¡Auch! El dolor que nos madura


poda de la uva

Por Samuel Caraballo-López

INTRODUCCIÓN

El texto del 2 de abril de 2021, quinto domingo después de resurrección y cuadrigentésimo décimo tercer (413) día de lockdown por el COVID-19, nos presenta una hermosa metáfora en la que Dios el Padre se ve como agricultor, a Jesús como la vid (la planta de uva) auténtica, y sus discípulos como los sarmientos (Juan 15:1-8). Los sarmientos son los vástagos de la planta de uva, del cual brotan las hojas, los zarcillos y los racimos. Me gusta mucho este pasaje por el significado que a tenido en mi peregrinaje como discípulo de Jesucristo, además me agrada mucho las tareas agrícolas.

Sarmiento2-copia

DESARROLLO

Los versos de Juan 15: 2, 4 y 6 me llaman la atención y quiero ponerlos tanto en griego que es su idioma original (tomado del Nuevo Testamento Interlineal Griego-Español) como en español, para beneficio de mis lectores que le gusta el análisis gramatical de los textos bíblicos:

Verso 2, Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo levanta; y todo el que lleva fruto lo limpia para que lleve más fruto (BTX).

2 πᾶν κλῆμα ἐν ἐμοὶ μὴ φέρον καρπὸν αἴρει αὐτό, καὶ πᾶν τὸ καρπὸν φέρον καθαίρει αὐτὸ ἵνα ⸂καρπὸν πλείονα⸃ φέρῃ .

Verso 4, Permaneced en mí, y Yo en vosotros.  Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí (BTX).

4 μείνατε ἐν ἐμοί, κἀγὼ ἐν ὑμῖν. καθὼς τὸ κλῆμα οὐ δύναται καρπὸν φέρειν ἀφʼ ἑαυτοῦ ἐὰν μὴ ⸀μένῃ ἐν τῇ ἀμπέλῳ, οὕτως οὐδὲ ὑμεῖς ἐὰν μὴ ἐν ἐμοὶ ⸀μένητε.

Verso 6, A no ser que alguien permanezca en mí, es echado fuera como el pámpano sin fruto, que se seca.  Y los recogen y lo echan al fuego, y arden (BTX).

6 ἐὰν μή τις ⸀μένῃ ἐν ἐμοί, ἐβλήθη ἔξω ὡς τὸ κλῆμα καὶ ἐξηράνθη, καὶ συνάγουσιν αὐτὰ καὶ εἰς τὸ πῦρ βάλλουσιν καὶ καίεται.

La primera parte del verso 2, la segunda parte del verso 4 y el verso 6 plantean una advertencia a los que dicen ser seguidores o discípulos de Jesús. El fruto (καρπὸν) verdadero solo puede venir de la vid verdadera.  Es decir, el fruto que necesitamos producir como iglesia solo puede venir de Jesús, de quien nos hacemos parte al responder por medio de la fe, luego que el Padre nos “arrastra” hacia Jesús (Juan 6: 44).  La expresión utilizada por Juan sobre la obra de “arrastre” (muy común en las formas de pescar antigua) que hace el Padre en la persona que esta moral y espiritualmente muerto, nos ilumina en cuanto a la función de la gracia.

Se pueden simular frutos, sin embargo, estos no serán aceptables a Dios, y mucho menos surtirán el efecto deseado en el mundo, porque no provienen de la vid verdadera.

Imagen titulada Grow Grape Vines Step 12

Por otro lado, cuando combinamos el verso 2, 4, y 6, encontramos que algunos pámpanos que estuvieron pegados de la vid se desgajaron y dejaron de recibir la savia que los hace crecer, desarrollarse y producir los frutos de Jesús.  ¿Qué ocurre con estos pámpanos que se han desgajado?  El verso 6 nos dice que estos dejan de dar los frutos de Jesús, se secan y son echados al fuego. 

En la alegoría de la viña que nos habla Isaías 5: 1-7, el problema fue que las vides produjeron, en lugar de uvas, “agrazones”,  que es una degeneración de la uva en la que nunca se alcanza la madurez y se hace imposible su consumo. Esta situación de no producir el fruto esperado hace que el Señor de la viña la deseche, tomando como medida abandonar por completo la misma, quitando el vallado y derribando la cerca, para que fuese consumidas y arrasadas por las bestias del campo (Isaías 5: 5).  La expresión final del profeta nos llama la atención y nos conmueve:

Esperaba equidad, y he aquí iniquidad, Rectitud, y he aquí acritud!” (Isaias 5: 7b).

