Hoy me jubilo—28 de junio de 2015

11698545_10153520938739866_2109552053304454060_n

Por Samuel Caraballo-López

“Por todo el camino que han recorrido, hasta llegar a este lugar, ustedes han visto cómo el Señor su Dios los ha guiado, como lo hace un padre con su hijo,… que se adelantaba a ustedes para buscarles dónde acampar. De noche lo hacía con fuego, para que vieran el camino a seguir, y de día los acompañaba con una nube “(Deuteronomio 1: 31 y 33).

Hoy, Río Grande se viste de gala, con un tiempo maravilloso, en que el hermoso sol veraniego pinta de naranja este atardecer.  Este es uno de los escenarios que extrañaré. La gente ya está de vacaciones, los jóvenes se aventuran en los festivales al aire libre, el verano nos envuelve, nos atraen las calles, el campo, las playas… Y hoy, yo me jubilo.

Nos desnudamos de ropas pesadas y atavíos clericales, dejamos que la brisa y el sol acaricien nuestras pieles dejando que se tuesten. Los días son más largos, las noches también, nos envuelve en un verano que, dicen, que altera nuestra sangre… Y yo hoy me jubilo.

Extrañaré el olor a grama recién cortada de este lugar, los viajes matutinos, que han sido parte de un día en la vida de un pastor; la gente que me busca o busco, el sonido del agua del río que rodea estos terrenos, el verde de nuestras plantas, de los árboles que suben, las aves que cantan, las iguanas que molestan, las abejas que liban las flores de este bello lugar.  Ciertamente todo un repertorio de sentimientos embriagadores de melancolía afloran por esta vida que dejo, y un sentido de respeto por la otra en la que me adentro. Porque, hermanos y hermanas, hoy, yo me jubilo.

El tren de la historia me invita a subirme en él. Por la ventanilla, observo diversos eventos que se dieron en este tiempo de ministerio.  Recuerdo a mis compañeros de tantas luchas, y a mis colegas en la misión de Cristo, algunos que duermen y otros que quedan.  Veo tantos rostros conocidos vinculados a mi vocación, y ante todo los rostros del pueblo, niños, jóvenes, adultos, viejos, a los que Dios me permitió dirigir por estos años en diversos escenarios.  Una pregunta asalta mi mente, ¿qué será de este lugar ahora que me voy?, ¿Qué será de la iglesia que me ha servido de contexto para cumplir la misión? ¿Y qué me espera ahora que me jubilo?…No tengo contestación. El tiempo libre es deseado y rechazado al mismo tiempo, me desconcierta, no estoy del todo preparado…, y eso que hoy, hermanos y hermanas, hoy, me jubilo.

Tengo dos (2) hijos y seis (6) nietos, y una que llega en octubre, a quien contarles mis batallas y luchas, pero viven fuera de esta tierra.  Las circunstancias del país los han ubicado en un exilio que no sabemos cuándo concluirá.   Mientras tanto ahorraremos para visitar mis hijos, para compartir con los nietos.  Ahora bien, agradezco a Dios que tengo conmigo a Ivette, mi mujer, la que me ha acompañado por 37 años y se encuentra fuerte y saludable.

Hoy comienza otro reloj en mi vida, un reloj cuyas agujas van en sentido contrario hasta una hora desconocida y determinante, y cuyo segundero tiene ahora más valor del que antes le di, haciéndole constantemente preguntas y para las cuales no me ofrece ninguna respuesta. Mi salud es encomiable, mis facultades y voluntad para el trabajo veterana y enérgica… pero hoy, yo me jubilo.

El atardecer resplandece anaranjado en Río Grande, y una sensación de descarga me sobrecoge y me transporta por unos pensamientos nuevos, y nada me ata ya, hermanos y hermanas. La inspiración me llega clara, mi deseo es jubilarme con todas las consecuencias.

Y marcho de las calles de la Urbanización Río Grande Estate con la parsimonia del buen observador, encontrando rincones en los que antes no me había fijado, apenas reconociéndome extraño como me ve…, porque hoy, hermanos y hermanas, hoy, me jubilo.

Hoy vuelvo a mi tala, donde sembré desde muy joven, la pequeña tala que bondadosamente continuó produciendo frutos, aun cuando la abandoné por cumplir la misión de Cristo en otros escenarios en y fuera de mi isla. Esa tala que hoy produce frutos que forman parte de mi dieta y la de mis vecinos reclama mis atenciones, porque ella sabe que hoy, hermanos y hermanas, hoy, seré un jubilado.

Hoy termino mi rutina pastoral que por 34 años realicé.  Ahora me dejo arrastrar, sobre un bote de gratos recuerdos ministeriales, mi piel se me eriza al recordar lo intenso de mi ministerio; Calle Unión, con las particularidades de Ponce; Villa Prades con sus notables residenciales y barriadas metropolitanas, Boston con la diversidad étnica y cultural de América; Ceiba con las luchas por la tierra, todas vinculadas a Roosevelt Roads; y mi ciudad natal Río Grande, con los retos de un país en crisis. Pero erizado como estoy, agradezco a Dios, que me permitió vivir la vida pastoral con intensidad, aprovechando cada oportunidad, llena de aventuras, retos, peligros y riesgos.

Nunca me aburrí, porque Dios siempre me llevó por nuevos parajes y rutas.  No me importa ya que el reloj marque la hora definitiva de mi jubilación. Hoy ciertamente me jubilo, y hasta el momento, el Dios a que sirvo me ha dado todo lo necesario para la vida y la piedad, y yo agradezco con todo el corazón sus bondades, porque hoy, Hermanos y Hermana, hoy, 28 de junio de 2015…me Jubilé.

Muchas Gracias y bendiciones.

2 Replies to “Hoy me jubilo—28 de junio de 2015”

  1. Hermosa inspiracion, pastor Caraballo!!! Muchas felicidades por las metas alcanzadas. Que disfrute su tala que calladita lo ha esperado y que reciba en ella la inspiracion divina para que siga bendiciendo a la gente. Porque un pastor un dia se jubila, pero nunca se retira!!! Un abrazo de este su hermano, amigo y colega del ministerio, Fernando Morales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s