El “velorio” de Brownie: Signo de sensibilidad, pero…

Brownie 4

Por Samuel Caraballo-López

Dos hombres vivían en un pueblo. El uno era rico, y el otro pobre. El rico tenía muchísimas ovejas y vacas; en cambio, el pobre no tenía más que una sola ovejita que él mismo había comprado y criado. La ovejita creció con él y con sus hijos: comía de su plato, bebía de su vaso y dormía en su regazo. Era para ese hombre como su propia hija (2 Samuel 12: 1-3).

Algunas personas quieren tanto a su mascota que llegan a considerarla como parte de la familia. Tal relación se observa desde hace miles de años, como lo atestigua un relato bíblico acerca de un hombre pobre y “una cordera, una pequeña”. Según le contó el profeta Natán al rey David, la cordera “comía” del “bocado” del hombre pobre y “de su copa bebía, y en su seno yacía, y vino a serle como una hija” (2 Samuel 12:1-3). Por lo tanto no debe sorprendernos que alguien celebre un “inusual velatorio” de una mascota. Lo que es sorprendente en este acto celebrado el pasado lunes 12 de agosto de 2013, es que fue en la funeraria Ceiba Funeral Home de Eusebio Carrasco. Eusebio Carrasco, a quien conozco personalmente, es un respetado comerciante y amado por toda la comunidad oriental de Puerto Rico. Su desprendimiento y sensibilidad es ampliamente conocida por todos. Ahora bien, este acto ocurrido, nos debe proponer algunas interrogantes, y sus respuestas deben ayudarnos a evaluar el mismo. Hay al menos dos (2) preguntas que deben dirigir nuestra reflexión: ¿Cuál es el valor real de una mascota para sus dueños? ¿Se debe celebrar “velatorios” para animales en los mismos espacios de los seres humanos?

Cuando fui pastor en los Estados Unidos me sorprendí cuando observé un culto de ungimiento para mascotas un domingo en la mañana en una conocida congregación de la comunidad. El templo estaba llenó de toda clase de mascotas que esperaban recibir la ceremonia de ungimiento de estas por el pastor. Cuando concluyo la ceremonia y sorprendido por lo ocurrido, procedí a preguntar al ministro oficiante los fundamentos teológicos de dicho acto. Me contestó que era costumbre en la antigüedad ungir las bestias que servían como instrumento de trabajo en los campos agrarios. Dada la importancia de los animales en las sociedades agrarias el cuidado, oración y preservación de estos estaba ligado a la sobrevivencia de las comunidades. Esta práctica–me explico el oficiante–se contextualiza en esta época, ungiendo a las mascotas, que representan para muchas personas, medios fundamentales para vivir con calidad de vida. Las mascotas para las personas que estaban en el culto, eran sus acompañantes en la vida e instrumentales para mantener el funcionamiento adecuado y muy especialmente a aquellos con necesidades especiales. A mí me pareció adecuada la explicación de aquel ministro y aunque no he practicado dicha ceremonia, respeto y valoro la dedicación y sensibilidad de muchas personas hacia sus mascotas.

Ahora bien, es importante explicar algunos aspectos para que sirva de orientación general a todos los que hemos sido sorprendidos por este velatorio. Los aspectos legales y de salubridad, que son muy importantes al considerar este asunto, no están en el ámbito de mi peritaje, pero sí los aspectos teológicos y bíblicos. La Biblia enseña  que son los seres humanos los únicos que han sido creados a imagen y semejanza de Dios (Génesis 1:27), . Aunque considere a una mascota parte de mi familia, la realidad es que los animales, incluyendo a las mascotas, carecen de la dimensión moral y no se les considera personas o co-iguales a los seres humanos. De hecho la disciplina de la bioética considera a la flora y la fauna como vida no-humana. Las mascotas no pueden pecar contra Dios por la antes expuesto y no entienden las buenas noticias del Evangelio, por lo tanto no pueden ser cristianos y muchos menos religiosos desde la perspectiva filosófica. Las personas tienen una dimensión moral y espiritual que tendrá que responder a Dios después que sus cuerpos mueran (Hebreos 9: 27). Desde esta perspectiva, entiendo que se pueden celebrar “velatorios”  a las mascotas, en lugares destinados para esto, y NO en los mismos espacios donde se celebran velatorios de seres humanos. Ayer fue el perrito Brownie de Carrasco, mañana puede ser el lechoncito de Jefliam, pasado mañana la cabra de Brunilda y cuantos más.

El velatorio de un familiar representa ese momento sagrado donde despedimos de la vida humana a una persona, que, según nuestra fe,  se ha encontrado con el Dios Eterno que le creó y le amó. Ese respeto por la vida humana requiere espacios particulares o sagrados, donde nos despedimos de ese ser querido o amigo, que nos acompaño o formó parte de nuestra vida. Yo de mi parte, no llevaría los restos de un familiar a un lugar donde no hubiese ese sentido de reverencia por la vida humana que es requerido.
Sepultemos con reverencia nuestras mascotas, pero en lugares que corresponda a su realidad, considerando que las mascotas tienen vida-no humana, como toda la fauna y flora que forma parte de nuestro entorno natural. La diferencia entre la vida humana y no-humana tiene que ser claramente delimitada, y  debidamente considerada en nuestros rituales de duelo y entornos físicos donde estos se celebran.   !Muchas bendiciones!

2 Replies to “El “velorio” de Brownie: Signo de sensibilidad, pero…”

  1. Muy de acuerdo.Excelente artículo y muy educativo desde el punto de vista teológico. Leí en uno de los reportajes decía que se le había dado cristiana sepultura y me pareció incorrecto lo escrito.

    Aquí en los Estados Unidos hay lugares asignados para velatorios, cementerios lugares similares cómo hoteles y spa de mascotas.

    1. Aixa: Paz! Muchas gracias por tu comentario y es importante concienciar que existen ya lugares para los velatorios de mascotas que pueden ser utilizados para estos menesteres, y no en lugares destinados para los seres humanos. Espero tenerte como una de mis lectoras en próximos artículos. Muchas bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s