De igual manera, el Agricultor, que es Dios el Padre según Juan, levanta, quita o elimina (airó) el pámpano improductivo (verso 6).  La diferencia con el relato de Isaías es que la viña que produce “agrazones” es desechada por completo; sin embargo, en el evangelio de Juan, no se elimina la vid, sino los pámpanos improductivos en forma particular.  De hecho, todas las veces que este término  aparece en Juan se traduce “quitar” (vea Juan 10:18; 16:22) (αἴρει, αἴρω en el léxico griego puede significar también, levantar, subir, llevar).

El verso 6 nos menciona cinco (5) consecuencias para el pámpano que se desgaja de la vid verdadera:

(a) es echado fuera por no producir frutos,

(b) se seca,

(c) los recogen,

(d) los echan en el fuego,

(e) y arden.

Ahora bien, por otro lado, se nos habla del pámpano que produce fruto, y que es limpiado (podado) ( καθαίρω =”kathairó“) para que produzca más fruto (verso 2).  Es importante recordar al lector que solo cuando las ramas estériles o “chupones” son podados, la savia, que es la sangre de la planta, puede fluir sin desviarse, a través del xilema y floema, hasta a los tejidos de las ramas fértiles haciendo que estas produzcan frutos abundantes, sanos y atractivos al paladar humano. Si no se podan las ramas estériles, la savia se desvía hacia estas sin producir fruto alguno.

APLICACIÓN

La agricultura es una ciencia y un arte que genera grandes experiencias a aquellos quienes la practican. Una verdad que brota de la práctica agrícola es que la formación y “poda” del árbol es clave para maximizar la eficiencia de la producción de sus frutos. Solo te advierto que hay diversos tipos de podas, y  que se requiere cierto peritaje para no hacerle daño a la planta.

He aprendido mucho en la siembra de tomates.  Esta baya tan nutritiva requiere un cuidado especial, que incluye la poda continua de los “chupones” que surgen en las axilas de las ramas.  Estos pequeños brotes son la causa de que la baya del tomate no crezca y se desarrolle.

Tomates 3

Cada mañana examino las plantas y elimino todos los “chupones” que surgen.  Estos pequeños brotes desvían la sabia, evitando que llegue hasta los ramilletes de tomates que crecen en las ramas. Esta experiencia me ha hecho pensar mucho sobre mi vida delante de Dios.  

Al meditar sobre esta metáfora de Jesús en el evangelio de Juan 15: 1-8, me he preguntado, ¿qué cosas están impidiendo que yo como servidor de Jesucristo produzca mayor y mejor fruto que alimente a un mundo necesitado de trascendencia y madurez? ¿A qué se debe que mi ministerio no produzca en la gente (algunas veces en la misma familia) anhelos de conocer a Jesucristo? Quizás alguna de las siguientes ramas estériles pueda estar en tu vida: prácticas contrarias al Evangelio, vicios, falta de perdón a otros y a ti mismo, relaciones indebidas, orgullo, ideologías materialistas y prácticas personales incorrectas, creencias heréticas, recuerdos que te esclavizan a tu pasado, resentimientos, actitudes inadecuadas, entre otras.

Estas mismas preguntas las haré de forma colectiva y contextual, ¿cómo podemos siendo la Iglesia del Señor en este siglo XXI producir en la gente apetito hacia las cosas divinas? Jesús establece que la única forma de producir mucho fruto está en permitirle a Él que haga de mi vida su hogar, y que realice “podas” en mi vida que remuevan las ramas estériles que desvían Su fluir en mí (Juan 15: 7, 14).

Te invito a que te hagas las siguientes preguntas: ¿Qué ramas estériles de nuestras congregaciones (programas, prácticas, culturas, dogmas, etc.) están consumiendo la savia de Dios e impidiendo que lleguen a las ramas fértiles y produzcan fruto? ¿Cómo realizar la “poda” de las ramas estériles sin hacerle daño al árbol? Todos esos “chupones” estériles necesitan ser quitados por un agricultor experimentado como es el Padre, para que la savia de Cristo fluya con libertad en la vida y ministerio de la Iglesia.

Yo estoy seguro de que Dios continuamente realiza procesos de poda en su Iglesia, especialmente entre aquellos que le siguen.  Quizás lo que nos falta es hacernos conscientes cuando están ocurriendo estos procesos. Estos, que ocurren más veces de lo que nos percatamos, tienen como propósito conducirnos hacia la madurez y producir muchos frutos que honren el nombre de Jesucristo.

Hoy te invito a agradecer al Señor su gran amor para contigo, porque a través del proceso de “poda”, el volumen y calidad de tus frutos aumenta, Dios es glorificado y tu identidad como discípulo confirmada.    ¡Ah…se me olvido decirte que la poda puede doler!  Bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .