LA BIBLIA Y LA INMIGRACIÓN: LAS NUEVAS POLITICAS MIGRATORIAS EN LOS ESTADOS UNIDOS Y SUS TERRITORIOS

Por Rvdo. Samuel Caraballo-López, Ed. D., D. Min.

“Las normas que favorecen únicamente los intereses de un grupo o de varios, en detrimento de los restantes, son normas injustas, y la sociedad que se orienta por ellas sin pretender una transformación, es a su vez una sociedad injusta.”  Adela Cortina, 1998.

Introducción

Agradezco a los organizadores de este singular evento, encabezado por el Rvdo. José Eliú Rodríguez García, Director de la Oficina de Capellanía Universitaria,  de la UIPR, Recinto de Barranquitas y a la Dra. Vilma Pizarro Santiago, por  la invitación que han tenido a bien hacer a mi persona en representación de la Universidad Teológica del Caribe, para participar en el mismo. 

La UTC es una institución de educación teológica de tradición pentecostal y ubicada en el Municipio de Trujillo Alto que comprende cinco (5) Programas educacionales como son los Institutos Bíblicos, la escuela de Bachillerato en Artes, el Programa en línea que tiene estudiantes en diferentes partes del planeta,  la Escuela graduada con sus programas de Maestrías en Artes y Divinidad, y el Doctorado en Ministerio (D. Min) en consorcio con The Pentecostal Theological Seminary en Cleveland, TN.  Represento a una facultad de 72 profesores, más de 600 estudiantes y a una comunidad eclesiástica a lo largo y ancho de la isla y fuera de esta.

El Debate Migratorio

En los pasados años el “debate migratorio” en los Estados Unidos se ha complicado, y posiblemente llegó a su punto más álgido el pasado verano de 2018, al desencadenarse una agria disputa que ha tomado ribetes internacionales sobre los emigrantes centroamericanos en la frontera sur de los Estados Unidos. Es importante clarificar que, aunque el problema se ha agudizado bajo la actual  administración la debacle del sistema migratorio norteamericano comenzó hace mucho tiempo atrás. 

Lo particular de la administración del presidente Donald J. Trump es que ha establecido  una política pública de “cero tolerancia” inmigratoria, orquestada por la Oficina del Procurador  General y llevada a su ejecución por el Departamento de Seguridad Nacional.  Esta política pública ha  criminalizado  todo  intento de cruzar la frontera, y “demonizado” a toda familia, que se acerque a las fronteras sur de los Estados Unidos, aun cuando su única intención sea buscar una mejor calidad de vida para sus componentes que viven en extrema pobreza, y con altos riesgos de ser víctimas de violencia en sus países de origen.   Esta situación, que la propaganda mediática gubernamental ha intentado “invisibilizar”,  ha separado familias completas creando una situación de alerta humanitaria, que lamentablemente se ha politizado, desviando la atención de las verdaderas causas y efectos del problema.

Como cristianos que deseamos vivir de acuerdo con los preceptos establecidos por nuestra fe, somos tentados a caer presos en este laberinto mediático existente. De hecho, este es el problema que ahora muchos confrontan. ¿A quién le hacemos caso; A CNN o Fox News, a NPR, Breitbart o Hoffmeier y el Center for Immigration Studies?

De igual forma la propaganda mediática gubernamental ha utilizado, la tradición bíblica y teológica para intentar convencer a los sectores conservadores del país, y que respaldaron al incumbente durante los comicios del año 2016, que todo lo que se ha hecho con los inmigrantes es correcto. De hecho, está propaganda gubernamental ha hecho uso de las Sagradas Escrituras para justificar actos que atentan contra la misericordia y justicia que se debe manifestar  hacia los extranjeros.  Las declaraciones hechas por los portavoces del Gobierno del Presidente Trump, utilizando textos bíblicos con “nuevos” significados que justifican las acciones gubernamentales en contra de los inmigrantes, nos obligan a los creyentes y seguidores de Jesucristo a responder, con el propósito de aclarar la visión bíblico-teológica de las Sagradas Escrituras sobre el tema, y que es principalmente acogida por Jesús de Nazaret y su iglesia.

La exposición que presentaré a continuación es una síntesis del trabajo educacional realizado por este servidor, junto a mis hijos,  Samuel Luis con sus escritos en su blog “Corriendo para Ganar, y  Zahil en la Iglesia Presbiteriana “The Grove” (PCUSA) en Charlotte, NC, en respuesta a los acontecimientos suscitados en los meses de junio-julio de 2018.

La Biblia y el inmigrante

Como parte de la propaganda gubernamental se ha intentado equiparar los sistemas legales modernos de inmigración con el texto bíblico.  El primer recurso utilizado son los trabajos del Dr.  James K. Hoffmeier, académico norteamericano de Antiguo Testamento de Trinity Evangelical Divinity School, presentado en su libro The Immigration Crisis: Immigration, Aliens, and the Bible (2009).  Según el académico, el término “ger”  que se traduce como extranjero, se refiere a “una persona que entraba a Israel, y que seguida de un proceso legal obtenía reconocimiento como residente extranjero”.  Por otro lado, el término “nekhar” se refiere a un forastero que estaba de paso por la tierra de Israel sin la intención de tener residencia, o que quizás venía a trabajar temporeramente.”  El problema que plantea Hoffmeier es que solo aquellos inmigrantes legales, llamados  “ger”  eran cubiertos por las ordenanzas de la Torá. Es decir, el deber de no oprimir a los extranjeros que plantea claramente la Ley de Moisés solo aplicaba a las personas que habían obtenido la aprobación legal para estar dentro de las fronteras de Israel.  Por otro lado los “nekhar” o “zar” por ser “ilegales”  no gozaban de dicho privilegio.

¿Qué nos dicen las Sagradas Escrituras sobre el trato que el pueblo de la Alianza debía tener hacia los extranjeros y forasteros que vivían o  se acercaban a sus fronteras y comunidades?

Primero, permítanme aclarar los términos hebreos que se traducen como  forasteros, extraños, peregrinos o extranjeros utilizados en el Antiguo Testamento y su significado. 

El problema que tiene la “interpretación” de Hoffmeier, discutida anteriormente, es que las palabras hebreas para describir los extranjeros (ger, toshab, nekhar y zar) no corresponden directamente a las distinciones que se encuentran en los complejos “sistemas legales” actuales. La noción de “inmigrante ilegal” es un invento muy reciente. De hecho, no hay nada en la Biblia que se asemeje a las leyes de inmigración y control de fronteras como las conocemos hoy.

En las Sagradas Escrituras no hay reglas que penalicen la entrada no autorizada de los extranjeros o el trabajo sin un permiso. Tampoco existe ninguna institución facultada para emitir “visas” o adjudicar solicitudes de estatus de refugiado, y mucho menos no se crea una fuerza de deportación para expulsar regularmente a personas inmigrantes indeseadas. Por cierto no existe en la Biblia ningún edicto o política pública para separar las familias, o simplemente para desalentar a los extranjeros de cruzar las fronteras existentes.  El concordismo hecho por el Dr. Hoffmeier, acompañado de un procronismo rampante atenta contra los más sanos principios de interpretación bíblica.

Estas definiciones del Profesor Hoffmeier han sido acogidas por the Center for Immigration Studies,  una organización cuya devoción es reducir la emigración en los Estados Unidos, y que goza del aval de la administración actual.  Aunque no tenemos idea de que “Fuente” el Dr.  Hoffmeier obtuvo dichas definiciones, estas se han utilizado para sostener la reflexión de la Administración Actual y justificar el trato que se les ha dado a los inmigrantes en la frontera Sur de los Estados Unidos.

El mejor ejemplo del uso de “nekhar” se encuentra en el libro de Ruth para referirse a esta mujer moabita, sin las connotaciones que el Dr. Hoffmeier dice tener. La realidad es que  los términos “ger”, “toshab”,  “nekhar” or  “zar” que se usan en el AT  para referirse a diversos tipo de extranjeros en Israel.   Creo que una mejor explicación de estos términos sería que los términos “ger” y “toshab” se refiere a uno que es de un país extranjero y que no es nacido en el lugar donde habita;  mientras que los términos “nekhar” y “zar” se refiere a uno que es de sangre extranjera o descendiente de extranjeros. En otras palabras, la diferencia entre los términos es una de ubicación o de herencia, y nada tienen que ver con su estatus legal.

Así que podemos decir que los términos “ger”, “toshab” “nekhar” y “zar” no se refieren a extranjeros o forasteros legales o ilegales, sino a todo extranjero o descendiente de extranjeros que vivía o llegaba a Israel sin implicaciones a su estatus legal o ilegal.

           (a) El trato que debía tener Israel hacia los extranjeros o forasteros

Hay al menos cinco (5) textos entre los muchos existentes que nos servirán de foco para comunicar esta enseñanza.

No maltrataras ni oprimirás al extranjero, porque extranjeros fuisteis
vosotros en la tierra de Egipto (Exodo 22: 21).

Y no angustiarás al extranjero; porque vosotros sabéis cómo es el alma del extranjero, ya que extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto (Exodo 23: 9).
 
LCuando algún extranjero habite contigo en vuestra tierra, no lo oprimiréis.  Como a uno nacido entre vosotros os será el extranjero que resida con vosotros.  Lo amarás como a ti mismo, porque extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto. Yo, YHVH vuestro Dios (Levítico 19: 33-34).
… porque YHVH vuestro Dios es Dios de dioses y Señor de señores, Dios grande, poderoso y terrible, que no hace favoritismo ni admite soborno, que hace justicia al huérfano y a la viuda, y ama al extranjero, dándole pan y vestido.  Amareis pues al extranjero, porque extranjero fuisteis vosotros en la tierra de Egipto (Deuteronomio 10: 17-19). 
“No torcerás el derecho del extranjero ni del huérfano, ni tomarás en prenda la ropa de la viuda, sino que te acordarás que fuiste siervo en Egipto, y que de allí te rescató YHVH tu Dios; por tanto, yo te mando que hagas esto.” (Deuteronomio 24: 17 )

Trato a los Inmigrantes & Refugiados en la Biblia

El Planteamiento fundamental de los textos de la Tora presentados nos dice que tanto el para “ger” (+ 60 veces en la Tora) o “toshab” como “nekhar” o “zar” son motivos de la misericordia de Dios, y como tal se le requiere a Israel, como parte de la alianza, no explotar al extranjero o forastero que vive entre ellos o se acerca a sus fronteras.  De hecho, a los que viven entre ellos los deben tratar como a los naturales Israelitas (ezrah-localmente nacidos).  A aquellos que se acercan a sus fronteras sea con la intención de intercambio de bienes o negociación o para integrarse entre los nativos, no deben ser motivo de engaño, ni opresión, al contrario, los Israelitas deben ser hospitalarios dándole pan y vestido.

El recuerdo del sufrimiento colectivo de Israel en Egipto debe ser aprendizaje para el trato con los extranjeros que se acercan o viven en su tierra.

            (b) ¿Qué nos dice Jesús sobre el trato a los extranjeros o forasteros?

En el NT se encuentran tres (3)  términos griegos relacionados a los inmigrantes a mencionar: Las palabras griegas  son xenos, paroikos y parepidemos. Estos términos se refieren a gente o cosas que vienen de otras partes y pueden parecer fuera de lugar o no tener estatus.  Los términos en español equivalentes a estos términos griegos son: extranjero, forastero, extraño y peregrino.

Mateo 25: 35

El término utilizado cinco veces para referirse al forastero en el pasaje de Mateo 25: 35-41 es xenos. De hecho,  el término Xenos y su raíz verbal xenizo se refiere a algo que es extraño y no es bienvenido (Hechos 17:20; Hebreos 13:9).  La palabra “xenofobia”, que significa temor o desagrado ante algo extraño, viene de esta palabra griega. 

El Nuevo Testamento tiene la palabra hospitalidad como punta de lanza de la actitud de los cristianos hacia los extranjeros. La palabra griega para hospitalidad es philoxenia, literalmente, “el amor a los extraños”.  No es particularmente difícil amar a nuestros amigos, incluso el recaudador de impuestos y los paganos de la época de Jesús hicieron eso, pero Cristo nos llama a amar a los extraños (xenos). Para nosotros, incluso cuando eso desafía radicalmente nuestras normas culturales. 

Porque tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber, fui forastero y me acogisteis, desnudo, y me cubristeis; estuve enfermo y me visitasteis; estaba en prisión y vinisteis a Mí (Mateo 25: 35-36).

Por otro lado, las enseñanzas de Jesús sobre los extranjeros (xenos) adquieren un sentido más amplio y contextualiza el concepto de tratar como a nativos a los inmigrantes que llegan a la tierra (Levítico 19: 33-34).

En Mateo 25, hay una instrucción dramatizada sobre lo que el creyente tiene que hacer frente al inminente juicio que le espera. Este pasaje, que solo el evangelista Mateo relata,  pretende a través de la narrativa demostrar el alcance del servicio y la misericordia que debe tener un seguidor de Jesús.

            (c) Análisis de la instrucción dramatizada del juicio final

La escena de esta perícopa describe una visión del juicio final en la que están reunidas todas las naciones, pero dicho juicio no es al colectivo, sino personal.  En este juicio están reunidos todos los seres humanos, y se presentan las normas para juzgar la conducta personal con relación al necesitado. ¿Cómo debo actuar como creyente en Jesucristo frente a la necesidad o injusticia?

En esta escena imaginaria se toman las categorías de la visión rabínica judía  que divide a los seres humanos en el día del juicio.  En esta concepción se dividen los seres humanos entre ovejas y cabras, los primeros a la derecha y los segundos a la izquierda (verso 32).  ¿Cuál es el criterio para separar a los participantes del juicio en ovejas y cabras?  El juicio tiene dos criterios: “a mí lo hicisteis” (verso 40) y “a mí no lo hicisteis” (verso 45)Lo particular de este juicio es que Jesús se identifica tanto con aquel a quien se le presta un servicio de misericordia como con aquel a quien se le niega dicho servicio.

Estos dos únicos criterios nos demuestra que estamos ante una  construcción teológica de Mateo, cuya intención es responder a una situación específica de su contexto.  La iglesia de Mateo había descuidado el servicio al indigente, incluyendo a los extranjeros no gratos (xenos) con todo lo que esto implicaba.  Sin duda los juzgados, los de la izquierda y la derecha,  no tenían, previo al juicio, una idea del criterio de evaluación que utilizaría el Rey en dicho juicio (vea verso 37 y 44).

El texto incluye entre los necesitados a los inmigrantes (verso 35). El texto de Mateo se vincula con las enseñanzas de la Torá, cuando acogemos con misericordia al forastero, JESÚS dice que lo estamos acogiendo a Él.  Las enseñanzas de la Torá de acoger al forastero, no explotarlo, y tratarlo como a un nativo, ahora se considera una expresión de la fe en Jesús.

Jesús iguala en importancia el amor a Dios  (Deut. 6:5) y el Amor al prójimo (Lev. 19: 18).  Lo deberes hacia Dios, tienen igual peso que los deberes hacia el prójimo.  No podemos hacer diferencias.  El juicio del discípulo, en el contexto de esta instrucción dramatizada de Mateo 25, será basado en la respuesta de amor hacia el prójimo, especialmente al indigente.  El culto cristiano sin obras cotidianas  de servicio por amor a Jesús es incompleto.  Toda adoración y culto a Dios  tiene su complemento en el servicio amoroso al prójimo en necesidad por cada seguidor de Jesús.  Es decir, el culto y el servicio son de un “pájaro las dos alas.”

Por otro lado, cuando los que nos llamamos creyentes nos negamos a hacer misericordia, estamos repudiando a Jesús a quien decimos seguir como cristianos.  Cuando una nación que se autodenomina cristiana y rechaza en acoger al forastero (xenos) que llega a sus fronteras, está negando los postulados fundamentales de la fe cristiana, que son la hospitalidad, la misericordia y la justicia; es decir rechaza a Jesús.  El texto de Mateo es claro y directo, el no acoger hospitalariamente al inmigrante que llega a nuestras fronteras y comunidades es una clara negación a Jesús, a quien decimos servir.

¡Cuando  damos un servicio necesario al indigente…lo estamos dando a Jesús!  Este es el núcleo del fundamento ético de Jesús. 

Conclusión y Recomendaciones

A luz de lo discutido en este escrito podemos establecer algunos principios cristianos que deben ser considerados a la hora de establecer las políticas migratorias en los Estados Unidos:

            (a) Se deben proteger las fronteras en forma consistente con los valores humanitarios.

            (b) Se debe impulsar una reforma inmigratoria con base en la familia, de tal forma que se reduzca el tiempo de espera  de separación entre las familias, y se fomente la reunificación de estas en tiempos límites.

            (c) Se deben crear vías legales para los trabajadores y sus familias.  Que se establezcan mecanismos legales que permitan que los trabajadores foráneos que sean necesarios  puedan entrar al país en “fast track”,  y puedan ser utilizados por aquellos empleadores que los requieran, desanimando el tener que cruzar las fronteras ilegalmente.

            (d) Que se pueda agilizar la legalización de los inmigrantes indocumentados (cerca de 12 millones)  que ya están en territorio norteamericano.

¡Muchas bendiciones!

 

Bibliografía

Brueggemann, Walter. Interrupting Silence: God Command to Speak Out.             Louisville, KY: Westminster John Knox Press, 2017.

Caraballo, Samuel L.  “Familias separadas en la frontera sur: un llamado a la          reflexión evangélica”.  Corriendo para Ganar (blog).  Accesado en junio 24     de 2018,  https://corriendoparaganar.com/familias-separadas-en-la-frontera-sur-un-llamado-a-la-reflexion-evangelica/

Carroll, M. Daniel R. Cristianos en la frontera: La inmigración, la Iglesia y la Biblia.         Traducción L. N. Sáez.  Lake Mary, FL: Casa Creación, 2009).

Hoffmeier, James K. The Immigration Crisis:  Immigrants, Aliens, and the Bible.    Wheaton, Illinois: Crossway Books, 2009.

Soerens, Matthew & Jenny Hwang. Welcoming the Stranger: Justice, Compassion & Truth in the Immigration Debate. Downers Grove, IL.: InterVarsity        Press, 2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.