JOANNE GREEN-COLÓN (1974-2013): UNA VIDA CORTA, UN LEGADO ENORME.

Joanne Green
Por Samuel Caraballo-López

Te conocí un breve tiempo después de mí llegada como pastor a la Iglesia Evangélica Unida de Puerto Rico de Aguas Claras, en el Municipio de Ceiba   en agosto del 1998.  Tenías 24 años y estabas en plena capacidad y con la energía de una joven que se había guardado  para el servicio del Señor Jesucristo.  De inmediato me agradaron tus palabras,  claras, congruentes y articuladas.  Tu juventud, inteligencia y donaire te hacían destacar de inmediato.  Llamabas la atención dondequiera que estuvieses por tu figura menuda, complementada con una mente privilegiada.  Tu hablar rápido, melodioso y entonado, hacia que todos prestaran atención cuando te expresabas.

Ciertamente tenías las características para despuntar como ministra del Evangelio dentro de la iglesia que te vio nacer.  Tu encuentro con diversas fuentes de enriquecimiento cristiano, habían hecho de ti una pensadora profunda y de avanzada, además de estar centrada en Jesucristo y su Evangelio.

Joanne Carla Green-Cotto, en ese entonces,  había completado sus estudios de educación (BA) en la Universidad de Puerto Rico-Recinto de Río Piedras con excelente promedio. Su escuela superior la había hecho en el  Centro Residencial de Oportunidades Educativas de Mayagüez (CROEM) en el 1991, en el municipio más lejano en línea recta a Ceiba su pueblo de origen.

El Municipio de Mayagüez queda ciertamente al  extremo oeste de la isla, pero el deseo de Joanne Carla de adquirir la mejor educación posible la lleva fuera de su casa muy temprano en su vida (a los 15 años), para estudiar en la mejor escuela especializada en Ciencias y Matemáticas de su tierra.  La vida en esa urbe occidental, con mucha autonomía, lejos de su casa y en convivencia con otros jóvenes de la isla, la había hecho madurar temprano, siendo una joven emprendedora, cuidadosa consigo misma y los demás, junto a la capacidad de asumir la responsabilidad de su propia formación.

Todavía recuerdo cuando la escuche predicar por primera vez, un domingo en la mañana. ¡Me quedé “patidifuso”!  Su análisis y exposición del texto, su entrega en el mensaje, el poder espiritual que emanaba del púlpito, me hizo llegar a la conclusión que estábamos ante una elegida de Dios.  De ahí en adelante predicaba frecuentemente en Aguas Claras.  Hablar con ella sobre diversos temas era un deleite.  Ciertamente, Joanne era una persona que Dios en Cristo había llamado para su servicio.

De inmediato me acerqué a Joanne y procuré que fuese parte de los candidatos a pastores de la Iglesia Evangélica Unida de Puerto Rico.  Lamentablemente para la Iglesia Evangélica Unida de Puerto Rico, Dios tenía otros planes para Joanne Carla, que yo no podía detener.  Aun así, di la lucha para que se quedara en Puerto Rico, pero insisto, Dios tenía otros planes para ella.

Joanne Carla estudió en  Hunter College, en Nueva York, ya que quería proseguir sus estudios graduados en lo que ella había escogido como su especialidad, el Programa de Educación Especial.  Quizás por complacerme, vino a la convocatoria ministerial de la iglesia, inclusive se sometió al proceso de reclutamiento pastoral de la iglesia; a toda esa burocracia de entrevistas, exámenes sicológicos, reuniones, y procesos diversos.  A mí me parecía maravilloso que fuese mi colega de ministerio, pero Dios tenía otros planes.

Comenzó, Joan, a trabajar como maestra en Monroe High School de Rochester,  New York.  Es en Rochester donde conoce a Louis Daniel Colón, un joven pastor de la Iglesia Metodista Libre, del cual  se enamora, y yo tuve el privilegio, junto a Louis Colón, padre del novio, de ser el pastor que celebró su boda  el 18 de diciembre de 2005 (mañana cumpliría 8 años de matrimonio).  Junto a su esposo desarrolla  su ministerio en la ciudad de los rascacielos.  Allí, con una salud delicada y con grandes esfuerzos, estudió teología, en Northeastern  Seminary, donde obtuvo su Maestría en Divinidad. En la ciudad de Rochester, junto a su esposo, ejerció su ministerio, hasta el día que Jesús la llama a su prescencia.

Hoy la recuerdo como lo que fue, una luminaria de la predicación, una estudiosa de la Palabra; pastora, maestra, esposa, madre, hija, hermana, amiga. Hoy celebramos la vida, aunque corta, fructífera, llena de bendición, y sobretodo, una vida que honró a Dios y puso en alto su Nombre y su Palabra.  Hoy le sobreviven su esposo Louis Daniel, que fue bendecido por su compañía;  Daniel y Sara Sofía, que llevan no solo su ADN, sino los recuerdos vivos  de una mujer ejemplar.

