Un ministerio y un legado en tierra extraña… David Caraballo-López (1955—2018)

David Caraballo

Por Samuel Caraballo-López

“Bienaventurados los muertos que de aquí en adelante mueren en el Señor. Sí–dice el Espíritu– para que descansen de sus trabajos, porque sus obras van con ellos” (Apoc. 14: 13).

David Caraballo-López, mi hermano menor,  dedicó más de 40 años de su vida a la predicación del evangelio. Nació en el Municipio de Cidra, al centro de la isla de Puerto Rico, el 2 de enero de 1955.  Es el hijo menor de una familia de 7 hijos, del Rvdo. Rufino Caraballo-Carmona (RIP) y Evangelista López Ortiz, quien aún vive y tiene 95 años. David es el primero que parte a la eternidad de esta cepa de hermanos (as).

David Caraballo, quien murió el miércoles 28 de febrero de 2018, a la edad de 63 años, emigró a la edad de 21 años a los Estados Unidos, sin conocer el idioma y la cultura norteamericana. Sus esfuerzos por aprender el idioma e insertarse en ese nuevo mundo de los Estados Unidos rindieron fruto, y por más de 40 años, laboró, sirvió y ejerció su ministerio pastoral en ese contexto.  Aprovechó las oportunidades que recibió y estudio con vehemencia para poder insertarse en la realidad norteamericana y servir con dedicación como pastor dentro de la Convención Bautista del Sur.

David estudio la Escuela Superior Isidro A. Sánchez del Municipio de Luquillo en su isla natal Puerto Rico.

Sus primeros pasos como creyente consciente, los dio en el 1971 en la Iglesia Samaria Evangélica, Inc., una iglesia de tradición pentecostal, en el Barrio Fortuna de Luquillo, Puerto Rico, bajo el liderato del Rvdo. Dionisio Filomeno.

Recuerdo aún, su encuentro por primera vez con Jesús en la década del ‘70, durante un gran avivamiento; el poder del Espíritu lo conmovió y se rindió compungido a los pies del Señor.  De ese momento en adelante, David comenzó a estudiar las Escrituras y a predicar, inspirado por el gran evangelista   “Yiye Ávila” (RIP).  Realizó cruzadas evangelísticas en diversos lugares y congregaciones de la isla. Sus primeros pasos como joven evangelista fueron gloriosos, y se movió en la isla y fuera de la isla con su mensaje.

En el 1974, David Caraballo, toma la decisión  de estudiar formalmente las Sagradas Escrituras, primeramente, en el Colegio Teológico del Caribe, de las Asambleas de Dios (anteriormente Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios) en Bayamón, donde fue estudiante interno. En el 1975, luego de año y medio de estudios teológicos, se traslada al Estado de New Jersey, USA, a trabajar y vivir con nuestra hermana mayor, María Ester.  Un año después y a raíz de un accidente laboral, que él consideró providencial,  reinicia sus estudios subgraduados en  Valley Forge Christian College, hoy  la Universidad de Valley Forge en Phoenixville, Pennsylvania, donde obtuvo su grado de BA en educación religiosa y ciencias bíblicas.

Luego de su graduación regresa en el 1980 a Puerto Rico, y se enamora María Zoraida González Rosario,  celebrándose su matrimonio el 11 de diciembre de 1982 en Luquillo, Puerto Rico.   Por 35 años Zory y David caminaron juntos de la mano, y solo la muerte como una “intrusa”, los pudo  separar.

Después de un año residiendo en la isla, David regresa a Pennsylvania a finales del 1983, junto a su esposa Zory. Pasado unos meses, toman la decisión de ubicarse en Pasadena, Texas, donde se integra como Pastor Laico con la Convención Bautista del Sur. Tres (3) años estuvo en Texas, antes de trasladarse al Estado de Florida, y comenzar  oficialmente su ministerio como pastor bivocacional en la Misión Hispana de Aloma Baptist Church.  En el 1987, es ordenado al pleno ministerio dentro de la Convención Bautista del Sur.

Pastorea, además,  la Iglesia Bautista Hispana de Altamonte Springs, en el Condado de Seminole, y luego funda la congregación Bautista Hispana de Winter Park, en el Condado de Orange, en el Estado de Florida. Mientras, ejercía su ministerio pastoral, trabajaba como Consejero en Salud Mental a tiempo completo durante 10 años con la organización Lakeside Behavioral Cares, Inc.

