Inclusión vs. Exclusión… Jesús responde a una madre idólatra

La madre sirofenicia

Por Samuel Caraballo López

El texto del 9 de septiembre de 2018, decimosexto domingo después de Pentecostés, lo encontramos en Marcos 7: 24-37.  Este texto levanta pasiones cuando se estudia con profundidad, e inclusive, algunos pretenden criticar a Jesús por sus expresiones hacia la mujer cananea, cometiendo anacronismo.  Te invito a examinar conmigo el relato del evangelista Marcos.

Jesús se retira a Tiro y Sidón territorio gentil a descansar y meditar con sus discípulos (verso 24).  Parece ser que las multitudes de ese sector habían escuchado sobre Jesús y acudían a Él.  Muchos habían sido sanados y se convertían en los principales promotores del ministerio de Jesús.  Así que su fama se había hecho notoria en estos lugares no judíos (Marcos 3: 8).

La intención de Jesús al llegar a esta región, que no formaba parte del territorio de Israel (por cierto, no le pidieron pasaporte para acceder a este territorio extranjero), era quizás poder pasar inadvertido y así poder tener un tiempo de descanso y meditación (verso 24). Lamentablemente para él, aún en territorio gentil su fama se había difundido.

Una mujer extranjera (cananea) con una situación familiar es la primera que irrumpe y altera los propósitos de Jesús y sus discípulos (verso 25). Es interesante la explicación de Mateo para justificar el que Jesús no quería atender a aquella mujer griega de idioma y sirofenicia de nación:

“No fui enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel.” (Mateo 15:24)

La pregunta obligada a Mateo es, ¿y qué hacía Jesús entonces en dicho territorio?  Pienso que Mateo redacta las palabras de Marcos para suavizar el impacto de la respuesta de Jesús a esta mujer.

La respuesta que ofrece Marcos, aunque fuerte,  es mucho más esperanzadora, y congruente y posible que la de Mateo:

“Deja primero que los hijos queden satisfechos, porque no está bien quitar el pan de los hijos y echarlos a los perros.” (Marcos 7: 27)

La expresión de Marcos establece cierto orden en el actuar de Jesús.  Este es el tiempo de Israel (los hijos primero), pero el tiempo de ustedes llegará.  Es decir el ministerio de Jesús, aunque estaba centrado en Israel, tenía en sus planes también atender a los pueblos paganos. Pero todo en orden.  De hecho, Israel no estaba preparado aún para ver al Mesías atendiendo a otros pueblos paganos.  Marcos deja claro que los pueblos paganos estaban contemplados dentro del plan de la proclamación de las buenas noticias del reino.

Ahora bien, esta mujer no podía esperar la segunda ronda.  El momento de la sanidad de su hija no podía esperar el plan sistemático de Dios:

“Señor, también los perros debajo de la mesa comen de las migajas de los hijos.” (Marcos 7, 28). <Así que mientras los hijos se sacian, yo estoy aquí como los perros que están esperando debajo de la mesa las migajas que caen>.

Es importante entender la naturaleza de las ciudades de Tiro y Sidón.  Primero estas ciudades eran emblemáticas por su idolatría.  En el evangelio de Mateo Jesús contrasta la actitud de las ciudades de Corazín y Betzaida de Galilea:

¡Ay de ti Corazín! ¡Ay de ti Betzaida! Porque  si en Tiro y Sidón se hubieran hecho los milagros que se hicieron en vosotras, hace tiempo que se habrían arrepentido en cilicio y ceniza.  Por eso os digo: En el día del juicio habrá más tolerancia para Tiro y Sidón que para vosotras (Mateo 11: 21-22).

Esta expresión de Jesús sobre Tiro y Sidón habla de la pobre calidad de vida espiritual de esta región. Así que las palabras de Jesús en su contexto son claras expresiones de su rechazo a la práctica de la idolatría tan aferrada en las poblaciones aludidas.  La compasión no fomenta la impunidad, sino que busca la restauración del pecador.

mapa tiro damasco

Esta mujer era sirofenicia (cananea) de nación y su idioma era el griego.  Esta aclaración es clave para entender el pasaje y descifrar el significado de este relato.  Esta mujer, que parece estar sola, tenía una hija “endemoniada”.  Su adorado tesoro, su hija, se encontraba en poseída por un espíritu inmundo, que amenazaba su vida.  Su petición era clara… “sana a mi hijita”.

Jesús frente a la insistencia de la madre cananea, altera según Mateo su agenda con los paganos, y según Marcos responde compasivamente a la insistencia, fe y réplica de esta pagana.  Ella creyó en Jesús y en su poder milagroso, sin entender las Escrituras, sin argumentos apologéticos.

No hay duda de que este relato de Marcos nos evoca el actuar de Israel durante la conquista de las ciudades estados de Canaán, que eran totalmente idólatras.  El texto bíblico y la evidencia histórica nos hablan de una conquista sangrienta (Josué caps. 6 al 12).  Sin embargo, ahora Jesús actúa movido por la misericordia, utilizando su poder, no para destruir los cananeos, sino para vencer aquellas fuerzas malignas que también atormentaban la vida de uno de los descendientes de estos pueblos marcados por la idolatría.

Esta madre pagana e idólatra, reconoció que solo Jesús podía liberar a su hija de aquel demonio que la poseía. Jesús es claro:

Y le dijo: Por esta respuesta, anda, el demonio ha salido de tu hija.  Y al llegar a la casa, halló que el demonio había sido echado fuera y a la niña acostada en la cama (Marcos 7: 29-30).

Hay varios aspectos que nos llaman la atención en la narración de Marcos:

  1. Primero, esta mujer cananea tiene una fe que se sostiene en lo que había escuchado que Jesús hacía en Galilea (Marcos 3, 8). No podemos determinar por el relato la naturaleza del conocimiento que tenía sobre Jesús, tampoco conocemos el proceso o etapa de fe en que se encontraba.  Así que su fe en Jesús proviene de la información fragmentada que le había llegado, y de la necesidad imperiosa de ver sana a su hija.
  2. Recordemos que es una mujer pagana e idólatra, esta fuera del “pacto”, de la Torá, de las Escrituras y mucho menos de la nación de Israel.  Entonces, ¿puede haber fe en aquellos que no conocen del todo a Jesús?  Por supuesto que sí y el relato nos da la respuesta.
  3. Jesús responde a la fe de esta madre con compasión y la misericordia. La misericordia de Dios es más grande que todos los prejuicios, sean étnicos, raciales, sexuales, sociales, intelectuales, etc. (2 Corintios 1: 3-5)
  4. El milagro divino no significa el aval a la conducta o práctica del recipiente. Es decir, el milagro es una respuesta de la misericordia de Dios, y no significa que se este endosando la creencia o conducta, cual sea, del ser humano que recibe el milagro.
  5. El amor de Jesús hacia el ser humano es independiente a su pecado.  Sin embargo, un milagro cuando se reflexiona, es una invitación a la conversión,  a dejar mi camino equivocado y seguir el camino del autor del milagro.

Marcos pretende contestar, ¿Quién es Jesús?  La respuesta es clara, es aquel que impulsado por su compasión utiliza su poder, sin mirar tu procedencia y rompiendo sus esquemas programáticos, para vencer las fuerzas del mal que pretenden esclavizar tu vida y la de los tuyos, para que seas libre para seguirle.  Muchas bendiciones.

4 Replies to “Inclusión vs. Exclusión… Jesús responde a una madre idólatra”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.