Decisión en tiempos difíciles…¿cómo y cuándo tomarlas?

desiciones en situaciones de riesgo

Por Samuel Caraballo-López

El texto bíblico del 18 de diciembre de 2016, último domingo de adviento, lo encontramos en el libro  del Profeta Isaías 7: 1-16, y en el Evangelio según  Mateo 1: 18-25. Hoy me limitaré a descifrar el texto y ustedes, mis queridos lectores, llegarán a sus propias conclusiones.

Nos llama mucho la atención el mensaje del Profeta Isaías al Rey Acaz (vea 2 Reyes 16 o 2 Crónicas 28, para conococer este rey), dada la crisis surgida por las amenazas de invasión de la coalición de los reinos de Siria con su Rey Rezín, e Israel con su Rey Peka contra Judá (735 a. C.).  Este conflicto que da origen al oráculo profético de Isaías fue conocido incorrectamente como la guerra siro-efraimita, y se fundamentó en el deseo de los reyes de Siria e Israel de adherir el territorio de Judá a su coalición, para hacer una liga de naciones fuerte que pudiese enfrentar la expansión del imperio Asirio.

La verdad histórica es que la amenaza de Asiria a Palestina era real e inmediata, y los pueblos de la región se habían percatado de la misma.  Acaz, rey de Judá, se resistió a integrarse a esta liga de naciones, por lo tanto,  Siria e Israel, decidieron conspirar contra éste para sustituirlo con un nuevo líder llamado Tabeel, hijo del rey de Tiro, que sí estaba a favor de la Coalición (1 Reyes 16).

Al enterarse el rey Acaz de esta confabulación, tembló  como los “árboles  a causa del viento” (verso 2).  El profeta Isaías se encuentra con el rey Acaz mientras éste  supervisaba el acueducto, en previsión de un ataque o un asedio militar prolongado sobre la ciudad de Jerusalén  por la Coalición.  La Palabra del Señor viene por medio del profeta Isaías:

Ten calma y observa, No te acobardes ante esos dos tizones humeantes, por el ardor de la ira de Rezín, y de Siria, y del hijo de Remalías, Pues aunque Siria trame tu ruina, Y junto con Efraín y el hijo de Remalías, haya dicho: Subamos contra Judá y hostiguemos la ciudad, abramos una brecha en ella, Y pongamos en ella por rey al hijo de Tabeel, Asi dice Adonay YHVH “Esta invasión nunca sucederá,   nunca se llevará a cabo; pues Siria no es más fuerte que Damasco, su capital,  y Damasco no es más fuerte que Rezín, su rey.  Israel no es más fuerte que Samaria, su capital,  y Samaria no es más fuerte que Peka, hijo de Remalías, su rey. (En cuanto a Israel, dentro de sesenta y cinco años será aplastado y destruido por completo.) A menos que ustedes tengan una fe firme,  no puedo hacer que permanezcan firmes”» (Isaías 7: 4-9).

tizon humeante

El oráculo es claro y declara que la coalición que amenaza a Judá no prevalecerá, porque sus líderes son dos tizones quemados; sin embargo, lo que hará que Judá, sea y permanezca siendo  una nación fuerte, será la firmeza en la fe en la Palabra de YHVH de Acaz y su pueblo (verso 9).  Lamentablemente, Acaz no hace caso del oráculo, y deja que sus miedos, matizados por su orgullo, determine las decisiones a tomar (2 Reyes 16, 7ss).

Luego del primer encuentro en el acueducto, Isaías vuelve a encontrarse con el rey Acaz , para advertirle sobre lo incorrecto de su nueva política de alianza con el imperio Asirio (Isaías 7: 10-16) . Esta alianza que Acaz esta “cocinando” con Asiria le traerá, a la larga,  más problemas que beneficios (vea 2 Reyes 16 o 2 Crónicas 28).

Para demostrar que Dios no veía con buenos ojos ese plan del rey, Isaías le declara que pida una señal a YHVH, que corrobore lo dicho por el profeta.  Acaz, en un acto de falsa piedad, se niega a hacerlo– según él–“para no tentar a YHVH” (verso 12).  La verdadera razón era que él ya había tomado su decisión, en la que había sacado a YHVH de sus planes, y no tenía la intención de cambiarla.  Para Acaz era mejor confiar en Asiria, un poderoso imperio emergente, en lugar de confiar en la promesa divina de protección a Sion ya expresada por el profeta (Isaías 2, 1ss,  7: 8-9).

acaz-de-juda

El profeta Isaías, frente a la hipocresía del rey, le declara que Dios mismo le dará una señal aunque él la rechace:

«¡Escuchen ahora ustedes, los de la dinastía de David! ¿No les basta con agotar la paciencia de los hombres, que hacen lo mismo con mi Dios? 14 Por eso, el Señor mismo les dará una señal: La joven concebirá y dará a luz un hijo, y lo llamará Emanuel. 15 Cuando sepa elegir lo bueno y rechazar lo malo, comerá cuajada con miel.16 Porque antes de que el niño sepa elegir lo bueno y rechazar lo malo, la tierra de los dos reyes que tú temes quedará abandonada (Isaias 7: 13-16, NVI).

El rey Acaz nuevamente hizo caso omiso  a las Palabras del Profeta  e insiste en pedir ayuda a Asiria.  Lo cierto fue que esta decisión trajo una crisis nacional que hizo que el Estado de Judá, aunque no fue destruido en aquel momento como lo fue Israel (721 a. C), inició su ruina social, económica y religiosa, bajo el vasallaje asirio (2 Reyes 16) . El vasallaje es una forma de vínculo o relación entre un vasallo (Judá) y su señor (Asiria), en virtud del cual el primero estaba obligado a servir o pagar fuertes tributos al segundo a cambio de protección. Acaz llevó a la ruina económica, social y religiosa al reino de Judá simplemente por no confiar en la mediación profética de Isaías.  ¡Cuán importante es tomar las decisiones correctas en la vida!

La falta de sabiduría de Acaz, sus temores, orgullo y terquedad al no escuchar y considerar el mensaje de Dios a través del profeta, sumergió su país en el mayor retroceso de su historia, y hasta los recursos del templo fueron usados para pagar los tributos correspondientes a Asiria. El Estado de Judá que gozaba de tanta bonanza económica, cayo en su más baja condición, quedando sin los recursos para responder a las necesidades básicas del pueblo.

Es necesario que los gobiernos y sus líderes sean cauteloso y procuren buscar la sabiduría divina antes de tomar decisiones en tiempos difíciles, que tendrán efectos positivos o negativos sobre la vida y futuro de su país.

La importancia de tomar decisiones  bajo la dirección divina, vuelve a surgir en un momento de crisis en la vida de un carpintero llamado José, en el pasaje de Mateo 1: 18-25. María, una joven de Nazaret, tenía un contrato de matrimonio con  él.

El matrimonio judío constaba de dos (2) partes: el kiddushin y el nissu’in.  El kidushin era el contrato matrimonial, típicamente arreglado por los padres   y que solo podía ser roto por el divorcio. José y María habían hecho esta primera parte del matrimonio. El kidushin era seguido por una segunda parte con enfoque ceremonial llamada el nissu’in, que ocurría un lapso de tiempo después del contrato matrimonial, que podría prolongarse hasta  por un año. El nissu’in era la etapa en la que el novio oficialmente se llevaba a la novia a su casa para vivir juntos, y se consumaba el matrimonio.

El relato de María y José ocurre poco después de haberse llevado a cabo la primera parte del matrimonio.  Es luego de ese proceso que José se entera del embarazo de María, sin él haber intervenido, lo que implicaba la posibilidad de un adulterio. José sabía que, frente a su sospecha, lo único que procedía era el divorcio, pero eso traería muchas interrogantes que podrían amenazar la vida de María.

Así que José toma una decisión…dejarla en secreto (verso 19).  Este plan lo haría abandonar la escena, sin dar explicaciones, lo que evitaría que María fuese acusada de adulterio.  Romper un contrato matrimonial, sin dar explicaciones, representa una humillación para la familia de la novia y le traería graves consecuencias a José.  Este, se encontraba pensando en esto, cuando viene la Palabra del Señor por medio de un sueño indicándole lo que Dios quería que hiciese:

“José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque el Niño que se ha engendrado en ella es del Espíritu Santo. Y dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque El salvará  a su pueblo de sus pecados” (versos 19-21, LBLA).

La recepción de José a la Palabra del Señor fue inmediata y el contenido del mensaje fue incuestionable.  Así que  José lleva a cabo de inmediato el nissu’in,   la segunda parte del matrimonio.

jose-matrimonio-maria-recibir-mensaje_mdsvid20130328_0061_3

Lo importante de este pasaje de Mateo es que el mensaje del Señor por medio de un ángel fue recibido y seguido al pie de la letra por José, y diferente a  Acaz, su respuesta obediente al mensaje divino, hace posible que se cumpla la Palabra del Señor en toda su plenitud. La obediencia de José, de la tribu de Judá, trajo el cumplimiento pleno de la profecía de Emanuel…Dios está con nosotros. Ese niño nacido de una virgen y  llamado Jesús es la esperanza del mundo.  Es la señal inequívoca que Dios ha de cumplir sus propósitos y promesas en y a través de ese niño.

En eso consiste el mensaje de  la navidad:  Que Dios se ha hecho presente en Jesús y nos invita a seguirle, porque en Él encontramos todo lo que Dios es, y el agua viva que satisface nuestra sed existencial.   ¡Muchas felicidades en esta época hermosa de Navidad!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s