¡Qué malcriao, abuela!

tumblr_inline_mxkfonfbGm1rns8rd

Por Samuel Caraballo-López

“Yo, Alejandro García Padilla, mayor de edad, casado y vecino de Caguas, Puerto Rico, como gobernador del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, juro solemnemente que mantendré y defenderé la Constitución de los Estados Unidos, la Constitución y las Leyes del Estado Libre Asociado de Puerto Rico contra todo enemigo interior o exterior, que prestaré fidelidad y adhesión a las mismas, y que asumo esta obligación libremente y sin reserva mental ni propósito de evadirla, y que desempeñaré bien y fielmente, los deberes del cargo que estoy próximo a ejercer. Que así me ayude Dios”,  2 de enero de 2013, 11:20 a.m.

Mi nieto mayor Josué, cuando cree que alguien se expresa o hace algo incorrecto, tiende a decirle a la persona… ¡qué malcriao!  Esa expresión nos hace reír, tanto a su abuela como a mí, porque lo hace de tal forma que nos recuerda las muchas veces que nos dijeron eso en nuestra casa cuando hacíamos las cosas de mala gana y refunfuñando.  No hay duda que esta expresión de mi nieto toma vigencia hoy cuando nuestro Gobernador, en un acto sin precedente, se negó, de mala gana, a defender el artículo 68 del Código Civil en el Primer Circuito de Apelaciones de Boston del Tribunal Federal, y que ya había defendido apenas 7 meses atrás en el mismo caso en la jurisdicción local.  Tristemente, no solo no lo defendió, sino que pidió declararlo inconstitucional.

El artículo 68 del Código Civil de Puerto Rico, y que es cuestionado como inconstitucional, dice de la siguiente manera:

 “El matrimonio es una institución civil que procede de un contrato civil en virtud del cual un hombre y una mujer se obligan mutuamente a ser esposo y esposa, y a cumplir el uno para con el otro los deberes que la ley les impone. Será válido solamente cuando se celebre y solemnice con arreglo a las prescripciones de aquélla, y sólo podrá disolverse antes de la muerte de cualquiera de los dos cónyuges, en los casos expresamente previstos en este código”. (Subrayado del autor)

El grupo demandante, encabezado por la Lcda. Ada Conde, pretende que se revoque la decisión del Juez Pérez Giménez en cuanto a la constitucionalidad del Artículo 68 del Código Civil del país.  Cuestionaron los demandantes que al Código Civil de Puerto Rico solo reconoce el matrimonio entre parejas de géneros opuestos (hombre y mujer), privando a las parejas homosexuales y lesbianas del valor social intrínseco y la dignidad individual vinculado al término matrimonio.  También cuestiona que el Artículo 68 invalida el reconocimiento en la Isla las uniones de personas del mismo sexo realizados en otras jurisdicciones.

En una valiente decisión, el Juez Juan Pérez Giménez, afirma y confirma la constitucionalidad del artículo 68, aduciendo el juez en su explicación, que el mismo no viola el derecho fundamental de libre selección de un esposo o una esposa conforme lo garantiza la Constitución.  Con sólidos argumentos en derecho, el Juez federal establece que el Artículo 68, motivo de cuestionamiento en la demanda, es parte del ejercicio válido del Estado Libre Asociado de Puerto Rico para regular las relaciones domésticas en el país.

Dentro de los precedentes de la Suprema Corte de los Estados Unidos, el juez federal, cita el caso de Baker v. Nelson, 409 U.S. 810 (1972), en la que dicho tribunal establece la falta de jurisdicción sobre una demanda de inconstitucionalidad a las leyes de matrimonio del Estado de Minnesota. La Suprema Corte del Estado de Minnesota estableció que el derecho al matrimonio, entre personas del mismo género no es un derecho fundamental, como tampoco es discriminatorio definir el matrimonio como una unión exclusiva entre hombre y mujer. A la luz de este y otros precedentes legales citados, el Juez Pérez Giménez dictaminó que el Artículo 68 del Código Civil de Puerto Rico, no impide la Igual Protección, ni el Debido Proceso de ley, como reclaman los demandantes, y por lo tanto es constitucional.

