…Un sueño que se deshizo: Un caso para aprender.

sueños rotos 2

Por Samuel Caraballo-López

Hay fenómenos electorales que deben ser estudiados  ponderadamente por el aprendizaje que se deriva de su análisis.  Uno de estos casos fue la derrota del Alcalde de Ceiba, Pedro Colón Osorio, en las primarias de marzo de 2012 y luego en las elecciones de noviembre 6 del mismo año.  Es importante analizar cuidadosamente las causas de esta derrota, para aprender de las experiencias y expandir nuestro entendimiento sobre el comportamiento electoral de nuestro pueblo.  Este requisito es fundamental para participar airosamente en la vida política del país.

En el 2008, Pedro Colón Osorio, había sido electo por más de 800 votos sobre Gilberto “Lex” Camacho, cifra sin precedentes en la historia electoral del Municipio de Ceiba. Sorpresivamente para algunos, este mismo alcalde fue derrotado por su adversario en las primarias de marzo del 2012.  Muchas personas que no residen en Ceiba pensaron que esta derrota había sido un “error” de la gente, y los perdedores aludieron como causa de la derrota la presencia de electores de otros partidos, que con sus votos alteraron los resultados.  Ninguna de las anteriores es correcta.  Hay una combinación de factores que pueden explicar la derrota del Alcalde Pedro Colón Osorio a manos del aspirante y hoy alcalde, Ángelo Cruz Ramos.  Estos factores, desde mi perspectiva y sin ánimo de polemizar con mis lectores, fueron los siguientes:

  1. El alcalde no atendió adecuadamente la situación que generó las primarias del 2008, al no integrar en su campaña al retador, ni a las personas que respaldaron a este.  Los números del 2008, 1311 a 1230 dieron ganador a Pedro Colón Osorio sobre Ángelo Cruz Ramos,  por un  margen de 81 votos.  Al no incorporar la oposición en su gobierno, los excluyó, dejando intacta la fuerza electoral que estos tenían dentro de su propio partido.  Esta realidad le permitió a la oposición reorganizarse rápidamente,  ganar las primarias y posteriormente las elecciones.
  2. El alcalde no manejó adecuadamente las situaciones personales entre sus  subalternos, que afecto adversamente el clima laboral en la alcaldía.  También cometió el error de permitir una creciente percepción de que ciertos subalternos eran los que tenían el poder, sin ser funcionarios electos por el pueblo.  No supo corregir a tiempo esta situación.
  3. Hubo un voto de castigo por decisiones tomadas por el primer ejecutivo municipal en cuanto a sus empleados de confianza.  Los despidos de la Directora de la campaña de su elección en el 2008, de la Directora de Relaciones Públicas y la Comisionada electoral, todas mujeres,  creó un ambiente adversarial para el alcalde, que  se tradujo en votos en su contra de las personas afectadas por estas decisiones.  El voto de castigo fue acogido por personas del “corazón del rollo” del partido, inconformes por el nombramiento de funcionarios de confianza que no eran miembros “bona fide” del PNP, y algunos  ni siquiera residían en el Municipio de Ceiba.
  4. Su equipo de campaña falló en la movilización de sus seguidores en las primarias del 2012. Los participantes en las primarias 2008 fueron más que los de estas primarias (2,541-2008 a 2066-2012).  Esta merma en las primarias afecto a ambos candidatos, siendo el más perjudicado el incumbente Pedro Colón.
  5. Tenemos que reconocer que no hubo un respaldo contundente en las primarias, por parte del gobierno central y legisladores del distrito, que pertenecían a su propio partido, aun cuando la política era respaldar a los incumbentes.  Esta falta de respaldo a nivel central, le hizo inferir a los indecisos que votar por Ángelo Cruz tenía el visto bueno del gobierno central.
  6. Finalmente, la ausencia de una posición clara en cuanto a la política gubernamental con relación al Redesarrollo de Roosevelt Roads, fue un obstáculo para la reelección del alcalde incumbente. Antes de su elección como alcalde, Pedro Colón apoyaba todas las gestiones comunitarias sobre el desarrollo de Roosevelt Roads.  Luego de ser electo y siendo ya alcalde, Pedro Colon, demostró mucha ambivalencia en sus posturas públicas con respecto a este tema.  Su respaldo a la política pública del Gobernador sobre el redesarrollo, aun cuando la comunidad no las favorecía, le ganó la desconfianza de los grupos comunitarios.  En sus ponencias públicas parecía identificarse con las posturas de la comunidad, pero sus mensajes escritos y oficiales, respaldaba en todo al gobernador (vea sus endosos al  Plan Maestro de Roosevelt Roads y Mega Casino de la Riviera del Caribe, al Gasoducto, etc.).  Por otro lado en situaciones que requería firmeza y defensa del pueblo como el caso de las declaraciones de Jaime González –Goenaga, alias “such is life”, sobre la participación comunitaria en el redesarrollo, fue permisivo y no actuó con la valentía esperada.

Al combinar estos factores se entiende la derrota del alcalde, a pesar de contar con una labor administrativa limpia de corrupción y de tener proyectos visibles en el pueblo. Los factores anteriores se combinaron para cancelar su obra de gobierno y buena administración, como criterios para ser electo.

Aprendamos de esta experiencia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s