OrAcción…la oración que produce resultados.

Imagen

Por Samuel Caraballo-López

“La libertad nunca es otorgada voluntariamente por el opresor; debe ser exigida por el que esta siendo oprimido.”  Martin Lutero King

El texto de este domingo 16 de octubre de 2016, lo encontramos en Lucas 18: 1-8, la Parábola de la viuda insistente.  Este pasaje es uno de los más significativos para entender el concepto de la persistencia para  lograr la justicia, presente  en todo el libro de Lucas.

De hecho, esta parábola esta conectada a la necesidad de orar siempre y no desmayar (verso 1). Esta parábola nos explica gráficamente el significado de la oración que produce resultados. La parábola nos habla de una viuda que acude  a un juez para que éste le haga justicia. El juez, según el relato, era  el padre de los corruptos, ya que “no temía a Dios ni  respetaba a hombre alguno” (verso 2).  Aunque era harto conocido por todos  el estilo de impartir “justicia” de este Juez, esta viuda sin recursos para pagar abogado, acude por decisión propia  a él para que éste evalúe su situación e imparta un veredicto conforme a justicia.

La pregunta que brota de esta parábola es obvia; ¿podrá una persona injusta producir justicia?  Lucas nos dice claramente que es imposible que esto suceda por ley natural (Lucas 6: 43-45). Sin embargo, la parábola nos hace un plantamiento de esperanza que aplaca nuestro cinismo.  A pesar de que los sistemas judiciales humanos discriminen contra los pobres y vulnerables de la sociedad, esto no puede ser un factor desmoralizador para reclamar con insistencia la justicia. La razón es que toda causa justa tiene a Dios mismo como su principal aliado, y con su respaldo se puede producir el resultado anhelado (Éxodo 3: 7-9).

disuasivos2

Es importante entender y rescatar un principio que brota de esta parábola: cuando los designados a hacer justicia no lo hacen, les corresponde a los perjudicados construir la justicia que anhelan.  Este juez de la parábola no le hizo justicia a la viuda (Lucas 18: 4-5), fue  la viuda que se hizo justicia así misma con su insistencia y lucha tenaz.  Cuando el juez corrupto declara que le hará justicia a la mujer para que no le siga molestando (verso 5), lo que está diciendo el texto  es que fue la insistencia de  ésta que le impuso su justicia, aún cuando él no deseaba hacerlo,  y mucho más, su cultura de injusticia no se lo permitía.

A mí me parece,  que esta parábola emite un mensaje contundente a todos los marginados, abusados y oprimidos de la tierra: cuando un sistema no hace justicia porque no puede por su propia estructura injusta, le corresponde a los reclamantes construir con su lucha e insistencia las condiciones para que surja  la justicia por la que se lucha.   Son los afectado por la injusticia los que  en lugar de sentarse a llorar para que le compartan las migajas de un sistema incapaz de hacer justicia, construyen por si mismos y con la asistencia de Dios, la justicia que se les niega.

Cuando construimos senderos de justicia inspirados en el Reino de Dios, no solo fomentamos la calidad de vida de nuestras comunidades, sino que sanamos a aquellos, que en virtud a su particular compromiso con el sistema, están “enfermos de injusticia”.  La injusticia es un mal que comienza en las pequeñas decisiones cotidianas y luego se metastatiza en todas las dimensiones y escenarios de la vida.

jueces y politica 8

Esta viuda es el prototipo de lo que debe hacer un ciudadano cuando se le niega los derechos y libertades fundamentales: orar, reclamar, luchar e insistir.   Este juez nunca hizo justicia, porque no tenía las estructuras éticas y morales, la amplitud intelectual y mucho menos la entereza de caracter para hacer justicia, porque era siervo de un sistema injusto y tenía que preservarlo.  Sin embargo, esta viuda con una necesidad de justicia, y consciente de su vulnerabilidad, desarrolla las estrategias necesarias para “robar”  un acto de justicia a un sistema totalmente injusto.

Jesús nos dice que así debemos ser  en la oración.  La oración es una lucha  de “persistentes peticionarios”, que creen, reclaman, buscan y llaman, y que actúan a favor de lo solicitado.  Este es el secreto de la oración que mueve montañas; todo lo que pido a Dios, va acompañado por un actuar de fe alineado a lo que estoy solicitando.  La oración no es magia, es petición, es acción de fe congruente y es agradecimiento al Dios que adelanta su reino para los que le aman.  ¡Muchísimas bendiciones!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s