Predicadores, no vengadores … Una invitación a la reflexión

Por Samuel Caraballo-López

Este escrito es dedicado a todos mis amigos predicadores de las redes sociales.

INTRODUCCION

El texto para el domingo 30 de junio 2019, tercer domingo después de Pentecostés, lo encontramos en el evangelio de Lucas 9: 51-62.  En esta perícopa se nos presenta el inicio del camino de Jesús hacia Jerusalén. Según el texto ya habían llegado “los días” de la ascensión de Jesús, refiriéndose esto al inicio de la larga jornada hacia la ciudad santa y su consecuente pasión y muerte en la misma.  Jesús con su rostro firme inicia una marcha hacia su destino final (Isaías 50: 7).  Este camino es el que físicamente lo acercará a la ciudad santa, y espiritualmente lo hará madurar en su proceso de asumir con radicalidad su misión de Mesías, enviado y salvador.

El pasaje está dividido en dos eventos de mucha importancia en el evangelio de Lucas, a mencionar:

  • La falta de hospitalidad de algunos samaritanos hacia a Jesús al querer pernoctar en una de sus villas (versos 52-55).
  • El encuentro de Jesús con potenciales candidatos a discípulos (versos 56-62).

En este escrito atenderé solo la primera parte, y en un segundo escrito haré lo mismo con la segunda. He decidió añadir entre paréntesis las variantes más significativas encontradas en algunos manuscritos antiguos sobre este texto, y que nos ayudan a entenderlo mejor.  Pasemos a considerar la primera parte de la perícopa:

Aconteció que al cumplirse los días de su ascensión, El decidió resueltamente ir a Jerusalem. Y envió mensajeros delante de si, y al ir, entraron en una aldea de samaritanos para hacerle preparativos.  Pero no lo recibieron, porque su aspecto era como del que iba a Jerusalem. Viendo esto los discípulos Jacobo y Juan, dijeron: Señor, ¿quieres que digamos que descienda fuego del cielo (var. “como lo hizo Elías”) y los consuma? Pero volviéndose, los reprendió. (var. “Y dijo: no sabéis de que espíritu sois.  El Hijo del hombre no ha venido para perder vidas de los hombres, sino para salvarlos”). Y se fueron a otra aldea (Lucas 9: 51-55 BTX).

Cuando miramos los textos de los evangelios sinópticos es importante analizar las redacciones hechas por los evangelistas a la tradición que le sirvió de referencia, para comprender cómo estos utilizan las fuentes que poseen y las contextualizan a su realidad. Si miramos la redacción de Lucas a este texto podemos entender la intención y teología del evangelista, y poder hacer una correcta hermenéutica para nuestra realidad contemporánea.  Primero, el evangelista Lucas investiga ciertas tradiciones sobre Jesús que circulan en su época (Lucas 1: 1-2), y segundo, él hace uso de estas tradiciones y las redacta para que puedan ser entendidas por sus destinatarios (Lucas 1: 3-4). No podemos negar que, durante ese proceso, la inspiración del Espíritu está presente.  

Observemos la redacción, o lo añadido por Lucas a la tradición recibida de los versos 51-55. Los versos indentados corresponden a la redacción lucana, mientras los normales representan el relato de la tradición que Lucas recibe:  

Verso 51 a: Aconteció que al cumplirse los días de su ascensión, (lucano)

Verso 51 b:  El proyecto principal de Jesús-Su marcha firme hacia Jerusalén (tradición)

Verso 52 a: la orden de Jesús (lucano)

Verso 52 b: intento de ejecución de la orden por los discípulos enviados. (tradición)

Verso 53 a: oposición de unos samaritanos anónimos de una aldea (tradición)

Verso 53 b: porque su aspecto era como del que iba a Jerusalem. (lucano)

Verso 54 a y c: intención expresada de Juan y Jacobo por su celo por Jesús (tradición)

Verso 54 b: el vocativo “Señor” (lucano)

Verso 55: Prohibición y reprensión de Jesús. (tradición)

Verso 56: y se fueron a otra aldea-el retomar del proyecto principal de Jesús. (lucana y de la tradición)

EXPLICACION DEL TEXTO:

Según Samuel Pagán en su libro, Jesús de Nazaret: vida, enseñanza y significado (2012), existían al menos tres (3) posibles caminos para ir desde Galilea a Jerusalén.  El primero y más directo (tardaba tres días) tenían que pasar desde Galilea por los Montes de Samaria, a través del valle de Esdrelón, hasta llegar a la sierra de Judea. Este no era el más atractivo para los judíos que habitaban en Galilea, ya que los llevaba por las ciudades samaritanas, y existían ciertas hostilidades entre ambos. Según Lucas, y a pesar de esa realidad, Jesús parece haber seleccionado este camino.  Cuando miramos la obra de Lucas-Hechos, éste parece separarse de la actitud de Mateo (10: 5b) frente a los samaritanos, y presenta un interés misionero hacia estos (vea Lucas 10: 30-37; 17: 11-19; Hechos 1:8; 8: 4-8; 9: 31).

Jesús envía, como era su costumbre, a varios discípulos a hacer los preparativos para pernoctar en una aldea samaritana y estos le niegan su hospitalidad. Lucas, al momento de redactar, no vincula este rechazo a la hostilidad entre judíos y samaritanos, sino a la razón misma de su viaje: “porque su aspecto era como del que iba a Jerusalén” (verso 53).  

Este relato tiene al menos dos (2) propósitos en el contexto lucano a mencionar:

  • primero, anticipar a comienzos de su viaje el rechazo que tendrá Jesús en Jerusalén,
  • y, en segundo lugar, y de mayor interés para mí, es el de sensibilizar a los discípulos ante los riesgos que conlleva la proclamación del evangelio, e inculcarles una actitud misionera adecuada y justa frente al rechazo. 

Es importante recordar en artículos anteriores el rechazo sufrido por Jesús en Decápolis (Gerasa) y la actitud no adversarial manifestada por Jesús: “Y entrando en la barca, regresó” (Lucas 8: 37). Observe que frente a este rechazo de la gente de Gerasa ningún discípulo emite maldiciones o reclama la destrucción de aquel pueblo.   El rechazo de las personas al mensaje del evangelio, no es necesariamente una derrota, sino que la aceptación de nuestra predicación no puede ser por coacción (vea Lucas 9: 23), sino voluntaria, y no siempre la gente está lista para responder afirmativamente al mensaje de Jesús (Lucas 18: 18-23).

Ahora bien, son los hijos de Zebedeo, Juan y Jacobo, los que reaccionan de forma indebida frente a esta falta de hospitalidad. Es decir, frente a un mal, responden con otro mal. ¿Cuál parece ser el problema de los hijos de Zebedeo? Si miramos este relato en su tradición original (no en la redacción de Lucas), los Boanerges envolvieron su teología de misión con la ideología que tenían los judíos galileos sobre los samaritanos. Cualquier ideología humana que se haga parte integral de la misión redentora de Dios la contamina. 

Hay algo que necesitamos considerar; las ideologías particulares pueden interferir con nuestro entendimiento de la soberanía de Dios en la misión.  Se puede predicar a Cristo y a éste crucificado e inclusive respaldado por toda la ortodoxia cristiana, pero si somos motivados por una ideología particular, podemos “manchar” el mensaje redentor de Jesucristo.  Dios es el Dios de la misión, y no de venganzas y represalias.

El hecho, de mencionar por sus nombres a los autores de dicha petición nos evoca la experiencia que los evangelistas Marcos (10: 35-40) y Mateo (20: 20-23) mencionan, y que causa división entre los discípulos (Lucas 22: 24-30).  Lucas está claro que la petición de los hijos de Zebedeo pueda ser concedida como lo fue en los tiempos antiguos (2 Reyes 1: 10-12).  No tenemos duda que la actitud de los Boanerges (según Marcos 3:17) tiene inicialmente sus raíces en el celo por la obra de Dios, pero la espina ideológica “clavada” por la cultura en su memoria colorea su petición, haciéndola más intensa:

Viendo esto los discípulos Jacobo y Juan, dijeron: Señor, ¿quieres que digamos que descienda fuego del cielo y los consuma? (verso 54a)  

APLICACIÓN DEL TEXTO

Es importante que entendamos de una vez y por todas que el plan de Dios no se puede realizar por medio de la violencia, la amenaza y la imposición, sino sostenido en la debilidad, es decir por la aceptación del fracaso, el sufrimiento y la finitud que se percibe desde la cruz, y que a su vez se convierte en la fuerza y poder de Dios para salvación.  El apóstol Pablo captó ese mensaje claramente:

Yo mismo, hermanos, cuando fui a anunciarles el testimonio[a] de Dios, no lo hice con gran elocuencia y sabiduría. Me propuse más bien, estando entre ustedes, no saber de cosa alguna, excepto de Jesucristo, y de este crucificado. Es más, me presenté ante ustedes con tanta debilidad que temblaba de miedo. No les hablé ni les prediqué con palabras sabias y elocuentes, sino con demostración del poder del Espíritu, para que la fe de ustedes no dependiera de la sabiduría humana, sino del poder de Dios (1 Corintios 2: 1-5 NVI).

Es por esta razón que Jesús rechaza y censura la petición de los hijos de Zebedeo, porque imponer por la fuerza o por la violencia el evangelio de Jesucristo, es una traición misma al plan eterno de Dios. Esta actitud que asumen los Boanerges, no solo traiciona el evangelio, sino que afecta al mismo cuerpo que lo proclama al crear división entre los discípulos.  

De hecho, la voz de Jesús tiene que ser escuchada hoy, el evangelio es efectivo cuando sus mensajeros asumen la actitud de Cristo.  Si el evangelio es poder de Dios para salvación, no necesita la imposición humana para cumplir con su propósito.  Es el Espíritu de Dios y solo es Espíritu de Dios, que, frente a nuestra sincera dedicación a Jesús, toma nuestra predicación y convierte el mensaje en Palabra salvadora y transformadora. ¿Cuándo vamos a aprender esto? 

Los salmos que no pasan de moda nos dan la clave para cambiar de actitud:

Escudríñame, oh Elohim, y conoce mi corazón, Pruébame, y conoce mis pensamientos, Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno (Salmo 139: 23-24)

Muchas bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.