El fin de la religión que nos divide…es el mensaje de Jesús

Jesucristo-Mujer-Samaritana-Pozo-mormon

Por Samuel Caraballo-López

INTRODUCCIÓN

El texto del 15 de marzo de 2020, tercer domingo de cuaresma,  lo encontramos en el Evangelio según San Juan 4: 5-42,  es el conocido relato del encuentro de Jesús con una mujer samaritana. 

Este relato está conectado teológicamente al anterior  encuentro de Jesús con Nicodemo, el maestro de la ley judía, que es confrontado con su ignorancia sobre el nuevo nacimiento, requisito sine qua non para participar en el Reino de Dios.   En estos pasajes Juan le demuestra a su audiencia griega, que ni la religión judía con Jerusalén como centro, ni la religión samaritana con su Monte Gerizim como lugar de culto, eran caminos reales hacia Dios.

El Evangelio de Juan demuestra que las grandes religiones humanas, aunque en todas haya ciertas “semillas” de revelación divina,  se quedaban cortas en abrir las puertas del reino de los cielos a los seres humanos, y que solo la fe en Jesús da acceso real y genuino a la verdadera relación con el Altísimo.

DESARROLLO

Es importante la declaración de Jesús a Nicodemo en el capítulo anterior del evangelio, ¿tú siendo maestro de los judíos no sabes estas cosas?  Esta pregunta retórica era una denuncia clara a  la “ignorancia” de todo el clero judío sobre el camino de Dios (Mateo 15: 12-14). Una de las grandes acusaciones de Jesús al liderato judío era que le habían “cerrado el reino de los cielos” al pueblo (Mateo 23: 13-17 ).  Los maestros judíos eran guías ciegos, que pretendían conducir espiritualmente a un pueblo a “ningún sitio”.

Ahora Jesús le dice lo mismo a una mujer,  sin nombre, que era una representación del pueblo samaritano que estaba en pugna con los judíos [1].   La declaración de Jesús nos da la primera clave para descifrar el significado de este enigmático  pasaje bíblico: “Si supieras lo que Dios puede dar, y conocieras al que te está pidiendo agua—contestó Jesús–, tú le habrías pedido a él, y él te habría dado agua de vida” (verso 10).   Tanto el culto judío representado por Nicodemo, como el culto samaritano, representado por esta mujer sin nombre, no entienden que el camino del reino de Dios se había abierto a toda la humanidad por medio de Jesús.

Jesus y Nicodemo 4

La siguiente declaración de Jesús a la mujer samaritana, nos da la segunda clave para entender este pasaje tan singular: “Es cierto que has tenido cinco (esposos), y el que ahora tienes no es tu esposo.  En esto has dicho la verdad.” (Verso 18). No hay tal cosa como que esta mujer era promiscua, de ser así Jesús se lo hubiese dicho (vea Juan 8: 11).  Hay varias posibilidades interpretativas de esta perícopa. Es posible que esta mujer hubiese estado enredada en la costumbre del matrimonio por levirato (Génesis 38; Marcos 12: 18-27), criticado por Jesús, y por eso la mención de los cinco (5) maridos y el actual no la correspondía.

Otra posibilidad interpretativa, que es por la que me inclino, esta relacionada al proceso de formación del pueblo samaritano. Según la Biblia hebrea, Samaria era la capital del reino de Israel del Norte, formado por la division entre las tribus del norte y del sur , bajo el reinado de Roboam (1 Reyes 12: 8-21).

Israel del Norte se había convertido en una potencia militar regional lo que la hacía competir con el emergente Imperio Asirio. En el 740 a. C. , Asiria ataca a Israel del Norte, y es finalmente en el año 722 a. C que Sargón II conquista la ciudad de Samaria, destruyendo la infraestructura política, social y religiosa y deportando a 27, 290 israelitas a Nínive, capital del imperio.

El imperio Asirio en su estrategia por evitar revueltas de parte de los que quedaron esparcidos en Israel del Norte, ademas de deportar a sus líderes, traen nuevos pobladores asirios a dicho territorio (2 Reyes 17: 24-41).   A la luz de esta realidad histórica, los samaritanos del tiempo de Jesús eran los descendientes de esta “mezcla” tanto étnica, cultural y religiosa de estas cinco (5) naciones asirias con los sobrevivientes de Israel del Norte luego de su cruenta conquista por dicho Imperio. Las circunstancias creadas por Asiria, y posteriormente por otros imperios obligan a estos pobladores a formar un “mestizaje” que repugnaba a los judíos (Juan 4: 9).

Por mucho tiempo el rencor entre judíos y samaritanos se había estado desarrollando, y en la época de Jesús se había convertido en un odio sumamente intenso. Una de las causas de la animosidad que existía entre ellos y sus vecinos, tanto hacia el norte (Galilea) como el sur (Judea), era que los samaritanos pretendían ser reconocidos como pueblo de Dios (Juan 4: 12). Se jactaban de que Jacob era su padre, mas los judíos lo negaban [es posible que este era el esposo que no era de ella]. Tenían una versión del Pentateuco que reverenciaban como ley [torah shomroniyt], pero rechazaban todos los libros proféticos (Nebiim) y los Escritos (Ketubiim) de lo que hoy es el Antiguo Testamento, porque consideraban que en esos libros no se les trataba con suficiente respeto.