Hoy una nube de testigos que le conocieron celebran su vida y su legado, y aún con lágrimas en los ojos, agradecemos a Dios el permitirnos sentir el olor de Cristo a través de ella… ¡Joanne,  nos veremos en la presencia de Jesucristo nuestro Señor!

6 Replies to “JOANNE GREEN-COLÓN (1974-2013): UNA VIDA CORTA, UN LEGADO ENORME.”

  1. Pastor, hermosas y muy certeras palabras, quiero dar voz al albúm de los lindos recuerdos de una infancia Hermosa, de una adolescencia que nos arranca carcajadas y de una formación junto a nuestra amiga Joanne. Represento un grupito de amigas que hicimos unos lazos de amor que nada ni nadie nos podrá arrancar, crecimos juntas, y compartimos las significativas etapas de formación, Joanne, mi primera amiga desde Segundo grado hasta que cada cual tomó los rumbos que Dios nos tenía para cada una de nosotras, Hoy nos unes Joanne, para compartir fotos, anécdotas y mucho amor, siempre nos cuidabas y nos disciplinabas en el salón, jiji, recuerdo tu primer recital de ballet, nuestras ventas de cupcakes, las fiestas de cumpleaños a los cuáles nunca faltastes,, el pijama party en tu casa que fue desde viernes hasta domingo, recuerdo que nos llevastes a las 12 chicas a la Iglesia Evangélica, estoy segura que si no llegaba domingo, Doña Fona llamaba a la fuerza de choque, jijii, son tantas cosas, recuerdo como entretrejíamos nuestros sueños debajo de las escaleras de la escuela intermedia, allí todavía jugábamos con muñecas hablamos de menudo y competíamos a quien leía más libros… Daríamos todos por estar ahí contigo, con Fona, con Myrna, Ana, Alexia, con todos, pero sé que muchos darían todo por tener la historia de una hermandad y amistad que salió de un saloncito de las Parcelas Aguas Claras del humilde pueblo de Ceiba, y salió a las naciones a bendecir a tantas vidas, muchos darían por haberte tenido en su historia, gracias Dios por habernos regalado a Joanne. Abrazos de una Parcelera que siempre te llevará en el corazón. Dios les bendiga

  2. Mi querido hermano Samuel:

    Uniste en matrimonio la vida de mi hijo a la de Joanne hace casi 8 años. Dios tuvo a bien el llevarse a su hija Joanne, no sin antes dejar vida tras de sí el precioso regalo que Daniel Alejandro y Sara Sofía, mis hermosos nieto y nieta. ¡ Es maravilloso pensar como una vida trabada de enfermedad dolorosa pueda dejar tras día tanta alegría y vida! Joanne nos llenó la vida de un Señor Jesús palpable y transformador, como lo atestiguan las múltiples personas de la comunidad y de la iglesia que han venido a llorar su partida. Doy gracias a Dios por Joanne en la vida de mi hijo y en la de nuestra familia. Y agradezco muchísimo tus palabras!

    Louis E. Colón

  3. Pastor, muchas gracias por estas hermosas palabras! Si alguien no conocía de mi prima, Joanne, sus palabras reseñan su vida de manera certera. Joanne superó muchos obstáculos y aún en momentos que muchos hubiéramos perdido la fe, Ella se mantenía firme ya que amaba a Dios de manera fiel y total. Tuvo muchísimos logros y Dios le brindó la oportunidad de hacer trabajo misionero en varios paises. Nosotros nos criamos juntas ahi en Las Parcelas y Carla Siempre fue buena y amorosa con la familia. Desde bebé trajo a Daniel a Ceiba para que compartiera con nosotros y se ocupó de que su niño dominara ambos idiomas y supiera de nuestra cultura. Es bien bonito ver el impacto que Joanne tuvo en la vida de tantas personas y cuantos que no la conocieron se unieron en oración por ella. Gracias de nuevo Pastor y que Dios lo bendiga!

  4. Mi sister, fue una gran amiga y hermana, un tesoro de persona que siempre daba gusto escuchar. Ella fue especial y su historia fue hermosa, Dios estaba con ella.

    Pastor sus palabras son muy acertadas y puedo validar lo que ha escrito sobre Joanne. Bendiciones.

  5. Pastor, que bendición conocer personas que dejen huellas en nuestras vidas! Me encanta leer sobre personas que vinieron a este mundo para enriquecer las vidas de otros con su testimonio, y su amor!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s