¡Sinvergüenzas! se robaron al Señor…


Por Samuel Caraballo-López La verdad es un patrono que ofrece igualdad de oportunidades a todos. El viernes, luego de Jesús morir,  José de Arimatea, un discípulo secreto de éste (19:38), pidió el cadáver a Pilato, primero porque se acercaba el día de reposo pascual, y segundo, para evitar que las aves de carroña y las …