Es bueno aclarar que el “mestizaje” samaritano no fue voluntario, sino producto de constantes agresiones imperiales que continúo por largo tiempo. De hecho el mismo Herodes el Grande continuó el patrón de agresión contra los samaritanos, ubicando miles de extranjeros en la región de Samaria.

Esta mujer samaritana del evangelio de Juan, y como ya hemos mencionado, es una representación de la comunidad samaritana que ahora estaba siendo alcanzada con el mensaje redentor del evangelio de Jesucristo por la comunidad juanina. La resistencia manifestada hacia esa comunidad basada en ese odio ancestral afectaba el alcance misionero de la iglesia.

El pasaje bajo nuestra consideración es la respuesta cristiana a los prejuicios raciales, étnicos y religiosos que caracterizaban a esta region del oriente antiguo. El mensaje de Jesús trasciende todo prejuicio, y solo cuando somos capaces de superar estas fracturas históricas por medio del perdón y la reconciliación es que formamos la verdadera comunidad cristiana que Jesús anheló.

Jesús no esta ajeno de esta situación tan lamentable entre Samaritanos y Judíos, sin embargo su mensaje para estos grupos étnicos es el mismo mensaje para todos los habitantes del planeta: la adoración verdadera no está ligada a un grupo racial o étnico, ni a un espacio geográfico particular (verso 21) y mucho menos a un sistema religioso.  No es en Jerusalén, ni  en la Meca, ni en Roma, ni en los monasterios del Tíbet donde ocurre la genuina adoración al  Creador de todas las cosas; la verdadera adoración está primeramente sostenida en una relación con Dios por medio de Jesucristo, el verbo encarnado (Juan 1: 14-18).

La esperanza de salvación, que ya se contempla en la visión samaritana como judía, y las promesas hechas por Dios a toda la humanidad (especialmente desde Abrahán y Moisés), encuentran su cumplimiento en Jesucristo.  En la plenitud de los tiempos, luego de Dios haber hablado por sus siervos los profetas, ahora nos habla por medio de su Hijo (Hebreos 1: 1).

APLICACIÓN

Es importante que afirmemos esta de-construcción  que Jesús está haciendo de todos los sistemas religiosos del mundo en este pasaje bíblico.  Las ceremonias religiosas, los lugares sacros, las vestimentas y parafernalia cúltica carecen de valor ante el Creador de todas las cosas, sino media la fe en Jesucristo.  El judaísmo, el sincretismo samaritano, otras formas de culto y religión son meras construcciones humanas, con ciertas “semillas” de revelación divina,  cierto valor moral,  con contenidos  de sabiduría y con disciplinas espirituales que tienen cierto atractivo, pero sin valor para acercarnos y relacionarnos de forma genuina al Dios Creador de todas las cosas (Colosenses 2: 22-23).

Como expresó Karl Barth:

Cristo es el cumplimiento cabal del anhelo de todas las religiones del mundo de acercarse a Dios, y por ello mismo, El es su única y definitiva culminación.”

Jesus, Moises y Elias 5

Jesús es ahora el único mediador entre Dios y los hombres (1 Timoteo 2: 5-6).  Es por esto que llegó el momento, y es ya, de iniciar una nueva evangelización del mundo existente.  Una nueva evangelización en la que la iglesia  como parte del pueblo de Dios y la familia de Jesús, nos preparemos para ser lo que realmente Jesús desea que seamos: una comunidad en que todos sus componentes, sin importar la cultura, la raza, el color, etc., sean acogidos. 

Una comunidad en la que los seguidores de Jesús, superando los prejuicios, puedan expresar y vivir su relación con Dios de manera genuina; no con dones prestados o impuestos, sino con los propios dones recibidos del Espíritu de Dios  ¡Muchas bendiciones!

Notas:

[1] Craig R. Koester. Symbolism in the Fourth Gospel. Meaning, Mistery, Community, 2nd. ed. (Minneapolis: Fortress Press, 2003): chapter 2

7 respuestas para “El fin de la religión que nos divide…es el mensaje de Jesús”

  1. Hermano Franky: Paz! Creo qué has dado en el clavo. En tus comentarios identificas un problema que actualmente tienen los creyentes que es la carencia de maestros que puedan llegar al sentido del texto bíblico. Claro, tenemos que reconocer que un texto se puede trabajar de diferentes perspectivas, pero tiene un sentido único que brota del mismo texto. Hay una responsabilidad en los que somos ministros del Evangelio. ¡El Señor nos ayude!

    Me gusta

  2. En mi humilde opinión, pienso que hay que verlo en el proceso de evangelización en Samaria. Jesús tenía que hacerlo de manera contundente con esta mujer, para que ella pudiera reconocer que aquel que estaba allí, no era un judio más. Esto ayudó a la futura evangelización en la región.

    Me gusta

  3. Es importante poner en perspectiva el ritual de casamiento en la palestina del primer siglo. No podemos perder de vista en nuestra interpretación del texto la influencia patriarcal que impera en ese contexto. Quizas el mejor punto de referencia es el proceso de desposo de Maria y Jose, (tambien podemos considerar la ley del levirato o el proceso mas antiguo de casamiento de Abraham y Sarah, Isaac y Rebeca, Jacob y Raquel) .

    Evidentemente la mujer es ese tiempo tenia muy poco o nada que aportar a la decisión de casamiento. Las mujeres eran dadas en matrimonio en relaciones predeterminadas por los hombres involucrados en el proceso, (padre y pretendiente).

    Por lo tanto el que la mujer samaritana tuviese 5 esposos no debe ser interpretado como acto de promiscuidad. Si eran relaciones legitimas de casamiento, es casi seguro que ella no tuvo nada que ver con esas decisiones. Ella simplemente fue el objeto de 5 determinaciones ajenas a su voluntad.

    Es por esta razón que la interpretación que tu presentas en tu escrito, aunque no es la única, debe tomarse en consideración.

    Me gusta

    1. Desde mi punto de vista, el problema de la religión samaritana es el que está en issue en este pasaje de San Juan 4. Es importante que esta mujer samaritana no tiene nombre, cosa rara en una conversación tan personal como la que se da frente al pozo de Jacob. Segundo, la conversación ocurre exactamente en el Pozo de Jacob, un lugar emblemático para la religión samaritana, y la misma mujer lo llama “nuestro padre Jacob”, queriendo decir somos parte del pueblo de Dios (verso 12). Tercero, Jesús pasa por el territorio Samaritano, en su regreso a Galilea, cosa que no era usual en un judío, especialmente galileo. Cuarto, la coincidencia de los cinco maridos, y un sexto que no era de ella, nos tiene que vincular al origen del pueblo samaritano (2 Reyes 17: 5-6; 23-41), que tiene una gran similitud a estos detalles. Quinto, el contexto nos demuestra que este pasaje está relacionado a la evangelización de los samaritanos (Juan 4: 35-42) por los discípulos de Jesús después de la resurrección. En el evangelio de Lucas-Hechos, hay cierta simpatía hacia los samaritanos (Lucas 10: 30-37; 17: 11-18; Hechos 8: 5-8), y lo que Juan narra es la recepción del Evangelio por la comunidad samaritana, que reconoce a Jesús como el Mesías ( Juan 4: 25-26). Muchas bendiciones.

      Me gusta

  4. Dios le siga bendiciendo. Excelente expocisión teológica. Me gusta la aclaración del trasfondo histórico de los samaritanos que hace. Eso es muy importante ya que la mayoria de los predicadores tratan a la mujer samaritana como promiscua, cosa que posiblemente no sería así y de hecho Jesús se lo hubiera comentado. Esto debe hacernos sobre la interpretación bíblica y la forma en que se predica. Muchas bendiciones.

    Me gusta

    1. Querido Pastor Franky:
      Paz! Muchas gracias por tu comentario. El Evangelio de Juan tiene muchas señales, símbolos y alegorías. De primera instancia podríamos pensar que la mujer samaritana era simplemente un personaje de Samaria, sin embargo, la coincidencia de que habia tenido cinco (5) maridos y el que tenía no era su propio marido, nos da la clave para entender que este personaje sin nombre, que Jesus encuentra en el Pozo de Jacob…es una alegoría para referirse a la religión samaritana. Es muy raro que una mujer normal, en el tiempo antiguo, hubiese tenido cinco (5) maridos, es decir que hubiese sido repudiada cinco veces o viuda en la misma cantidad de veces, y el sexto marido, no le pertenecía, lógicamente es una mujer con problemas serios de relaciones. Sin embargo, Jesús no menciona nada de eso, y era profeta…la realidad que los cinco maridos, desde mi perspectiva, son los cinco cultos de las cinco naciones que poblaron a Samaria, el sexto marido era la religión de Jehová, que ellos habían adoptado, creando un gran sincretismo. Ni la religión de Samaria, y mucho menos el Judaísmo podía llevar a las personas a una adoración genuina con el Dios verdadero. Solo Cristo, que es el Nuevo Templo de Dios, puede hacernos llegar al Padre (Juan 14: 6). Muchas bendiciones.

      Me gusta

    2. Rvdo. Samuel Caraballo
      Por eso es importante ese estudio del trasfondo histórico de la Biblia, para darle profundidad y el sentido correcto de la misma. En nuestro contexto, creo que todavía “el pueblo perece por falta de conocimiento”. Como maestro de Historia, me preocupo, estre otras cosas por el contexto en que se expresa la palabra. Lo felicito por la forma y manera de entrelazar y trazar el aspecto contextual, espiritual y pedagógico de la palabra. Gracias y bendiciones.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .