Emaús: cuando se secan las ramas.


Samuel Caraballo-López...pero nosotros abrigábamos la esperanza de que era él quien redimiría a Israel. Entonces se les abrieron los ojos y lo reconocieron, pero él desapareció. ¿No ardía nuestro corazón mientras conversaba con nosotros en el camino y nos explicaba las Escrituras? (Lucas 24:21, 31, 32)El texto del  4 de mayo de 2014, segundo domingo …