“Estoy listo para esta revolución… ¿quién se une?”

Por Samuel Caraballo-López

“Elohim es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos aunque la tierra sea removida, y los montes se derrumben en el corazón del mar; Aunque bramen y se turben las aguas, y tiemblen los montes a causa de su braveza” (Salmo 46: 1-3)

El texto del 12 de enero de 2020, primer domingo después de epifanía,  lo encontramos en Mateo 3: 13-17, donde se narra el bautismo de Jesús. Me llama mucho la atención los siguientes textos, en que se registra  la conversación entre Juan el bautista y Jesús:

Pero Juan trató de impedirlo, diciendo: “Yo necesito ser bautizado por Ti, ¿y Tú vienes a mí?”  Jesús le respondió: “Permítelo ahora; porque es conveniente que así cumplamos toda justicia.” Entonces Juan consintió (Mateo 3: 14-15).

El bautismo de Jesús se presenta en los cuatro Evangelios y en los Hechos de los Apóstoles, en formas diversas. En el Evangelio de Marcos, aparece en el primer capítulo, sin muchas explicaciones (1: 9-11).  En el Evangelio de Juan, aunque no se menciona el bautismo, Juan el bautista habla del descenso del Espíritu sobre Jesús (1: 32-34).  En Lucas no es Juan el que bautiza a Jesús, porque ya estaba preso (3: 20), sino el Espíritu mismo (3: 21-22).  En los Hechos de los Apóstoles es Pedro, en su discurso en la casa de Cornelio, que nos habla de cómo Jesús es ungido por el Espíritu Santo en el bautismo, para convertirse en instrumento de la justicia de Dios (Hechos 10: 37-39).

El relato más elaborado  sobre el bautismo de Jesús lo hace Mateo. Este es el único evangelista que menciona la conversación previa al bautismo entre Juan y Jesús (Mateo 3: 13-15).  En la mentalidad judía el bautismo era  realizado por una persona de mayor rango sobre otra de menor, es decir era una cuestión de jerarquía.  Juan reconoce que es Jesús quien debía bautizarlo a él, pero Jesús, sin entrar en disputa,  le hace saber que realizar este rito era parte del cumplimiento de la justicia de Dios que ambos venían a manifestar.

600-Prophet-Writing233

El bautismo en Mateo es el cierre de la infancia y apertura al ministerio público de Jesús.  Así como Israel tomó conciencia de su identidad en el desierto (Deut. 1: 19), Jesús se dirige al desierto para ser bautizado por Juan y asumir su identidad mesiánica. En el bautismo Dios mismo confirma el mensaje revolucionario sobre su  justicia que ya Juan estaba proclamando.  Es bueno mirar los detalles del bautismo, que los otros evangelistas narran, y que Mateo los redacta y reestructura:

(a)   Primero,  Jesús llega al Jordán desde su pueblo en la región de Galilea.  Es decir Jesús se solidariza con su pueblo y camina igual que todos a ese encuentro con su bautismo en el desierto (verso 13).

(b)   Segundo, Jesús se bautiza como las demás personas en el Jordán, hace la misma fila y se presenta ante Juan (verso 13).

(c)    Tercero, Juan se resiste a bautizar a Jesús, porque lo consideraba mayor que él (verso 14).

(d)   Cuarto, Jesús lo convence que era necesario para ambos como colaboradores de Dios, llevar a cabo este proceso porque era parte del cumplimiento de la justicia plena.  En Jesús no hay superiores e inferiores, somos simplemente colaboradores de Dios (verso 15).

(e)   Quinto, al Jesús salir del agua, una de las ventanas de los cielos se abre para unir lo trascendente con lo terrenal,  y  el Espíritu de Dios desciende en forma de paloma y se posa sobre Jesús, para  formar un equipo que hará explícita  su misión que es llevar a la plenitud el proyecto del Reino De Dios y su justicia (verso 16).

(f)     Sexto, de igual modo Jesús recibe su identidad directamente del Padre, que por medio de su voz que, dirigida a la gente, le declara: “este es mi hijo predilecto” (verso 17).

(g)  Séptimo, esta voz, que es dirigida  a las multitudes,  es la evidencia del interés de Dios que reconozcan a su Hijo Jesús como el que tiene su total endoso para llevar a cabo el revolucionario proyecto del establecimiento del Reino de Dios y su justicia en esta tierra (verso 17).

Ahora bien, esta sumisión voluntaria de Jesús al bautismo de Juan no debe ser interpretada como un simple acto de piedad y obediencia al orden establecido.  Al contrario, Jesús discierne que la predicación y el bautismo de Juan constituía una declaración revolucionaria sobre la justicia de Dios que exigía un nuevo orden en el mundo.  Dios tenía como propósito transformar todo un sistema de desigualdad y pecado que  tanto Roma como  Jerusalén afirmaban, y que estaba institucionalizado en la cultura misma de la época.

El mensaje de Juan el bautista era claro: “Arrepiéntanse que está cerca el reino de los cielos” (Mateo 3:2).  Jesús era el agente principal de esa revolución.  Al pedirle a Juan que lo bautizara para cumplir la plenitud de la justicia de Dios, Jesús en efecto le está diciendo: “a través del bautismo, yo continúo esta revolución que has comenzado en la que la justicia de Dios se manifestará en el mundo.”  Al someterse al bautismo de Juan, Jesús declara: “Estoy listo para dirigir esta revolución”.

Es necesario explicar esta visión del Evangelio de Mateo.  La justicia de Dios no es otra cosa que la voluntad de salvación gratuita ofrecida a todos, sin discrimen, y es esta justicia la que Jesús llevará a su plenitud en cada palabra, gesto o acción de solidaridad y de perdón hacia los marginados, pobres, oprimidos y perdidos. Las acciones de Jesús son la evidencia de que Dios es justo y no guarda silencio ante la necesidad humana.  Es decir, Jesús con la totalidad de su ser y sus acciones se convierte en la justicia de Dios encarnada en el mundo. Ahora Jesús es la  respuesta divina frente al  problema de injusticia en el mundo.

justicia-como-problema

Es Jesús el que responde a los cuestionamientos del Profeta Habacuc (1: 2-4; 12-17), y las denuncias de Israel en los salmos de lamentación (Salmo 88), en la que acusa se acusa a YHVH, Dios de Israel, de guardar silencio, ser pasivo y permisivo frente a  las maldades, violencia, destrucción y opresión que ocurren en el mundo.  

Para Mateo, Jesús es la justicia visible de Dios, y es a través de Él que  la humanidad recibe el don gratuito de la compasión y misericordia de Dios.  En Jesús se recupera la confianza en un Dios inmanente, bondadoso, fiable y justiciero.   Sin embargo, esta justicia de Dios requiere para su plena manifestación, una respuesta de fe que se traduzca en  el seguimiento radical a Jesús (Mateo 3: 18 ss; 9: 9;  10: 37-39; 11: 28-30).

El escritor de la Carta a los hebreos es claro al reconocer a Moisés como un siervo fiel de la casa de Dios, que dirigió a Israel en su éxodo de Egipto hacia la tierra prometida.  Sin embargo, Jesús es el Hijo, que está a cargo de la casa que somos nosotros, y que nos expresa y modela a plenitud los signos y valores del Reino de Dios y su justicia (Hebreos 3: 2-6). Vale la pena unirnos a este proyecto revolucionario de Jesús. ¿Te unes?   ¡Qué tremenda bendición!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .