentarnos? ¿Qué cambios nos auguran los nuevos  tiempos?  Nunca antes en la historia se requirió mayor  necesidad de dirección divina que durante estos tiempos de inestabilidad.  Nuestros sueños y anhelos personales pueden ser muy loables y necesarios, sin embargo, lo impredecible de estos tiempos  son el mayor obstáculo para su realización.

A la luz de esta realidad, tomar decisiones correctas es una labor de suprema importancia  para el bienestar integral  de nuestras familias y comunidades.  Dado estos tiempos de incertidumbre, la toma de decisiones requerirá, como primera opción buscar conocer los propósitos que Dios a revelado para nuestra vida como seres humanos y residentes de este planeta.   Ahora bien, Dios nos ha dado las herramienta más importante para discernir su voluntad y realizarla;  la oración y las Sagradas Escrituras.  Juan Bunyan, el insigne predicador del siglo XVII, y autor del Progreso del Peregrino,  nos presenta una definición magistral de lo que es orar:

Orar es derramar de modo sincero, y afectuoso el corazón o alma ante Dios, por medio de Cristo, en el poder y ayuda del Espíritu Santo, buscando las cosas que Dios ha prometido, o que son conforme a su Palabra, para bien de la iglesia, con fiel sumisión a Su voluntad (Bunyan, 1660).

Por otro lado tenenos las Sagradas Escrituras que nos ofrece un modo de entender el mundo y a nosotros mismos desde un nuevo enfoque, un enfoque que afirma la vida, la alegría y la plenitud.  Además la Biblia nos proporciona un modelo, un esquema mediante el cual podemos pensar, percibir y vivir la vida de una forma diferente a lo que nuestro mundo propone.  De hecho, al leer la Biblia descubrimos nuevas formas de entendernos que a veces incluso entra en contradicción con nuestras opiniones.

Ahora bien, estas herramientas, utilizadas adecuadamente,  nos permiten realizar con efectividad las labores propuestas.  El apóstol Pablo y Juan Bunyan  nos hablan específicamente del uso de la oración como herramienta para discernir la voluntad de Dios para nuestras vidas y para nuestro pueblo (Colosenses 1: 9-12).  El alcanzar entendimiento sobre la voluntad de Dios es el primer paso para poder vivir agradando a Dios en todo.   Ahora bien, el solo conocer la voluntad de Dios, que es ciertamente el inicio para una vida de crecimiento y madurez constante, no es suficiente.  Es necesario  ejecutar en nuestra vida cotidiana  esa voluntad que hemos discernido.  Por lo tanto, junto con el discernimiento de la voluntad de Dios es necesario solicitar de Dios su poder para llevarla a cabo.

Podemos resumir esta enseñanza que brota del texto bíblico considerado, que para vivir con dignidad, produciendo frutos y creciendo en nuestra relación con Dios y en nuestro servicio al pueblo  es necesario discernir en cada época y situación la voluntad de Dios.  Esta voluntad de Dios que discernimos debe ser articulada en lenguaje humano y hacerla pública a otros.  Este hacer público la voluntad de Dios, no solo nos compromete con lo que declaramos,  sino que este acto puede inspirar a otros a que inicien su propia búsqueda de los propósitos y voluntad  de Dios para su situación particular.  El producto de este actuar en la voluntad de Dios es el experimentar en la vida cotidiana de forma anticipada la herencia de los santos en el Reino de Luz, es decir de las promesas hechas por Dios como parte de nuestra alianza con Jesucristo.

Navidad es aceptar este reto de vivir en novedad de vida, donde la densa  oscuridad de nuestro tiempo es dispersada por medio de los nuevos esquemas y valores del Reino de Jesucristo que emanan de las Sagradas Escrituras.  Esta novedad de vida se llama la libertad de los hijos de Dios.  Navidad es el anuncio de que la era de la oscuridad está siendo vencida y que aquellos que abrazan la fe en Jesucristo, procurando discernir su voluntad y llevándola a cabo en la cotidianidad de la vida, serán personas que producirán frutos que complacen a Dios y transforman la realidad en que viven, son y se mueven. Muchas Felicidades…

Referencias:

Brueggemann, Walter.  La Biblia, fuente de sentido. Barcelona: Editorial Claret, SAU, 2007.

Bunyan, J.  La oración, 1660.  Accesado 4 de diciembre de 2004 enhttp://www.iglesiareformada.com/Bunyan_Oracion.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s