SIN RAICES NO SE CRECE: LA VIDA SECRETA CON DIOS

raices1

Por Samuel Caraballo-López

En la vida espiritual la raíz representa aquella parte de la vida que tiene una historia secreta con Dios. Los que solo viven sus vidas delante de los hombres carecen de esa historia secreta.         T. S. Nee

Cuando no hay profundidad, las raíces no pueden afianzarse en el suelo, restándole sostén al árbol e impidiendo la absorción del agua y los nutrimentos necesarios para poder crecer, florecer y fructificar. Esta realidad de las plantas, sirve de analogía para hablar de la vida espiritual de los seres humanos. Cuando carecemos de profundidad en nuestra vida,  nuestro crecimiento  personal, vocacional y profesional es débil, enclenque e infructuoso.

La diferencia entre una persona productiva e inspiradora y una que “arrastra lo pies en la vida,” es que la primera tiene una vida secreta con la fuente de la sabiduría y la bendición por medio de momentos a solas con Dios (solitud), y el segundo carece de esta.  El primero ha encontrado la puerta de acceso al secreto del Señor y el segundo se a quedado frente a la puerta.  El primero se distingue porque construye sus cimientos sobre fundamentos firmes; el segundo vive de sus propias fantasías, creando hermosas fachadas imaginarias, con las que pretende ocultar sus debilidades.  El primero dado sus firmes cimientos puede hacerle frente a los fuertes aguaceros, vientos ciclónicos  y marejadas; el segundo, cuando vienen las tempestades le echan abajo el empañetado de sus fantasías, dejando al descubierto los cimientos de una débil imagen propia (Ezequiel 13: 10-16).

Jesús, conocedor de los principios para vivir una vida plena, nos presenta una metáfora sobre dos personas que establecieron los cimientos para construir el proyecto de su vida (Mateo 7:24-27).  El primero puso sus cimientos en el suelo rocoso y el segundo en el cimiento inestable de un suelo arenoso. Según el relato de Jesús, estas edificaciones exteriormente no parecen tener gran diferencia entre si.   Sin embargo, la tempestad hace la diferencia entre estas edificaciones.  Aquellas personas que construyen sus vidas sobre los cimientos de una profunda intimidad con Dios, que tienen sus fuerzas en Dios y cuyo corazón esta en cumplir sus propósitos, aunque su apariencia externa sea igual, mejor o peor que los que no lo han hecho, tienen la ventaja en el día de la tempestad.  Todo el que se sostiene en la pared débil e insegura de las apariencias, no podrá mantenerse frente al embate de la tempestad.  Solo las raíces profundas de una vida aferrada a Dios, puede sostenernos en los momentos difíciles de la vida.

Henri Nouwen nos ofrece la clave la transformación y del crecimiento cristiano en el siguiente pensamiento, que lo he hecho mio:

 “La solitud es el horno de la transformación.  Sin solitud permanecemos víctimas de nuestra sociedad y continuamos enredados en las ilusiones de nuestro falso yo.” Henri J. M. Nouwen

Sin la profundidad que da la solitud, no hay desarrollo de raícesSin raíces nos hay sobrevivencia.  Frente a estas verdades del Reino, tenemos que hacernos varias preguntas:

¿Qué proporción de tu vida cristiana es vida en secreto con Dios?  ¿Se limita tu vida de oración, a las reuniones de tu comunidad de fe? … ¿Tu vida de adoración  esta confinada en la liturgia pública dominical? … ¿Tu vida de servicio depende del programa de Evangelización y Acción Social? … ¿Tu vida de estudio  y reflexión de la Palabra del Señor  ocurre solo en  la Escuela Bíblica o clase de catecúmenos? … ¿Tu vida de compañerismo cristiano  solo se da en las actividades litúrgicas de tu iglesia?  Si la respuesta a alguna de estas preguntas es afirmativa, entonces tus raíces son escasas.   Si tuviésemos que enfrentarnos a situaciones difíciles, tentaciones, pérdidas, días de sombra y de muerte, días malos, desiertos, ¿tenemos suficiente profundidad en nuestras  raíces para resistir?

Hay un camino más excelente…tómalo.  Muchas bendiciones!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s