Nos declararon los bonos como “chatarra”: una oportunidad para la iglesia

Imagen

Por Samuel Caraballo-López

Nos venden la idea de que no tenemos que estar enfadados por lo que nos quitan sino agradecidos por lo que nos han dejado.     Esther Vivas

Es importante que los creyentes entiendan este lenguaje capitalista que ocupa todas las planas de los periódicos del país.  La casa acreditadora Standard & Poor’s  ha declarado los bonos del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, como de alto riesgo o bonos “chatarra”. No olvidemos que hay otras casas acreditadoras que también tienen en observación la situación financiera del país para emitir su determinación sobre nuestros bonos en las próximas semanas (Moody’s Investor Service y Fitch Ratings).

Primero es importante saber que es un bono.  Un bono no es nada más que un préstamo que le hace un inversionista a la entidad que está pidiendo el dinero prestado, que en nuestro caso es  el Estado Libre Asociado de Puerto Rico y sus agencias.  El inversionista le da una cantidad de dinero (por ejemplo, le presta $100,000) por un período de tiempo (por ejemplo, 20 años o “duración del bono”), a una tasa de interés (por ejemplo, 6% al año), a cambio de dos acuerdos:  (a) primero, a través del tiempo de la duración del bono (20 años), el gobierno pagará intereses del dinero prestado (6%) y, (b) segundo,  al final de los años de duración ( los 20 años), el gobierno devolverá el dinero que le prestaron originalmente ($100,000). !A eso le llamamos, hermano, capitalismo puro!

El gobierno,  representado por los “políticos” de turno, que fueron elegidos por el voto del pueblo, por  muchas décadas ha estado usando emisiones de bonos para costear sus programas de gobierno, de tal forma que puedan ser reelectos.  Este dinero que se obtiene de los “bonistas” se ha utilizado en Puerto Rico para:

(a)    Construir obras de infraestructura tales  como escuelas, carreteras, edificios públicos, mejoras a aeropuertos, mejoras al sistema eléctrico y de acueductos, instalaciones como coliseos, parques, centro de convenciones,  etc.

(b)    Como adelantos de las contribuciones sobre ingresos que el Estado espera recibir.  El Departamento de Hacienda suele pedir prestado contra lo que espera recibir en el futuro (por ejemplo, contribuciones sobre ingreso, IVU, entre otros).

(c)    Balancear el presupuesto gubernamental debido al déficit existente ya que los gastos son mayores que los ingresos.

(d)  Y por supuesto, para hacer politiquería con este.

El problema es que debido al déficit, el gobierno no ha podido guardar suficiente dinero, a través del tiempo, para poder acumular lo necesario para pagar los intereses y repagar los bonos cuando estos maduren.  Por lo tanto, hasta ahora, lo que se ha hecho es:

(a) refinanciar la deuda (esto nos ha llevado a endeudarnos por  $73,000 millones),

(b) vender activos, entre los que se incluye terrenos, edificios,  y

(c) alquilar bienes o estructuras públicas a una entidad privada (concesionario), por un tiempo determinado, y a cambio de recibir un pronto por cantidad sustancial de dinero al momento de firmar el contrato, junto a los pagos mensuales o anuales acordados.  Un ejemplo de esto es lo que se hizo con la autopista PR-22 y PR-5 y el Aeropuerto Luis Muñoz Marín..

Cuando las casas acreditadoras degradan los bonos gubernamentales, su riesgo aumenta y el gobierno de turno tiene que pagar una tasa de interés mayor en bonos nuevos para poder obtener el dinero que necesita para cumplir con su programa de gobierno.  El valor de los bonos que han sido declarado “chatarra” se reduce y por lo tanto representa una pérdida sustancial para el bonista (pobre de los miembros del Sistema de Retiro para Pastores (as) de la Iglesia Evangélica Unida y los de la Arquidiócesis de San Juan de la Iglesia Católica).

Aquellas personas que tienen fondos mutuos compuestos por bonos del Estado Libre Asociado tendrán una pérdida significativa en su valor inicial. Una degradación de los bonos de Puerto Rico tendrá un efecto “dominó”, en los que muchos componentes de nuestra economía  (Bancos, Cooperativas, Cuentas IRA, Seguros, Retiros, etc.) tendrán pérdidas, y como consecuencia se afectarán unos a los otros, incluyendo a los ciudadanos comunes.

