El error de retirar “Las Guías para la protección de la libertad religiosa” … Mi opinión

Por Samuel Caraballo-López

 …ya que de aquí en adelante su servidor no va a ofrecerle holocaustos ni sacrificios a ningún otro dios, sino solo a YHVH. 

Y cuando mi señor el rey vaya a adorar en el templo de Rimón y se apoye de mi brazo, y yo me vea obligado a inclinarme allí, desde ahora ruego a YHVH que me perdone por inclinarme en ese templo. 

—Puedes irte en paz —respondió Eliseo (2 Reyes 5: 17-19)

Cuando tomé la decisión de seguir a Jesucristo hubo un cambio radical en mi conducta y forma de ver y evaluar la vida.  Recuerdo que era el año 1971, mi primer año de universidad en el Recinto de la UPR en Humacao.  Comencé a asistir a la Confraternidad Universitaria de Avivamiento, conocida por la CONFRA, experiencia que enriqueció y fortaleció mi vida espiritual.  Esa experiencia me llevó a hacerme miembro de una comunidad de fe donde serví al Señor en esas etapas juveniles de mi vida.

Recuerdo que, desde la escuela superior, había estado trabajando como dependiente en el Colmado-Bar Montañez, cuyo dueño era mi padrastro.  Antes de mi conversión yo vendía todos los productos que se ofrecían en dicho negocio conforme los clientes lo solicitaban.  De hecho, en el negocio se vendían productos alimentarios, de limpieza, agrícolas, algunos equipos para el uso doméstico, y por supuesto, bebidas alcohólicas y cigarrillos (tabaco) al detal.  Era un negocio de la zona rural de Luquillo, y ciertamente se trataba de satisfacer al cliente en todas sus necesidades.

Inmediatamente, que tomé la decisión de seguir a Jesucristo, y asistir a una congregación de la comunidad en la que se prohibía el uso de bebidas alcohólicas y el tabaco, entre otras cosas, le hablé a mi padrastro sobre la situación, y la conciencia que había adquirido como creyente.  Le solicité que me diera “un acomodo razonable” y me eximiera de la actividad específica de vender cigarrillos, ni detallados, ni en cajas, y bebidas alcohólicas.  Sabía que me exponía a perder este empleo de fin de semana, y por supuesto los ingresos que eran muy necesarios en aquel momento de mi vida. Mi padrastro entendió mi posición, me mantuvo en el empleo y me eximió de dicha responsabilidad, e inclusive se lo informó a los clientes, de tal forma que no se molestaran al yo negarme a atenderles su petición, y que respetaran mis convicciones.  

En ese momento yo no conocía ninguna ley de libertad religiosa, que pudiera defender aquellas convicciones religiosas que había adoptado. Sin embargo, entendía que aquellas convicciones eran parte de mi vida, e ir contra ellas me producía un gran sentimiento de culpa que afectaba mi salud e integridad.  No puedo negar que hubo excepciones circunstanciales en el “acomodo razonable” solicitado (2 Reyes 5: 17-19), pero dicho “acomodo razonable” se mantuvo por los cuatro (4) años que duró aquel empleo. 

¿Qué son las convicciones religiosas?  Existen diversas respuestas para esta pregunta. Existe una relación entre las creencias y las convicciones.  Las creencias son afirmaciones o conclusiones que una persona sostiene basado en sus experiencias, y que nos ayudan a interpretar la realidad, y a nosotros mismos. Las creencias son acomodadas y asimiladas en nuestras estructuras cognitivas y forman parte de la personalidad misma del individuo. De hecho, las creencias crean un vínculo emocional que nos mueve a la acción y a su obediencia.

Cuando la creencia llega a un nivel de certeza que la consideramos verdadera en su totalidad, esta se convierte en una convicción.  Las convicciones, por formar parte de nuestra personalidad, generalmente, crean un cinturón de resistencia o filtro por la cual pasa y es evaluada toda experiencia humana y profesional.

El Proyecto de la Cámara de Representantes 2069[i], tenía como propósito establecer las “Guías para la Protección de la Libertad Religiosa”, a los fines de clarificar ciertos principios de libertad religiosa, fundamentados en los parámetros constitucionales y estatutarios, tanto locales como federales[ii], aplicables a Puerto Rico[iii]

De hecho, estas “guías” están hechas para cumplir con las ordenanzas federales y estatales existentes, y que establecen la libertad religiosa como un derecho inviolable de cada individuo. Esta ley, no avala la discriminación en la prestación de servicios gubernamentales ya sea por raza, religión, sexo u orientación sexual e identidad de género.

El proyecto de ley establece que los “acomodos razonables” para realizar o no actividades específicas relacionadas con el ejercicio de su oficio o profesión por razones religiosas que se puedan solicitar, se harán de forma anticipada, y serán considerados sin cuestionar por la agencia, y concedidos siempre y cuando las condiciones de la agencia así lo permitan, sin afectar los servicios primarios que ésta ofrece (vea P del C 2089, artículo 2, secciones 3, 6, 7, 8 y 9; págs 10 y 11).

El P del C. 1269 tiene como referencia las Guías emitidas por el Departamento de Justicia, a tenor con la Orden Ejecutiva-2018-52, para crear legislación que proteja el derecho constitucional de libertad religiosa de cada ciudadano; y elevar como mandato de ley, estas “Guías” que le aplicarán a todo el Gobierno de Puerto Rico.

La gran ventaja de la aprobación del Proyecto de la Cámara 2069 es que permite el cumplimiento de ciertos principios de libertad religiosa, fundamentados en los parámetros constitucionales y estatutarios, sin que medien procesos legales prolongados, conflictivos y costosos

Algunos ejemplos de actividades específicas relacionadas a la libertad religiosa que esta ley podría atender se ilustran en los siguientes ejemplos:

  • Consideremos a un ciudadano americano perteneciente a la religión Islámica que solicite a su patrono de una agencia gubernamental un “acomodo razonable” durante el mes de Ramadán, para ejercer sus ritos religiosos.
  • Un judío ortodoxo podría pedir este mismo un “acomodo razonable” durante la celebración del Rosh Hashaná o el Yom Kipur sin tener que acudir a procesos legales prolongados y costosos.
  • Consideremos a una farmacéutica cristiana que afirma la vida y rechaza el aborto como parte de sus creencias religiosas y que trabaja en un hospital del estado, y que solicita un “acomodo razonable” para que se le exima de distribuir medicamentos anticonceptivos post-coito o abortivos.   
  • Finalmente consideremos una enfermera o médico que trabaja en un hospital estatal que puede solicitar un “acomodo razonable” en cuanto a los horarios para que asistir a sus activades religiosas.

Además, esta ley que establece las “Guías para la Protección de la Libertad Religiosa” permite a una agencia gubernamental planificar sus procesos de servicio y hacer de la tarea laboral una más humana que considere la situación de sus empleados de forma adecuada y sin interrupciones en sus funciones.

Lamentablemente este proyecto de ley, que pretendía un manejo adecuado de las ordenanzas federales y estatales de la libertad religiosa ya existentes, y debidamente establecidas por el Tribunal Supremo tanto de los Estados Unidos como de Puerto Rico, fue intencionalmente “saboteado” por grupos con agendas particulares, incluyendo algunos  colegas cristianos, dizque era un proyecto para la discriminación contra la comunidad LGBT. Esta presión provocó que el mismo Gobernador cediera ante las mismas, incumpliendo los acuerdos establecidos, y contradiciendo sus promesas de gobierno (vea, Programa Para Puerto Rico-Programa de Gobierno del PNP 2016, pág. 168).   

¿Cómo juzgamos esta acción de nuestro Gobernador Ricardo Roselló? Primero, debo establecer como premisa que la calidad del carácter de un líder se refleja, en la mayoría de los casos, en sus acciones. 

La realidad es que la acción tomada por el Gobernador, sin menospreciar sus cualidades como persona, demuestra inconsistencia entre sus palabras y acciones.  Desde mi punto de vista, la decisión tomada por el Gobernador no fue el resultado de un proceso reflexivo ponderado, sino que fue una reacción a la presión recibida por los medios de comunicación, que él y su grupo interpretaron era la “opinión pública”.  Lo que el Gobernador debe tener claro es que los medios de comunicación masiva toman posturas a conveniencia, y tienen un “comité editorial” que difunden de forma selectiva opiniones que responden a ciertos “intereses privados”, manipulando la opinión pública.

De hecho, el Gobernador no tuvo siquiera la cortesía de reunir los grupos que habían logrado el consenso para presentar nuevamente el proyecto de libertad religiosa, y que son directamente afectados por dicha decisión.  Tampoco consideró ni respetó que la Cámara de Representantes ya había pasado por un proceso de vistas públicas y análisis, y posterior aprobación de dicho Proyecto de Ley.  

Es cierto que el Gobernador debe prestar atención a todas las voces de su pueblo, pero su decisión respondió de forma impulsiva a las expresiones de artistas conocidos como Ricky Martin, Ednita Nazario, Calle Trece y Kanny García entre otros, que sin leer este proyecto de ley (dicho por ellos), esgrimieron argumentos de rechazo, al mismo.  Muy lamentable también las intervenciones de los Senadores estadounidenses, Bernie Sanders y Elizabeth A. Warren, candidatos a la presidencia por el Partido Demócrata de los Estados Unidos, que, sin leer el Proyecto de Ley, y con todo conocimiento de causa, ya que conocen muy bien el aspecto constitucional y estatutario de la libertad religiosa, emitieron comentarios “confusos” que nada tenían que ver con el contenido del proyecto. 

Invito a nuestro Gobernador a ser más cuidadoso a la hora de tomar decisiones que pueden generar diferencias de opiniones, pero que su fin real es hacer más inclusivo, y justo el clima laboral de las agencias gubernamentales. Exhorto a cada uno de mis lectores que mediten sobre lo ocurrido, continuemos orando por los que están en las posiciones directivas del país, y pidamos sabiduría a Dios a la hora de decidir sobre asuntos que afecten el presente y futuro de nuestro país.  Muchas bendiciones


Notas:

[i] Gobierno de Puerto Rico. Cámara de Representantes. P. del C 2069. Méndez Núñez, Torres Zamora et all, (24 de abril de 2019) A-103. Accesado el 14 de junio de 2019, en http://www.tucamarapr.org/dnncamara/Documents/Measures/2e4eb629-40ed-49aa-8a69-7e84b56213ae.pdf

[ii] La Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos -Libre Ejercicio y Establecimiento de la libertad de culto, y El Religious Freedom Restoration Act of 1993, (“RFRA”), Pub. L. No. 103-141, es una legislación federal promulgada para afirmar las protecciones de la libertad religiosa, que es aplicable de forma expresa a Puerto Rico y todos sus servicios gubernamentales.

[iii] Se reconoce que la Sección 3 del Artículo II de la Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico establece que no se prohibirá el libre ejercicio del culto religioso, garantizando así las prácticas religiosas a nivel individual o colectivo.

5 Replies to “El error de retirar “Las Guías para la protección de la libertad religiosa” … Mi opinión”

  1. El problema es que cuando usted jurar un empleo como servidor público voluntariamente, ese empleo es pagado por todos los contribuyentes de todas las crecencia, etc. Usted juro servir al cesar, por lo tanto si eso le causa problema con sus convicciones religiosas la decicion de servir al cesar o sus convicciones es suya, no responsabilidad del público al que juró voluntariamente servir. Usted debe buscarse otro empleo que no choque con sus convicciones y reflexione en no confundir convicciones con odio. porque la perfeccion solo es atributo de Dios.

    Le gusta a 1 persona

    1. Mi querido hermano: Paz! Parece lógico lo que dices, pero la justicia no obra así. La libertad religiosa es un derecho inviolable que esta garantizada por la constitución tanto de Puerto Rico como de los Estados Unidos. De hecho, los religiosos son contribuyentes también y tiene el derecho a trabajar con el gobierno sin dejar de ser ellos. Este Proyecto de Ley lo que pretende es resolver la situación que que crea la misma constitución de forma adecuada, sin perjudicar a las partes envueltas en la ecuación, que son el patrono, el empleado y el público que recibe los servicios. Es por eso que era necesario la aprobación de la misma. Te invito a que si no lo has hecho, leas el P. del C. 2069. Muchas bendiciones.

      Me gusta

    2. Pregunta, ¿de qué juramento estás hablando? Yo soy servidor público y yo nunca he jurado por nada y por nadie. No hay tal cosa

      Me gusta

  2. Estoy de acuerdo con el escrito muy bien elaborado que va desde la experiencia personal , hasta llevarnos al estado actual de derecho . Era necesario a mi juicio la urgencia de su aprobación de esas guías que hubiesen dado directrices en cuanto a cómo actuar y otorgar a los empleados acomodos razonables de antemano para proteger sus convicciones religiosas dentro del derecho sobre la libertad religiosa .
    Concurro que fue un error del gobernador ceder a las presiones de personas mal intencionadas y que tienen agendas escondidas para lucir mal a la iglesia . Yo mismo quede sorprendido de leer expresiones de pastores y líderes de juntas de la IEUPR expresándose abiertamente contra el proyecto citándolo como discriminatorio contra las minorías bajo el pretexto de que no debe negársele el servicio a nadie aún cuando vaya en contra de sus convicciones que no iniben de hacer acciones contrarias a nuestra fe .
    Me dolió en el alma y pienso que es algo peligroso que pueda estar dándose entre nosotros .
    Como siempre le felicito no solo por la calidad del escrito , la evidencia presentada y el buen juicio que se hace sobre la determinación del gobernador .Estamos mal informados desde adentro y peor desde afuera y el mundo secular quiere decirnos lo que tenemos que hacer y dejar nuestras convicciones en nombre del amor de Dios y sabe más de que otra se cosas .

    Le gusta a 1 persona

    1. Mi hermano Maiz, Paz y gracias por tu comentario. Lamentablemente el analfabetismo eclesiástico nos esta sumergiendo en una crisis peligrosa. La desinformación esta haciendo mucho daño a la iglesia en Puerto Rico y a la nuestra en lo particular. El ir contra la corriente puede causar aislamiento y pérdida de popularidad, sin embargo, la iglesia tiene un compromiso con la verdad, y fue declarada por Jesús como luz y sal de la tierra. No podemos acobardarnos para declarar la verdad en amor. Dios nos ayude!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.