La postura del Gobierno en ese entonces, fue en contra de los demandantes, y citamos del documento sometido por el Secretario de Justicia, Lcdo. Cesar Miranda Rodríguez a nombre del Primer Ejecutivo:

El artículo 68 del Código Civil Puerto Rico tiene una base racional en la ley y por lo tanto no viola la igualdad de protección. Por lo tanto se presume válido. La Petición de los demandantes para el alivio, sin duda, cuestiona la constitucionalidad de un ejercicio válido de la Legislatura con la inherente autoridad para legislar asuntos familiares, incluyendo el matrimonio. La Jurisprudencia actual y los principios de federalismo han reconocido la prerrogativa de los estados para legislar en estas áreas. Dado el hecho de que el estado de los matrimonios del mismo sexo que los demandantes buscan validar en el Estado Libre Asociado de Puerto Rico, a través de la cláusula de plena fe y crédito, son contrarias a la política pública del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, la cláusula de fe y el crédito no se aplica en este caso. Por lo tanto, la demanda instaurada debe desestimarse CON PREJUICIO.”  (Civil: 14-1253-PG-14 de agosto de 2014) (Subrayado y Traducción del autor)

La decisión del Juez Pérez Giménez, sostenida en la postura del Sr. Gobernador en el documento antes descrito, fue apelada por los demandantes ante el Primer Circuito de Apelaciones en Boston del Tribunal Federal y se espera un veredicto en los próximos días o semanas.

El pasado viernes el Señor Gobernado, Alejandro García Padilla, nos sorprendió a todos con una nueva postura, totalmente contraria a la asumida en agosto del 2014, durante la demanda original ante el Tribunal Federal local.  Dice el documento del Señor Gobernador y cito:

Los demandados-apelados (Gobierno del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, su Gobernador Alejandro García Padilla et all) solicitan a esta Honorable Corte revertir el fallo de la Corte de Distrito que desestimó el reclamo de los demandantes-apelantes (Ada Conde et all), por falta de una sustancial cuestión federal (Pág. 48-Caso 14-2184-20 de marzo de 2015) (Subrayado y Traducción del autor)

De hecho esta nueva postura gubernamental deja al país sin defensa frente al cuestionamiento de la inconstitucionalidad del Artículo 68, que fue debidamente avalado por la legislatura y es actualmente respaldado por más del 80% de la población. Esta posición de indefensión nos coloca en un limbo legal en un asunto de tanta importancia como lo es la definición del matrimonio.  Las consecuencias de esta postura gubernamental es que nos imposibilita el hacer valer una ley debidamente establecida y altera de forma intencional la igualdad de medios entre las partes en disputa, otorgándole una ventaja procesal a la parte demandante ante el Primer Circuito de Apelación de Boston.  Como diría Josué mi nieto: “¡Que malcriao, Abuela!

De hecho, el Documento mismo reconoce lo indebido de esta nueva postura asumida por el Primer Ejecutivo y cito:

No es habitual que el Poder Ejecutivo del Estado Libre Asociado de Puerto Rico se niegue a defender la constitucionalidad de las leyes aprobadas legalmente. Es aún menos habitual adoptar una posición algo diferente en la apelación que la defendida ante el tribunal de menor instancia.”  (Pág. 38, Caso 14-2184, 20 de marzo de 2015) (Subrayado y Traducción del autor)

El mismo Gobierno reconoce que su posición es cuestionable y contradictoria.  Sin embargo, justifica su acción con una frase prestada, “Our obligation [like this Court’s] is to define the liberty of all, not to mandate our own moral code.” Si esto es así, ¿por qué no defiende el orden legal establecido, que es su deber, y que el mismo documento reconoce que nos deja en indefensión? ¿Cuál es la intención de asumir una actitud de paternalismo gubernamental con los demandantes, cuando dejamos huérfanos a todo un sistema judicial que prometimos defender? ¿Por qué avalar lo delictivo, aun a sabiendas que la ley actual es clara al respecto? ¿Por qué no dejan que el Primer Circuito de Apelación tomé la decisión que en derecho corresponde, mientras ellos cumplen su deber ministerial de defender su Código Civil legalmente establecido?