En noviembre de 1998, David acepta ser pastor de la Iglesia Bautista “La Voz de la Esperanza” en Robinson Church Rd, Charlotte, Carolina del Norte.  Es en esta congregación, donde estuvo por doce (12) años, que se desarrolla plenamente como Pastor Bautista.  Fue profesor del Fruitland Baptist Bible College en Carolina del Norte, desde el 2013 hasta poco antes de su enfermedad, y ejerció como tutor de estudiantes latinos en Trinity College of the Bible and Theological Seminary. Trabajó, además como “Parents Advocate” en las Escuelas Públicas de Charlotte-Mecklenberg, NC.

David fue un constante estudioso.  De hecho, tenía una de las bibliotecas personales más completas que he visto, muy especialmente su sección de Consejería y Cuidado Pastoral, que era el área ministerial que más le atraía, y que ejerció hasta su muerte.

Luego de sus estudios en la Universidad de Valley Forge en el 1980, continuó preparándose en varias instituciones de educación superior.  Estudio en el International Seminary en Plymouth, Florida, donde completó el Grado de Master en Teología.  También estudió en Liberty University donde obtuvo su Master en Consejería Pastoral en el 1995, y en el Biblical Life College and Seminary en Seymore, MO,  donde completó su Doctorado en Filosofía (Ph.D.) en Pastoral, Marriage & Family Counseling en 1997.  Nunca dejó de estudiar y se actualizaba constantemente, principalmente en el área de la Consejería Pastoral que era su pasión. Fue miembro activo hasta su muerte de The National Christian Counselors Association (NCCA). 

El Rvdo. Caraballo se distinguió por su estilo franco  y directo, que podía crear cierta incomodidad en algunos. Sus posturas teológicas, en ocasiones en disidencia con la ortodoxia cristiana, generaban inquietudes entre sus colegas, incluyéndome a mí. Aún con estas diferencias, nuestro vínculo familiar jamás se quebrantó.

David y los niños2

Hay algo que siempre distinguió a David, y fue su amor por los niños.  En cada una de las iglesias que pastoreó sus principales seguidores eran los niños.  El tenía un don especial  para comunicarse con estos miembros menudos de la congregación. Un ejemplo cercano de esto son mis nietos, Josué, Andrés y Samuel Alberto lo amaban y admiraban.  Siempre pensé que dentro de David había un niño “en cierne”, y que cuando menos los esperábamos hacia su aparición.

David era un humorista nato, y sabía utilizar el género del “chiste” de manera envidiable. Muchos lo recordamos por sus creativas ocurrencias, que dejaban “sin aliento” a los que no lo conocían y muertos de risa a sus amigos.  Sin embargo, era serio cuando predicaba la Palabra de Dios, y no temía defender con pasión sus convicciones.  Nunca tuvo temor en comunicar las enseñanzas que él entendía correctas, ante cualquier persona o foro donde participaba.

Recuerdo muy claramente una vez que me encontraba predicando en Winter Park Baptist Church, en el estado de Florida, invitado por él.  A mí se me ocurrió decir, que la filosofía individualista de la cultura norteamericana estaba impresa hasta en las caricaturas que veían los niños.  Y le dije a la congregación, que si  habían observado que Batman, Robin, Superman, Popeye, Mickey Mouse y el Pato Donald vivían solos.  Y pregunté–¿Saben ustedes  a qué se debe esto? David contestó en voz alta … *** (censurado-No lo puedo escribir, solo imaginen), provocando la risa de toda la audiencia y la sorpresa mía.  ¡Él era así!

David el humorista

Entre sus mayores virtudes estaba su fidelidad y amor por su compañera, esposa, asesora y confidente, Zory.  David, sabía poner límites apropiados entre su mundo privado y familiar y su mundo eclesiástico y ministerial.

Su compasión y solidaridad por los menos privilegiados le distinguían, y su compromiso con los países de donde provenían sus miembros era indiscutible. Para David, Centro América se convirtió en el foco de su labor compasiva, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Guatemala y México estaban siempre en sus conversaciones.  Solicitaba ayuda para las iglesias, pastores y familias de estos países, que él sabía que requerían apoyo humanitario y cristiano. Uno de sus anhelos, dado que no tuvo hijos biológicos, fue adoptar una niña que conoció en Centro América (Honduras), y que lamentablemente no pudo completar el proceso.