A continuación algunos de los efectos que esta degradación de bonos y la deuda acumulada de $73,000 millones, tendrá  sobre nuestro pueblo, y que afectará la iglesia y sus constituyentes:

  1. Las nuevas obras de infraestructura se verán adversamente afectadas.  Estas costarán más y tendrán que ser financiadas por inversionistas privados (Alianzas público-privadas).  Sus condiciones pueden ser tan onerosas para el pueblo que hay que considerarlas inaceptables.
  2. Los pagos a suplidores del gobierno serán detenidos por tiempo indefinido debido a la insuficiencia de ingresos.  Estos suplidores se verán afectados y tendrán que subir precios y/o cortar gastos y  reducir empleos para poder subsistir.
  3. Habrá reducción de la jornada laboral o despidos en el gobierno, aumentos en los costos en la empresa privada, cierres de fábricas, fuga de capital al exterior, y reducción en la inversión externa.
  4. El gobierno no podrá cubrir sus déficits presupuestarios con préstamos, y tendrán que aumentarse los impuestos, el IVU, IVA y los costos de los servicios que brindan a la ciudadanía.
  5. Los sistemas de pensiones colapsarán dado que el gobierno no puede solventarlos con ingresos fiscales corrientes.
  6. La inflación aumentará debido al alza en tasas de intereses, reduciendo el poder adquisitivo de los consumidores.
  7. Al aumentar el desempleo la criminalidad aumenta debido a la falta de oportunidades para ganar dinero legalmente en esta economía.
  8. El valor de las propiedades bajará aún más debido a que las tasas de intereses subirán, y serán menos las personas que clasificarán para comprar propiedades.
  9. La industria de la construcción continuará estancada, causando aún mayor desempleo.
  10. La emigración hacia los Estados Unidos alcanzará su máxima expresión, muy especialmente entre los jóvenes, afectando la productividad del país.

Es importante tomar las medidas de austeridad tanto en el ámbito público como privado.  Estas medidas de austeridad de ninguna manera pueden significar recortar nuestro compromiso financiero con la misión de Dios que se expresa a través de las congregaciones locales. Cada congregación cristiana, al igual que las familias que las componen, deben establecer un presupuesto, donde exista un balance entre ingresos y gastos,  y seguirlo al pie de la letra.  Una partida necesaria en todos los presupuestos de las congregaciones cristianas será la de acción social y beneficencia que será utilizada luego de un riguroso análisis de cada situación de necesidad.

Es muy importante iniciar programas de educación sobre ahorro y conservación de energía, tanto en el hogar como en las instalaciones eclesiásticas.  Es necesario utilizar de forma compartida el automóvil y comenzar a desarrollar huertos caseros para sembrar y cosechar alguno de los productos que conforman la dieta diaria.  Hay que institucionalizar medidas preventivas para incrementar la salud del pueblo tales como hacer ejercicios periódicos, mantener una vida espiritual balanceada, donde la adoración y la oración sean componentes primordiales, junto a mantener la confianza  en las promesas de Dios para estos tiempos difíciles.

Recordemos que nuestro Señor Jesucristo nos invita a seguirlo de tal forma que la confusión y las tinieblas no obstruyan nuestra visión de esperanza en la gracia de Dios (1 Pedro 1: 13). ¡Muchas Bendiciones!

4 Replies to “Nos declararon los bonos como “chatarra”: una oportunidad para la iglesia”

  1. FELICITACIONES. Ún artículo muy atinado ypreciso. Gracias por poner en “arroz y habichuelas “, la jerga complicada de los economistas. Ya estamos viviendo en carne propia los resultados de la crisis en las instituciones eclesiales. Dtb

  2. Muy buen exposición del problema y las oportunidades para contrarrestar los efectos.

    Para seguir la conversación:
    Hay que oponerse a las ideologías que asignan el valor y la dignidad humana de acuerdo al ingreso devengado.

    Es importante alertar a las clases sociales de “abajo” que las crisis económicas avaladas por los poderes del Estado se prestan para justificar el discrimen y el racismo, en arras al presunto “racionamiento”, que en realidad no es otra cosa que la exposición de la debacle moral de las clases pudientes y su deseo de mantener sus lujos aun en los “tiempos de austeridad”.

    Lo irónico es que por muchas décadas las comunidades pobres en Puerto Rico ya vienen experimentando los embates de los “bonitos” que hasta la semana pasada eran “BB+” ahora son BBB-. En otras palabras, nada ha cambiado. Lo que si cambia es la “justificación” de porque no hay un trato justo para los de la “rueda de abajo”. Antes se lo achacaban a los bandos políticos. Ahora lo que te dicen es que estamos en “tiempos de austeridad”.

    El gobernador es un demagogo porque quiere darse a ver como el “co-afectado”, cuando es sumamente obvio que él, y la ideología que él representa, es parte esencial del problema. Y ahora usa la debacle auto-impuesta por los latifundios como él, (se pase, que dichos latifundios son tanto azules, rojos, como verdes) para justificar los atropellos perpetrados contra los maestros. “Hay deja eso Rafael…..”

    Para los Cristianos Protestante: Pues también nos toca nuestra “agüita” porque hemos pasado a ser cómplices de estas atrocidades por nuestras posturas “Ultra-anabaptista”. Nos parecemos a los “Amish” o a los “esenios” viviendo en las cuevas de Qumran …..

    1. Gracias por el comentario y la crítica correcta, muy especialmente lo que me corresponde como cristiano evangélico y pastor. En muchas ocasiones hablamos de esta aparente prosperidad de nuestro pueblo como bendición divina por las migajas que nos daban. La realidad que esa prosperidad aparenté hoy descubrimos que fue producto del embrollamiento satánico de nuestro pueblo por medio de pseudo líderes. Ay bendito!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s