Poder para adecentar, ordenar, y dar sentido a la vida: ¿Dónde encontrarlo?

 

Luz en las tinieblas

Por Samuel Caraballo-López,

“El cristianismo no es una religión mas, pues la religión es el intento humano de buscar a Dios y el cristianismo es el encuentro que nuestro Padre celestial ha hecho con los seres humanos a través de Jesucristo.” Karl Barth

Durante el período de cuaresma del 2011, tomé la decisión de solicitar una sabática por algunas semanas para escribir los capítulos finales de mi disertación doctoral. Durante este tiempo, me enclaustré en mi casa y en la UPR-Recinto de Río Piedras, para redactar los dos últimos capítulos de esta investigación educacional. Aproveché este tiempo además, para entre descansos, leer alguna literatura devocional que me inspirara para seguir el objetivo principal.  Asi que puedo decir que este escrito responde al refran;  “entre col y col, lechuga”.

Escogí algunos libros de nuestro prolífico escritor puertorriqueño y profesor de Antiguo Testamento, Dr. Samuel Pagán. Además, aproveche para leer el último escrito de Henri Nouwen que compré durante la Asamblea Denominacional en Fajardo. Estos libros fueron de gran inspiración para mí, junto a la gran bendición de conseguir de forma gratuita la Biblia del Peregrino de Luis Alonso Schökel, sus comentarios son una verdadera joya para el entendimiento del texto sagrado. Este conjunto de recursos espirituales me ayudaron a preparar la reflexión que hoy deseo compartir con ustedes mis queridos lectores.

¿Cómo podemos experimentar hoy el poder para adecentar, ordenar, restaurar y para dar sentido a la vida en esta isla llamada Puerto Rico? ¿Dónde encontramos los recursos para proveer esperanza a un pueblo que carece de esta? El pasaje bíblico de Mateo 28: 1-10, sirven de contenido fundacional para contestar las anteriores preguntas.
El libro de Mateo ha sido el Evangelio más utilizado para predicar y enseñar en la iglesia cristiana. Este fue escrito cerca del año 80 d. C., en la ciudad de Antioquía de Siria. Muchos estudiosos están de acuerdo que este Mateo, que escribe el evangelio es diferente a Mateo, el publicano, discípulo de Jesús. Se piensa que este autor es un rabino judío convertido al cristianismo.

En Mateo 28: 1-10, se nos narra la primera aparición de Jesús resucitado y el mensaje de la tumba vacía, recibido por las Marías. El crucificado que muere en vergüenza ahora ha resucitado en gloria y es anunciado por la misma presencia del ángel del Señor. El mensaje de la resurrección es el mensaje de mayor esperanza y poder. Dios resucito a Jesús de entre los muertos y ahora él ha recibido todo poder y potestad en el cielo y en la tierra (Mateo 28: 19). El agente soberano de Dios, Jesucristo, a quien el imperio trato de acallar, ahora aparece como el soberano de los reyes de la tierra. Es el que recibe toda potestad (Mateo 28: 18).

Mateo nos ofrece el relato más dramático de entre las narrativas de los cuatro evangelios sobre la resurrección. María Magdalena y la otra María van a la tumba, sin darnos ninguna razón para eso. Un gran terremoto ocurrió y un ángel mueve la roca que cierra la entrada. Como un drama, el escenario se organiza para un maravilloso evento. Esperábamos que Jesús se levantara y viniera fuera de la tumba, como ocurrió con Lázaro (Juan 11: 41-44). Pero esto no ocurrió. La resurrección ya había ocurrido, mientras la tumba estaba sellada. La tumba ahora estaba vacía (28: 6).

En el Evangelio de Mateo no tenemos realmente un relato de la resurrección en el sentido estricto, sino un relato del resucitado. La transformación del cuerpo físico a cuerpo espiritual ha ocurrido (1 Cor. 15: 42-57), y el acto de Dios ocurrió fuera de la vista humana. En Mateo 28:8-10, el Cristo resucitado aparece a las dos mujeres mientras ellas se dirigen a cumplir la comisión recibida de un ángel.

Esto es realmente un extraño giro en los eventos. Un ángel había comisionado a las mujeres a anunciar a los discípulos que Jesús había resucitado, y que iba delante de ellos a Galilea donde habrían de verle (28:7). Esto ya se había anticipado en el capítulo 26: 32. Ahora Jesús bloquea su paso. Ellas reconocen a Jesús y le adoran. El gesto de acercarse y abrazar sus pies es simplemente un gesto para asegurarse que este no era un espíritu desprendido, sino que era realmente Jesús. Estas mujeres son las primeras testigos de su resurrección. La expresión “No temáis” (28:10), es un recuerdo de las palabras del ángel (28:5). Entonces Jesús mismo comisiona a las mujeres para que informen a los discípulos que él los vería en Galilea. Galilea tiene un significado especial para Mateo, la comisión y promesa del ángel en Mateo 28:7 y por Jesús en el 28:10, de que fueran a Galilea a encontrarse con el resucitado, es sumamente importante.

Jesus en Galilea

En Mateo 4: 15-16 (citando a Isaías 9: 1-4), Galilea es llamada “Galilea de los gentiles”, refiriéndose a dos (2) posibles aspectos. Primero, podía referirse al estado de ocupación romana, y por consiguiente a las tinieblas en que se encontraba Galilea en tiempos de Jesús. Es en Galilea donde más claras se ven las estructuras contrarias a Dios, tanto en la dimensión humana como en la espiritual. Es en ese lugar donde la condición social, económica y religiosa se contraponen al propósito de Dios. Es por esto que Galilea es la puerta para confrontar al mundo. La luz del Reino de Dios, que se manifiesta con justicia, derecho y paz, que rompe el yugo opresor del mal, es lo que el ministerio de Jesús trae a Galilea (Mateo 4: 15-16). Segundo, tanto en Isaías (9: 1-4) como en Mateo la luz de la revelación divina se extiende desde Galilea a todos los gentiles. El Evangelio es para las naciones y no solo para Israel.

Es en Galilea, el lugar en que el mal manifestaba su mayor crueldad, donde el resucitado nos invita a verle. Cuán importante es para la iglesia entender esta verdad hoy! Este pasaje es de vital importancia para entender la misión de la Iglesia hoy. De este surgen temas que debemos atender durante esta época de cuaresma y en la semana santa que se aproxima.

Luz en las tinieblas 4

El llamado a ir a Galilea que hemos discutido en la sección anterior tiene que ser retomado por la iglesia del Señor, porque es allí donde nos espera el resucitado para que manifestemos el poder transformador de su amor. Es en Galilea donde la iglesia encarna su misión y poder para “ordenar y adecentar, para restaurar y dar sentido a la vida en familia y comunidad.” El resucitado nos espera en Galilea, ¿irás?


[1] Pagan, S. (1988). Pulpito, teología y esperanza. Miami, FLA: Editorial Caribe.
Pagan, S. (2008). Yo sé quién soy: don Quijote para creyentes y visionarios en el siglo 21 (2da. Ed.). Florida: Editorial Patmos.
[2] Nouwen, H. J. M. (2009). Esta noche en casa: mas reflexiones sobre la parábola del hijo prodigo. Madrid: Editorial y Distribuidora, SA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s