¡PARA QUE ÉL SEA GLORIFICADO! Haciendo pública nuestra fe-Parte I

Por Samuel Caraballo-López

Introducción

El texto para el 9 de febrero de 2020, quinto domingo después de epifanía, lo encontramos en una perícopa del Sermón del Monte en Mateo 5: 13-20.  Por razones de este escrito y su amplitud temática, dividiré este análisis en dos (2) escritos. En este primer artículo introduciré el tema del llamado de Jesús a que sus discípulos lo hagan visible en el mundo. Además, consideraré dos versos (Mateo 5: 11-12) de la perícopa anterior que sirven de “pie forzao” para entender los versos de este domingo. 

Una de las quejas que escuchamos en nuestros círculos religiosos es la poca visibilidad que tiene la iglesia en la realización de sus labores de servicio en momentos de desastres.  En las experiencias de los Huracanes Irma y María en el 2017, la labor realizada por la Iglesia Cristiana fue enorme (vea, Ureñas-Medina, 2018). Sin embargo, en los medios de comunicación masiva la cobertura de dichas labores fue escasa. Lo mismo ha ocurrido en la emergencia nacional del 7 de enero de 2020, en la región suroeste del país.  Un terremoto de 6.4 en la escala de Richter, irrumpió sobre los Municipios de dicha región trayendo destrucción a más de 1, 400 viviendas, dejando un sinnúmero de refugiados.  La movilización de las organizaciones religiosas no ha cesado desde aquel momento, pero con una cobertura mediática mínima.

A mí me parece que como seguidores de Jesucristo tenemos que considerar con mayor atención los textos de la perícopa de este domingo, de tal forma que el mandato de Jesús nos lleve a establecer estrategias que nos permitan visibilizar la obra de la Iglesia como la forma de glorificar a Dios en nuestros entornos particulares. Entiendo que el querer invisibilizar a las comunidades de fe en la labor que realizan es deliberada y tenemos que ofrecer respuestas afirmativas a dichos planes.  Creo que el texto de esta semana nos sirve de fundamentación teológica para la realización de esta iniciativa.

DESARROLLO

Jesús utilizó dos (2) metáforas muy relevantes en su época para hablar del carácter distintivo de sus discípulos: la sal y la luz.  En primera instancia, la sal tiene su efecto si mantiene su salinidad por mucho tiempo.  Es decir, la sal es funcional si cumple su función de salar, de lo contrario debe ser desechada. Por otro lado, La luz es efectiva debido a su contraste con la oscuridad circundante.  Si la luz no hace el contraste, no sirve.  De hecho, es esta distinción de visibilidad que despierta la hostilidad de los demás y conduce a la calumnia y la persecución que nos menciona la “novena bienaventuranza” (verso 11).   Solo aquellos discípulos que se involucran con otras personas, y son vistos como diferentes, serán atractivos a la persecución.

La sal no sirve mientras permanezca en la bodega o dentro del “pote” de sal.  Mientras la sal no se utilice carece de valor y de funcionalidad.  Lo mismo sucede con la luz, no tiene utilidad debajo de un almud o vasija (verso15).  No es hasta que el discípulo se hace visible (una ciudad sobre un monte), que se manifiesta el contraste y otros lo notarán.  Las acciones del discípulo son para que al ser vistas por otros, reconozcan la bondad de Dios y glorifiquen su nombre.

Los discípulos deben ser tanto, “distintos” como “involucrados”.  Ni los indistinguibles ni los ermitaños inaccesibles cumplirán el mandato al cual Jesús nos desafía en este discurso. Este tema lo ampliaré en el segundo artículo de esta serie.

Continuaré mi análisis con Mateo 5: 11-12:

Bienaventurados sois cuando os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros por causa de Mí.  Alegraos y gozaos, pues vuestro galardón es grande en los Cielos, porque así persiguieron a los profetas antes de vosotros (BTX).

Estos textos, que formaban parte de la perícopa discutida la semana pasada, nos sirven de conexión con los versos de esta semana (Mateo 5: 13-16).  Si observamos la redacción de Mateo de estos versos provenientes de la Fuente Q, son menos gráficos que los de Lucas 6: 22-23.  En Mateo 5: 11 se utilizan dos (2) verbos: vituperar y perseguir, que se refieren a ataques verbales (insultar, hacer acusaciones falsas). 

El verbo perseguir, utilizado también en el verso 10, es más amplio y se refiere también a maltrato físico y económico.  La persecución del verso 11, no es simplemente injusticias por el estilo de vida distintivo de los discípulos, sino específicamente “por causa de Mí”, una frase que deja claro que este discurso no es solo un llamado a la conducta moral, sino que se basa en la autoridad única y las demandas radicales del mismo Jesús.

El tema de los versos 11-12 de Mateo 5, se repiten y amplían en 1 Pedro 2: 12; 3: 13-17; 4: 3-5, 13-16, donde esta claro que los discípulos del primer siglo en un contexto no cristiano estaban sujetos a persecución, no solo por su comportamiento distintivo, sino que ellos entendían que debían compartir los sufrimientos de Cristo. El llamado a “alegraos y gozaos” por la persecución suena paradójico, en los términos exuberante que usa Mateo.  De hecho, Mateo habla del “galardón”, como forma de equidad, al compensar la desventaja que tienen los discípulos al ellos convertir su estilo de vida en explícito, y, por ende, motivo de persecución.

APLICACIÓN

Hay recompensa para aquellos que son fieles a su llamado.  Mateo utiliza la palabra “galardón” otra vez en el 5:46; 6:1, 2, 5, 16; 10: 41, 42, y el concepto esta integrado en varias de sus parábolas (20: 1-15; 24: 45-47; 25: 20-23), así como más ampliamente en las enseñanzas de Jesús (6:4, 6, 18; 19: 27-29; 25: 34-40).  La “recompensa” de Dios no es un reembolso (quid-pro-quo) que pueda ganarse, sino que está mucho más lejos y es más generosa que eso.  De hecho, en el libro de Mateo se nos habla de tres (3) recompensas: la del profeta, del justo y de los pequeños (Mateo 10: 40-42).  La fuente de la celebración de los discípulos es el reconocimiento que el “galardón” que se le promete supera con creces lo malo que se pueda experimentar ahora. La gran “recompensa” para el discípulo está más allá del hecho de que se recibirá en el cielo, significando esta frase su ubicación, no en un lugar específico, sino en su relación con Dios. 

De hecho, la persecución de los profetas, que nos dice el verso 12, fue establecida como un rasgo de la tradición normativa judía en 2 Crónicas 36: 16 y Nehemías 9: 26, y ampliamente ilustrada en el Antiguo Testamento, siendo un caso notable el profeta Jeremías (20: 10; 26: 10-19) y sus contemporáneos.  Jesús incorpora el tema de la persecución de los profetas y enviados en la parábola de la viña (21: 34-36) y desarrolla el tema ampliamente en Mateo 23: 29-36. 

No hay duda de que los que han hablado en lugar de Dios siempre han sido receptores de violentas represalias de los impíos.  Sin embargo, a la luz del mensaje de Jesús, ser perseguido por causa de Jesús es una insignia de honor para el creyente. La frase “así persiguieron a los profetas antes de vosotros”, sugiere que los discípulos de Jesús son ahora la voz profética en la tierra (Mateo 10: 41; 23: 34). ¡Que privilegio! (Continúa)

Bibliografía

France, R. T. The Gospel of Matthew.  Grand Rapids, Michigan:  William B. Eerdmans Publishing Company, 2007.

Ureñas-Medina, María D. “El servicio social de la Iglesia en la comunidad de la región noreste de Puerto Rico tras el paso del Huracán María.” Investigación realizada en el cumplimiento de mentoría para el Departamento de Salud del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, 2018.   

3 Replies to “¡PARA QUE ÉL SEA GLORIFICADO! Haciendo pública nuestra fe-Parte I”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .