¿VIVIR PARA SOÑAR O SOÑAR PARA VIVIR?

545223_4778012482127_1648021211_n

Por Samuel Caraballo-López

Se vivir humildemente y se tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad.  Todo lo puedo en Cristo que me fortalece (Filipenses 4: 12-13).

La peor clase de vida es aquella que podemos llamar de reacciones, en la cual estamos constantemente afectados por las personas o circunstancias que nos rodean.  Cuando permitimos que aquello que nos rodea ejerza sobre nosotros tanta influencia, inevitablemente viviremos una vida de altibajos.   Una vida asi no puede alcanzar las metas que se propone por que las circunstancias y las personas alrededor nuestro determinan nuestro estado de ánimo, afectando los pensamientos y por lo tanto nuestras acciones. Bajo tales circunstancias los valores nobles que inspiran nuestro caminar y liderazgo, desaparecen, dejando una estela de angustia, confusión y desesperanza.

Jimmie Bratcher (2005), el cantante norteamericano, en su libro “Don’t take your dreams to the grave”, nos aclara que muchos de nuestros sueños, que provienen de Dios, son impedidos, robados, suprimidos y aun perdidos por aquellas circunstancias que hemos puestos como impedimento. Es preciso identificar las circunstancias que amenazan o pretenden boicotear los sueños que provienen de Dios y enfrentarlas con valor.

Dentro de las circunstancias que han detenido nuestros sueños está,  en ocasiones, el mismo sistema religioso en que nos movemos y vivimos.  Hay religiones que han establecido tantas restricciones que se convierten en el primer ladrón de sueños.  La imposición de visiones y creencias que no se sostienen en las Sagradas Escrituras,  sino en fantasías o en imaginarios de la tradición, suprimen muchos de aquellos sueños que Dios en su gracia ha puesto en nuestras vidas.  Bratcher, nos pregunta; ¿Has perdido el contacto con tus sueños debido a que tratas de satisfacer la expectativa poco razonable de un sistema religioso?

El segundo obstáculo que impide el logro de nuestros sueños, es la realidad financiera.  ¡Cuantas personas limitadas, según ellos, por su presupuesto han dejado de alcanzar metas académicas, negocios satisfactorios y cambios beneficiosos que hubiesen traído bendición a ellos y sus familiares!  El obstáculo de la realidad financiera se promueve diariamente en nuestras comunidades, desanimando los sueños puestos por Dios en el corazón de muchos creyentes. Es tiempo que entendamos que aquellos sueños que Dios ha puesto en mi corazón tienen como principal promotor y auspiciador al autor de los mismos.  Asi que ha caminar hacia ellos.

El tercer obstáculo es la situación de salud.  Todos sabemos que la salud es un activo muy importante para el logro de los sueños que Dios pone en los corazones.  Sin embargo, en  ocasiones hemos puesto la salud como excusa para acallar nuestra conciencia resentida por no responder a ese anhelo del corazón que Dios a puesto. Hay múltiples ejemplos en nuestro país de personas con necesidades especiales y condiciones de salud que contra viento y marea han logrado sus metas. La pregunta es, ¿mi condición de salud es realmente una excusa para justificar nuestra vagancia, o un impedimento concreto  para lograr mi sueño?

El cuarto obstáculo es la responsabilidad familiar.  La familia es uno de los grandes recursos que tenemos para lograr nuestros sueños, sin embargo, en ocasiones, ésta ha sido puesta como un obstáculo para lograr  los mismos.  Lamentablemente, muchas personas que pudieron haber alcanzado grandes sueños en Dios, se limitaron a solamente imaginarlos, luego de poner como excusa el hecho de que estuvieran criando sus hijos, o el trabajo o situación del cónyuge o la escuela de los hijos.  ¿Cuántas veces hemos utilizado nuestra familia como excusa para no cumplir los sueños de Dios para mi? (Mateo 10:36; Lucas 9: 60-62).

Otra de las grandes excusas que hemos escuchado para no cumplir los sueños, es “me falta educación.”  No podemos negar la importancia de la educación formal para el desarrollo profesional de los individuos.  En las sociedades como la nuestra en que existe una cultura del profesionalismo, tendemos a exagerar la importancia de la educación universitaria.  La experiencia nos dice que no todos los que tienen mayor escolaridad, son necesariamente los más eficientes o los que logran sus sueños. La pregunta que debo hacerme es; ¿la educación que alego me falta,  es imprescindible para lograr mi sueño?

Finalmente, el mayor obstáculo para el logro de los sueños es el temor a correr riesgos.  Es ese temor patológico que nos dice que vamos a fracasar si intentamos realizar el sueño que pulula en nuestro corazón.  Ese miedo no tiene su origen en Dios, sino en fuentes que incluyen las inseguridades de nuestra crianza, hasta aspectos emocionales y políticos que están más allá de este escrito. Debes preguntarte; ¿Cuánto a impedido este temor al logro de mis sueños?

Sin embargo, Bratcher nos recuerda algo en su libro, los sueños que son dados por Dios y tienen como norte un beneficio para el que los emprende y a los suyos, tienen como garantía de logro, el poder que viene del mismo Dios, autor de los sueños.  Una pregunta obligada, es; ¿cómo se que este sueño viene de Dios?  Yo acostumbro contestar esta pregunta con un texto bíblico:

 Amados hermanos, no erréis.  Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza ni sombra de variación (Santiago 1: 16-17).

Jesús en su última semana de su ministerio terrenal, nos deja una promesa que por medio de su sacrificio en la cruz, él garantiza su cumplimiento:

Y todo lo que pidáis en oración, creyendo, lo recibiréis (Mateo 21: 22).

Todos los impedimentos personales o circunstanciales, internos o externos, que pretenden suprimir, robar, y limitar los sueños que Dios a puesto en nosotros, ya han sido derrotados, anulados y desmantelados en el sacrificio de Jesucristo en la Cruz (Colosenses 2: 13-15).  !Muchas Bendiciones!

One Reply to “¿VIVIR PARA SOÑAR O SOÑAR PARA VIVIR?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s