Ciertamente al leer este documento sometido por el Señor Gobernador, y que declara como incorrecto lo que  antes había reconocido como válido, se nos forma una “enredadera” de sentimientos, que por nada debemos permitir que esto anule el compromiso con los valores del Reino de Dios que siempre hemos asumido.

A todos mis lectores le pido calma y paciencia, confiando en que el Dios a quien nosotros servimos sigue presente en la historia de nuestro pueblo. Yo de mi parte solo puedo decir como mi nieto, ¡QUE MALCRIAO, ABUELA!  Muchas bendiciones.

P.D.  El Tribunal Supremo de los Estados Unidos, en una decisión 5-4, aprobó el 26 de junio de 2015,  eliminar todo discrimen de los Estados contra los matrimonios del mismo sexo.  Ciertamente muy lamentable decisión.

7 Replies to “¡Qué malcriao, abuela!”

  1. El darle la libertad a estos fue como soltarle a satanas la soga.La Biblia nos dice q ellos son posecion de satanas y q debemos man tenernos fuera de su alcance de ellos ya q el homosexsual no nace sino q se hace con personas poseidas . Si observamos nosotros los creyentes en la ley biblica no Hemos hecho nada por parar esto y Dios nos esta velando cuando concuren a las activities q ellos probocan en donde ellos aprovecha para lucirse.

  2. Cuando despierte de la embriaguez que produce el poder será tarde. La sentencia esta puesta y el Pueblo esta listo para hablar. Se sirve a un Pueblo no a hormiguero de innaturales y violentos de espíritu. Muchos de los que votamos por AGP, nos complace respirar hondo y pensar que dos rayitas cruza serán lo suficientemente fuerte para sacar a este Gobernador de elites oscuras. Muñoz no podía ver esto, hubiera sido atroz, para el padre de nuestra democracia. Seremos muchos PPD, abstenidos por primera vez, otros votando en contra y otros mutilando papeletas hasta en blanco depositadas, enviando un mensaje a la conciencia de este Gobernador obtuso y malcriao.

  3. La libertad de todos siempre a estado presente, el mismo Dios nos otorgo el libre albedrío, elegir como quieres vivir tu vida, y al final darás cuenta a Él de lo que hicistes con ella, ahora, de ahí a que un pequeño grupo quiera imponer su forma de vida, a la mayoría que no está de acuerdo con su manera de vivir, es una falta de respeto a la libertad de los demás….

  4. La iglesia pasó por unos momentos difíciles cuando Herodes se levantó , mató a Jacobo y metió preso a Pedro . Había un decreto de muerte para Pedro, PERO la iglesia hacía oración sin cesár por él. Dios contestó la oración de la iglesia y rompió los planes de Herodes gobernador de aquel. Dios libró a Pedro. Oremos y pidamos al Señor que rompa este plan del diablo. No sabemos como Dios lo hará pero si sabemos que para Él todo es posible.

  5. El gobernador ha hecho un compromiso con estos grupos y no quiere fallarles , por que hay unos intereses económicos. Prefiere fallarle a la verdad y al pueblo que lo eligió porque la verdad no esta en su corazón. Por beneficiar un grupo ha defraudado un pueblo. Seguiremos orando porque Dios cambia los planes del enemigo. Iglesia oremos sin cesár Dios enviará ayuda de lo alto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s