Cuando el desastre significa esperanza…el mensaje de Jesús

Por Samuel Caraballo-López

Así dice YHVH Sebaot, Dios de Israel…No confiéis en palabras engañosas, que dicen: ¡Casa de YHVH, Casa de YHVH, Casa de YHVH es ésta! (Jeremías 7: 3-4).

Templo de Jerusalen

El texto de este domingo, 15 de noviembre de 2015, lo encontramos en el Evangelio según Marcos 13: 1-8. En este relato uno de los discípulos llama la atención de Jesús sobre los colosales bloques de rocas que formaban el Templo de Jerusalén.  Este segundo templo que había sido renovado por Herodes,  era un símbolo de la identidad judía, y centro del sistema económico, social, político, cultural y religioso de toda la nación.  Además, era ciertamente el principal centro de corrupción y explotación de la nación. Frente al asombro, encantamiento y fascinación que siente el discípulo por la estructura del templo se escucha la palabra de Jesús: “¡No quedará piedra sobre piedra; todo será destruido!”-(Marcos 13: 2).

Rocas de Jerusalen.jpg2

Frente a la seducción que nos puede producir las poderosas instituciones del mundo…solo podemos parafrasear a nuestro Señor Jesús…No hay instituciones o sistemas,  que actúen de forma injusta, que pueda permanecer.  El Profeta Jeremías, en un magistral discurso sobre el templo de Jerusalén (capítulo 7), denuncia la tragedia de una religión que oprime, derrama sangre inocente, anda tras dioses ajenos, y practica todo tipo de injusticia contra su propio pueblo:

¿Acaso esta Casa (templo), sobre la cual es invocado mi Nombre, es una cueva de ladrones ante vuestros ojos? He aquí que YO, sí, YO mismo lo he visto, dice YHVH (Jeremías 7:11).

La injusticia es el germen que silenciosamente destruye desde adentro todo las instituciones y sistemas. El desplome sorpresivo de corporaciones, organizaciones y proyectos tienen sus raíces en manifestaciones de injusticias, que van desde la falta de compromiso y excelencia, hasta acciones que son contrarias a la misión misma que originó la empresa.  Este germen que llamamos injusticia, que comienza a manifestarse debido a la laxitud de la supervisión personal y colectiva, crece como “bola de nieve” y derriba todo lo que encuentra a su paso.

Tratar de renovar lo que ya está por desplomarse es labor de necios.  Intentar preservar lo que está por derrumbarse, trayendo “nuevos mesías” y ‘nuevas propuestas’, que pretendan ser la fuerza de recuperación para estos sistemas caducos, es un acto de rebeldía a Dios, y funciona como un gran distractor para el actuar correcto y oportuno.

En la narrativa de la purificación del templo, según Juan (2: 13-22), Jesucristo, se declara como  el templo de Dios. Por eso les dice: “Destruyan este  templo…”.  Jesús habla de su cuerpo, como “templo” en que  moraba la divinidad. Jesús era el ‘templo’ de YHVH. A la destrucción de este ‘templo’ se seguirá lo que Jesús anuncia: “y yo lo  levantaré en tres días.” La  comparación simula un edificio desplomado y que El, como un constructor, lo levanta durante tres días. Ciertamente, Jesús está hablando de su muerte y resurrección. No tenemos duda que el anuncio de su resurrección, estaba evocando lo que iba a significar este  templo llamado Jesús en el nuevo culto. El cuerpo de Jesús resucitado será el centro del culto  en espíritu y verdad (Jn 4:21ss), el lugar de la presencia divina (Jn 1:14), el templo de donde brota el agua viva (Jn 7:37-39).

nuevo-templo-fano

Jesús resucitado es el verdadero templo, pues en él vive “corporalmente toda la plenitud de la naturaleza divina” (Col 2:9; cf. Col 1:19; cf. Jn 1:14) y como Mediador absoluto (1 Tim 2:5, Hebreos 9:23ss), es  a través de Él,  sacerdote y víctima,  como necesariamente se rinde culto a Dios.  Esta declaración de que el Jesús crucificado y resucitado es el Nuevo Templo de Dios, se recalca en el libro que cierra el Canon de las Escrituras cristianas.  Jesús se presenta como el verdadero templo de Dios en la Nueva Jerusalén que desciende del cielo:

“Y me llevó en espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la ciudad santa, Jerusalem, descendiendo del cielo, de Dios…  Y no vi en ella templo; porque el Señor Dios Todopoderoso y el Cordero, es el templo de ella” (Apoc. 21: 10, 22).

Estamos en tiempos de cambios vertiginosos, donde lo que era ya no es.  Por lo tanto, estamos en búsqueda de nuevas formas de ser, vivir y participar en la historia, que superen los las pasada estructuras y sistemas y que transformen la realidad.  Son los pueblos, inspirados y unidos a Jesucristo, la Piedra Viva,  que llegan a ser “piedritas vivas” para formar comunidades, que construirán las nuevas estructuras necesarias, donde se manifiesten los valores Reino de Dios (1 Pedro 2:5). Así y solo así, manifestaremos un estilo de vida cuya meta es la paz, justicia y gentileza en todas nuestras palabras y acciones. ¡Así nos ayude Dios!

4 Replies to “Cuando el desastre significa esperanza…el mensaje de Jesús”

  1. Gracias por el comentario. Ciertamente ese germen, como mencionas, ha manchado la historia humana en todas sus dimensiones, y hoy recogemos su fruto, con eventos lamentables como lo sucedido en París esta semana. Nos queda un largo trecho en esta lucha por hacer más humana la vida humana. Muchas bendiciones.

  2. Bien dices que la la injusticia corrompe las instituciones y sistemas. Ese germen crece en todas ellas: empresariales, gubernamentales, económicas y religiosas. Naciones enteras son víctima del genocidio, la violencia y la explotación. Palestinos, sirios, irakies. etc. son devorados por las ambiciones económicas de las potencias y las empresas que controlan los gobiernos imperiales. El desafortunado terrorismo contra inocentes es hijo del terror a que someten las injusticias y corrupciones que emanan de esos poderes imperiales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s