Como pastor, desarrolló un alto sentido de responsabilidad tanto con la labor de cuidado y servicio, como con el uso del púlpito.  Defendía a su congregación de los “lobos” que acechaban las ovejas.  No permitió que el mensaje del evangelio fuese denigrado por ninguno, y supo distinguir la “paja del trigo” en innumerables ocasiones.  Tenía un alto concepto de lo que era ser pastor.  Su vestir intachable en el púlpito, me recordaba a los pastores “afroamericanos”.  De hecho, era muy querido por la comunidad en general, porque para David el pastor era un “embajador de Cristo” y como tal tenía que vestir, vivir y proyectarse.

En su vida de pastor consejero, dio conferencias y talleres sobre matrimonio y familia en los Estados Unidos, Centro América y Puerto Rico. Su habilidad para manejar los temas más álgidos de la vida matrimonial lo hacian muy popular en los congresos y talleres de familia. Su franqueza hacia “sonrojar” a los más conservadores y “gozar” a los más liberales.

Para David, la predicación era la pieza central de cada culto. No era un predicador fuera de lo común, pero su combinación de estilo, presencia, autoridad y, sobre todo, apego a la Escritura (le fascinaba citar palabras en hebreo, arameo y griego), lo hacían destacarse. Cualquiera sea el texto indicado, David sabía acomodarlo para que trajera un mensaje de edificación a su audiencia.

David siempre creyó y valoró las Sagradas Escrituras.  Creía firmente en la Soberanía de Dios y que la Gracia de Dios era suficiente para la salvación de la humanidad. Solo Dios por medio de Cristo podia perdonar al pecador,  y la regeneracion y vida nueva solo era posible mediante  la muerte y la resurrección de Cristo.

David de adolescente fue un “rebelde”, pero pudo canalizar la energía de esa insurgencia para realizar un ministerio comprometido con Jesucristo en los Estados Unidos.  Es bueno decirle que él nunca pastoreo en su tierra natal, aunque lo anhelaba.

Aunque dominaba el idioma inglés tanto escrito, leído y hablado, prefería predicar en su idioma vernáculo. El inglés lo utilizaba para defender a su pueblo, los hispanos, especialmente a aquellos inmigrantes sin papeles, que eran asediados por agencias federales y que necesitaban el  apoyo incondicional de este ministro del evangelio. De hecho, en sus participaciones en la Convención Bautista del Sur, cuando se sentía molesto porque  vislumbraba algún signo de discriminación o menosprecio hacia algún compañero pastor, levantaba su voz y  no guardaba silencio frente a dichas afrentas.

Cierro esta breve reseña con las sinceras palabras de una de sus amigas (Edna González):

“Tu partida, Rev. Dr. David Caraballo, ha sido un acontecimiento que nos ha dejado impactado a todos aquellos que te conocíamos. No es fácil pronunciar algunas palabras tras tu ” mudanza” al lugar de eterna gloria porque me he quedado en “shock’”.

“La vida es así, las cosas pasan de repente sin que lo esperemos. Dejas amigo mío, un gran ejemplo para todos y nos queda el recuerdo de ti. Tus grandes y profundas enseñanzas bíblicas, tus consejos, y aún tu buen sentido de humor. Siempre te recordaremos con gozo porque tú eras así. Gracias por enseñarnos tanto. Nos hará mucha falta David pero ahora sabemos que duermes en paz y que un día no muy lejano el Señor te ha de despertar junto con los santos que “duermen” en Cristo. Amigo, en esa gloria que estás no existen, la tristeza, el llanto, el dolor ni las quejas. Hoy no me despido de ti diciéndote no adiós, sino te digo Hasta Luego, David!”

¡Descansa mi hermano David, en los brazos del Señor!

One Reply to “Un ministerio y un legado en tierra extraña… David Caraballo-López (1955—2018)”

  1. Una excelente reseña que me ha dado la oportunidad de conocer la calidad de ser humano que era David. No tuve el privilegio de conocerlo personalmente, pero el solo saber que era tu hermano, es garantía de honestidad y verticalidad.
    Nada, se adelantó camino a la eternidad.
    Mi más sincera expresión de condolencias para ti y toda la familia, su congregación, amigos y allegados. Un abrazo solidario. Bendiciones.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .