Mueren antes de vivir, ¿A quién le pedimos cuenta?

Por Samuel Caraballo-López

“El mayor día de tu vida y la mía es cuando tomamos responsabilidad total de nuestras actitudes. Ése es el día en que realmente crecemos.”  John C. Maxwell

El pasado viernes 24 de mayo de 2019 fue sepultada en Cabo Rojo, Puerto Rico, una niña de 13 años, de nombre Jomaira, que fue quemada por su supuesto “novio” de 19 años en su propia casa. La niña sufrió quemaduras de 1ro y 2do grado en el 82% de su cuerpo, que le produjeron la muerte. Fueron los celos entre la “pareja” lo que desencadena el vergonzoso evento. Esta niña estudiaba el 5to grado en la Escuela Elemental Carlota Matienzo de su barrio, y había comenzado dicha relación sentimental (me parece más un abuso sexual), con consentimiento de sus padres, hacia ocho meses, cuando tenía 12 años.   

Por otro lado, nos enteramos de que una joven adolescente de nombre Coralis, de 17 años y natural de Toa Baja, que hacía dos (2) años se había mudado a Kissimmee, Florida con el propósito de estudiar y aprender inglés, se suicidó en su propia casa, afectada por el abandono de sus padres. Según los periódicos, su madre se había mudado al Estado de Texas y la chica decidió permanecer en la casa rodante en la que vivía. ¿Cuál es la respuesta de nuestro pueblo a esta lamentable realidad?

Hace algunos años atrás asistí a un sepelio de una adolescente de 16 años que había muerto al perder el control del automóvil que conducía en horas de la madrugada.  Fuimos a acompañar a la familia afectada.  La ceremonia funeral estuvo a cargo de uno de nuestros ministros evangélicos, ya fallecido, Rvdo. Luis A. Casillas.  Jamás olvidaré aquellas valientes palabras del Pastor Casillas con referencia a la temprana partida de aquella jovencita:

 “¿Quién es responsable de esta muerte temprana?  ¿Dios? ¿Satanás?”. Creo que ninguno.  Aunque no es el momento de achacar culpas, si hay responsabilidad en los padres cuando a tan temprana edad ponen un automóvil en las manos de una jovencita inexperta, y no tienen la supervisión requerida”. 

Aquellas palabras proféticas cayeron como una “bomba” en plena ciudad.  Muchos lo criticaron, otros lo aplaudieron en silencio.  Entendí perfectamente que quiso decir el Pastor Casillas, los padres tenemos una responsabilidad no delegable de cuidar de nuestros hijos, y no exponerlos a situaciones que sean potencialmente peligrosas, hasta que ellos alcancen la edad de la madurez, y aun así seguimos siendo padres.

Este mismo principio lo tengo que aplicar a los relatos que iniciaron este escrito. ¿Cómo es posible que una niña de 5to grado de escuela elemental (parece ser del Programa de Educación Especial) hubiese iniciado a los doce (12) años una relación de pareja, con el consentimiento de sus padres, con un joven de 19 años? ¿Es que acaso los padres no entendemos que la niñez es una etapa que hay que vivirla y que no podemos permitir que entes internos o externos ahoguen la inocencia de nuestros hijos?  ¿Dónde estaban las agencias gubernamentales y las organizaciones escolares y comunitarias que tienen el deber de velar por la salud integral de la niñez, y en este caso de la mujer? ¿Acaso la escuela elemental, donde estudiaba la niña, sus directores, maestros y personal de apoyo no sabían lo que hacía ocho (8) meses estaba pasando? ¿Qué se hizo con los referidos al Departamento de la Familia, si alguno, de la situación delictiva en que vivía esta niña? ¿A quién podemos atribuir esta desgracia prevenible?

En el caso de la joven adolescente de 17 años muerta en el Estado de Florida, no debemos preguntar: ¿Con quién vivía la menor? ¿Dónde se encontraban aquellos que tenían el deber de proteger y apoyar a esta menor? ¿Acaso no se pudo anticipar el efecto del abandono en tierra extraña de esta adolescente? ¿Por qué la menor no recibió ayuda si se encontraba deprimida? ¿A quien le pediremos cuenta de esta fatal pérdida de un ser humano productivo y con porvenir? ¿Cuál será el aprendizaje que obtenemos de estas catástrofes?

Es de vital importancia concienciar sobre nuestra responsabilidad como padres.   Esta función no es delegable.  Ser irresponsable se refiere a la incapacidad y falta de voluntad de una persona para cumplir con una obligación, compromiso o tarea asignada de forma voluntaria u obligatoria. Nuestros hijos no pidieron venir a esta tierra, nosotros los traemos, por lo tanto, hay deberes ineludibles para con ellos.

Las Sagradas Escrituras nos habla del deber de los padres para con los hijos:

Saben también que a cada uno de ustedes lo hemos tratado como trata un padre a sus propios hijos.  Los hemos animado, consolado y exhortado a llevar una vida digna de Dios, que los llama a su reino y a su gloria (1 Tesalonicenses 2: 11-12).

 Ser padre o madre, dentro de la realidad social actual, es uno de los mayores retos que una persona puede tener en su vida.  La misión de encaminar a una familia por sendas de amor, justicia y misericordia no es tarea fácil en una cultura que realza valores diferentes a estos.  Los padres tienen al menos tres (3) tareas impostergables.  Estas tareas medulares son afirmadas por las Sagradas Escrituras; los padres efectivos  animanconsuelan y exhortan a sus hijos muy especialmente en las etapas tempranas de la vida.

Un padre animador es uno que inspira e infunde valor a la familia. Los niños, adolescentes y jóvenes para lograr sus metas necesitan padres animadores que en las etapas tempranas caminen a su lado, y cuando sus pies “tiemblen” frente a las circunstancias adversas, puedan saber que tienen una familia, un lugar en la que encontrarán el apoyo necesario para continuar.  El principio que nos sostiene como padres animadores, es el conocer que Dios es poderoso para actuar más allá de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros (Efesios 3: 20).

El consolar está relacionado a la mitigación de la pena o el dolor mediante pruebas de afecto y orientación adecuada. La vida es compleja para el ser humano y los hijos e hijas pasan por momentos donde el consuelo se hace necesario. Sus experiencias como niños y jóvenes, les hace ver las pérdidas temporales como si fuese un fracaso total, asumiendo la responsabilidad única de esta.  En el consuelo no solamente se ofrece el afecto necesario, sino que la orientación adecuada de un padre, que, utilizando su experiencia, le hace entrar en razón, es medular para el desarrollo saludable de los hijos e hijas.

Hoy más que nunca debido a la complejidad de nuestro mundo el consuelo de una familia es un elemento sanador para nuestros hijos.  El principio que sostiene la tarea de consolar es el entendimiento de que Dios es “Padre de Misericordias y Dios de toda consolación” (2 Corintios 1: 3)

Finalmente, un padre exhortador es aquel que, trascendiendo el fenómeno observable, ve por la fe, más allá de las cortinas del presente, y da dirección a sus hijos e hijas para un futuro mejor.  El padre exhortador es guía, induce, motiva a sus hijos a actuar correctamente y le invita a insertarse en la vida de manera plena a la luz de los talentos que han recibido de Dios.  El principio que guía esta tarea de exhortación es la revelación que Dios hace de sí como pastor de sus ovejas (salmo 23; Juan 10: 11-18).

Frente a esta realidad consideremos estas tareas medulares como parte integral de nuestra tarea como padres.  Si con la ayuda de Dios realizamos nuestra labor, la posibilidad de que nuestros hijos e hijas sean hombres y mujeres de bien, de los cuales nos sintamos orgullosos, será mucho mayor que si no lo hacemos.  Recuperemos nuestras tareas medulares y realicemos la mismas con empeño y dedicación. 

Las experiencias vividas durante este mes de mayo (mes de la familia), y que han servido como inducción para el mensaje que hemos compartido, no deben repetirse.  Queridos hermanos asumamos los roles que Dios en su gracia le ha dado a cada familia.  Muchas bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.