APRODEC: De la exclusión a la inclusión

 

75757_10151208900311195_1164332468_n

Por Samuel Caraballo-López

El pasado lunes 4 de noviembre de 2013, concluí mis labores como Presidente de la Alianza Pro Desarrollo Económico de Ceiba (APRODEC). Luego de dos (2) años y tres (3) meses de liderato, pasamos el batón a otra de mis colaboradoras, la Sra. Naida Dávila. Es bueno reflexionar sobre el evento más memorables y significativos de estos años de lucha que fue la transferencia de todos los terrenos para desarrollo económico de la Antigua Base Naval Roosevelt Roads al pueblo de Puerto Rico.

El martes 7 de mayo de 2013 se celebró la ceremonia protocolar de la transferencia al pueblo de Puerto Rico de los últimos terrenos en poder del NAVY de la Antigua Base Naval Roosevelt Roads en Ceiba. Aunque se intentó nuevamente  hacer de esta ceremonia una exclusiva para un grupito de “privilegiados”, el Gobernador de Puerto Rico, Hon. Alejandro García Padilla, rechazó que la Autoridad para el Redesarrollo de Roosevelt Roads (LRA), dirigida por la Sra. Malu Blázques Arzuaga, continuará con esta práctica, y abrió la misma a toda la comunidad. El abrir esta actividad a la participación de los verdaderos actores de este logro, las comunidades de Ceiba y Naguabo, habla muy bien del Sr. Gobernador y su oficina de trabajo, muy especialmente de la Lcda. Atabeyra Medina.

Un nuevo estilo de gobernar fue demostrado con este sencillo gesto. La mentira de que las comunidades darían una nota discordante, fomentada por algunos de los directivos de la Autoridad para el Redesarrollo de Roosevelt Roads, fue desenmascarada y rechazada por estos nuevos líderes que forman el equipo de trabajo del gobernador. Esta nueva actitud de apertura e inclusión es loable, pero se necesita clarificar e incorporar en la práctica de los directivos de la Autoridad para el Redesarrollo (LRA), esta nueva política pública de apertura y participación de la  administración que dirige el país.

Ahora bien es bueno afirmar que el logro de esta transferencia de todos los terrenos de alto valor económico de Roosevelt Roads no puede ser atribuida a ninguna de las administraciones gubernamentales que se han compartido el poder en Puerto Rico, durante los últimos 10 años. Cuando la Base Naval cerró el 31 de marzo de 2004, la Alianza Pro Desarrollo Económico de Ceiba (APRODEC), presidida por la líder comunitaria Daly Ávila, comenzó una cruzada para lograr que se devolviera los terrenos e instalaciones de dicho emporio militar al pueblo de Ceiba y Naguabo, que eran los propietarios de estas tierras, antes de que el NAVY expropiara estos terrenos entre el 1941-43. Tanto Daly Ávila y el Asesor Ambiental de APRODEC, Ing. Rogelio Figueroa, lucharon con tenacidad por lograr que el cierre de la Base Naval Roosevelt trajera bienestar y prosperidad para una región sumergida en la pobreza y desesperanza.

Esta lucha tenaz y constante se realizó, sin aportaciones económicas externas y mucho menos apoyo gubernamental.  Fueron los miembros de APRODEC que costeaban los gastos, luchando en diferentes foros, que incluyeron el Congreso de los Estados Unidos, la legislatura de Puerto Rico, en Fortaleza, a través de los medios noticiosos del país y luchas en la calle, creando conciencia de este reclamo de justicia. Ninguno de los políticos del país consideró con entusiasmo la propuesta de APRODEC. Todas las puertas que tocamos, tanto municipal como estatal, se cerraron para nuestro reclamo de que las tierras pasaran  a los municipios de las que estas eran parte. Contrario a nuestro pedido, la mayoría de los líderes políticos endosaron que el NAVY vendiera estos terrenos al mejor postor. Solo el Alcalde Gilberto “Lex” Camacho (2004-2008) endoso nuestros reclamos y se unió a estos, aunque al final de su incumbencia cedió ante la presiones de su partido político.

A medida que los reclamos de APRODEC se hacían más firmes, la persecución contra su liderato se hizo mayor. APRODEC escribió al Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, a los Congresistas puertorriqueños y de origen latino, a Jefes de Agencias Federales, y principalmente al Departamento del NAVY, exponiendo nuestro propuesta. Hay que destacar que las estrategias de lucha cambiaban constantemente. Desde la denuncia pública, activismo constante, coaliciones con otras organizaciones, nuestra lucha fue evolucionando y las estrategias se hacían más efectivas.

APRODEC tomó una decisión muy acertada en el 2006, colocando a varios de sus miembros en la Junta de Restauración Ambiental (RAB), comité formado bajo la Ley BRAC para supervisar el proceso de limpieza de los terrenos e instalaciones de la Antigua Base. Es importante mencionar que en este nuevo escenario de lucha, APRODEC tuvo grandes colaboradores entre los dirigentes del RAB, entre ellos mencionamos a Mark Davidson, Coordinador Ambiental de BRAC, y Co-Moderador de RAB, y a  Thuane Fielding, Gerente del Cierre de la Base, que siempre respondieron a nuestros reclamos. Esta lucha en el RAB, fue medular para el logro de las transferencias que tuvimos el 7 de mayo de 2013, ya que en esas reuniones, APRODEC como parte de la comunidad, reclamó que se considerara negociar los terrenos de desarrollo económico (EDC) con la comunidad. Los miembros de la comunidad en el RAB acordaron con la Sra. Fielding que de fracasar la subasta pública decretada por el NAVY para febrero de 2012, se negociaría una venta condicionada de estos terrenos e instalaciones con la comunidad, a través del LRA y el Municipio de Ceiba.

Luego de fracasar la segunda subasta pública de los terrenos para desarrollo económico, en abril del 2012, APRODEC organizó una reunión con el Alcalde de Ceiba, Hon. Pedro Colón Osorio, para solicitarle a nombre del pueblo que negociará la transferencia de las Parcelas I y II. Tres días después de la reunión con el Alcalde, APRODEC se reunió con el Sr. Mario González Lafuente, Director Ejecutivo de la Autoridad para el Redesarrollo de Roosevelt Roads, para que se uniera al ejecutivo municipal para adquirir los terrenos antes mencionados, dado que el NAVY tenía la disposición para dicha negociación.

La carta enviada por el alcalde de Ceiba al Director de NAVY BRAC con la intención de iniciar las negociaciones de estos terrenos e instalaciones, en un acto de buena fe, fue escrita por APRODEC. Es bueno establecer que si el Municipio de Ceiba hubiese insistido en participar en las negociaciones, una buena parte de los terrenos transferidos el 7 de mayo del 2013, hubiesen pasado al municipio. Lamentablemente el Sr. alcalde optó por otra negociación con el Director Ejecutivo del LRA.

Hay que agradecer al Lcdo. Ramón Figueroa, Asesor Legal Pro-bono de APRODEC y vice-moderador del RAB por su valentía, prudencia y capacidad para hacer del Comité de Restauración Ambiental el núcleo de la lucha para lograr la transferencia final de estos terrenos. Así que los principales gestores para que dichas parcelas se transfirieran al pueblo de Puerto Rico, luego de 10 años de intensa lucha, fue las comunidades de Ceiba y Naguabo, encabezadas por APRODEC.

Todavía nos queda mucho camino por recorrer, la lucha está comenzando. Lo importante en este momento es unir fuerzas, voluntades, talentos y recursos para que esta región florezca y que el bienestar económico esperado se haga real en las comunidades. Nuestra lucha continua, con mucha oración, con activismo firme en la calle y con propuestas balanceadas que fomenten la participación de la gente, la sustentabilidad y la calidad de vida de toda la región.  ¡Muchas Bendiciones!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s