El amor…la llave maestra de la vida.

521753_10151418444631195_1936729319_n

Por Samuel Caraballo-López

Uno de los textos bíblicos para el domingo 31 de enero de 2016, cuarto domingo después de epifanía, lo encontramos en ICorintios 13:1-13. Este poema del amor, fue escrito a una iglesia que tenía todos los indicadores de éxito: crecimiento numérico, poder económico y dones espirituales extraordinarios. Sin embargo, y aunque parezca contradictorio, a esta iglesia le faltaba todo, porque le faltaba el amor.  

¿Por qué decimos que cuando nos falta el amor nos falta todo? Primero, el amor es lo que le da sentido a la vida (1-3). El amor es la plataforma en que se construye el sentido de la vida. Es el punto de partida de todo viaje hacia la excelencia y es el camino que nos mantiene en la excelencia. Es la fuerza que nos impulsa hacia el frente y es el antídoto a una vida vacía de sentido.

Segundo, el amor es el elemento constitutivo del carácter (4-7). No hay forma alguna de alcanzar la plenitud de tu potencial, si no abres tu vida al amor que ya nos ha sido dado (Romanos 5:5). El amor es el producto de una relación continua con Dios por medio de Jesucristo. De hecho, esta relación continua con Dios es la plataforma para construir toda relación humana de forma eficiente.

Finalmente, el amor es un tesoro sustentable, que nunca se acaba si lo utilizamos. Pablo nos dice que la profecía, la ciencia, el conocimiento tiene un final, sin embargo el amor nunca deja de ser.  A mí me parece que es importante para nosotros como creyentes del siglo XXI, comprender que el amor es el tinte que debe colorear, y a su vez validar como aceptable todo intento de dar a conocer a Dios, sea a través de los dones espirituales, de la palabra profética y de todo servicio cristiano.

Cuando nuestras acciones son dirigidas por el amor, cumplen sus propósitos mucho más allá de lo que planificamos… y en algún momento, quizás en el menos esperado, sus resultados retornan a nosotros con mayor plenitud de lo que imaginamos inicialmente.

Oremos para que podamos caminar inspirados por el nivel del amor que Dios ha derramado en mí y en ti por su Santo Espíritú. ¡Muchas Bendiciones!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s