¡PARA QUE EL SEA GLORIFICADO! Visibilizando nuestra fe en la arena pública-Parte II

Por Samuel Caraballo-López

INTRODUCCION

Este segundo artículo continúa el tema iniciado el 9 de febrero de 2020, quinto domingo después de epifanía, sobre la falta de visibilidad de los seguidores de Jesús en la labor de servicio que realizan en el mundo.   

En los textos de Mateo 5: 13-16, Jesús utiliza dos (2) imágenes metafóricas para afirmar la importancia de que los discípulos sean y se proyecten cualitativamente diferente a la cultura existente .  La diferencia no es necesariamente física, sino en su modo de pensar y actuar. Este punto es de suma importancia para el significado del discipulado y para la proclamación del evangelio. 

DESARROLLO

La primera metáfora que utiliza Jesús para explicar su enseñanza es la de la sal: “Vosotros sois la sal de la Tierra,” (verso 13, BTX). Según el libro deuterocanónico, Eclesiástico (Sirácides), la sal es uno de los elementos esenciales para la vida humana:

De primera necesidad para la vida del hombre es el agua, el fuego, el hierro y la sal, (Sira. 39: 26 BJ)  

En el mundo antiguo no se podía subsistir sin la sal.  Desde esta perspectiva los discípulos como “sal” son esenciales para el bienestar de la vida en esta tierra. Los discípulos simbolizan una influencia benéfica para la humanidad.

La sal se consideraba valiosa porque le da “sabor” y “retarda” la descomposición de los alimentos, que son necesarios para la vida.  De hecho, en un mundo sin la tecnología de preservación alimentaria que tenemos hoy, la sal está vinculada con la vida o la muerte, en el sentido de la conservación de alimentos básicos.  Los discípulos no solo debían proveer el “sabor” (la sabiduría, según Col. 4: 6) para vivir a plenitud, sino que “preservaban” al mundo de la corrupción (2 Pedro 1: 4).  Este punto nos debe llamar la atención como seguidores de Jesús. Los discípulos con su influencia deben propiciar la transformación del mundo para que sea un mejor lugar para ser y vivir. 

En la Biblia Hebrea se encuentran más matices en cuanto el uso de la sal, especialmente relacionada a la Alianza de Dios e Israel, y sobre esta base se ha sugerido que los discípulos son visto como los sucesores de los profetas, y, por lo tanto, como los testigos y garantes de la Alianza en cada época. 

La sal insípida es una contradicción semántica.  De hecho, la sal [halas(gr.)] recogida alrededor del Mar Muerto contenía una mezcla de otros minerales, que al lavarse la sal dejaba un residuo inútil.  Es posible que sea a esto a lo que se refiere Jesús en su metáfora para referirse a aquellos discípulos que han perdido su carácter distintivo, y ya no tienen nada que aportar a la sociedad.

El verbo griego utilizado por Jesús para hablar de la sal que se torna insípida [hálas móranthei] significa literalmente que se “vuelve tonto, necio o estúpido”.  Este verbo apunta al papel metafórico de la sal como el sabor agradable de la sabiduría con que los discípulos deben contribuir a la vida humana.  Cuando falta esa “sal” en los discípulos, nos tornamos “necios”, y simplemente somos arrojados a la calle par ser pisoteados [katapateo] como basura (verso 13). ¡Cuántos de nosotros hemos perdido el sabor de la sabiduría en nuestras acciones y discursos!

Ustedes son luz del mundo.  Una ciudad edificada sobre un monte no puede ocultarse; (Mateo 5: 14)

Esta metáfora es tomada de Isaías (9: 1-2), y es citada en Mateo 4: 16, donde la luz simboliza la nueva esperanza que surge a través de la predicación de Jesús sobre el reino de Dios.  Donde hay luz la gente puede encontrar su camino y todo está claro; donde hay oscuridad la gente tropieza y se pierde.  Estas imágenes son fuertemente desarrolladas en el cuarto evangelio, donde Jesús se identifica como la luz del mundo (Juan 8: 12).

En Mateo la luz que trae Jesús es también compartida con sus discípulos, quienes han sido comisionados para propiciar Su misión de proclamación y liberación. El Jesús que invita a participar en la misión, equipa a sus invitados con herramientas similares a las de Él.  

En el Segundo Isaías, el Siervo de YHVH es “luz para las naciones” (Isaías 42: 6; 49: 60).  El mundo necesita esa luz, y es a través de los discípulos que esta se hace visible.  El mundo (kosmos) se refiere a las personas, por lo tanto, el llamado de Jesús es a brillar en medio de este (Filipenses 2: 15).

La metáfora de la luz, y la necesidad que esta pueda estar para ser vista se desarrollará mas en los versos 15-16, especialmente con expresión de la “ciudad edificada sobre un monte.” Esta metáfora nos habla de visibilidad deliberada que deben tener los discípulos. El comparar la actividad de los discípulos con una ciudad en la noche nos habla del efecto corporativo de la comunidad cristiana en medio de la oscuridad circundante (caos).

Y nadie enciende una lámpara y la pone debajo de una vasija, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en la casa (Mateo 5: 15).

Una lampara en la antigüedad era un depósito de aceite con una mecha.  Esta normalmente estaba estacionaria y colocada sobre un candelero fijo, en lugar de uno móvil como ocurría con las antorchas (vea Mateo 25: 1).  El envase tenía la capacidad aproximada para 9 litros de aceite, y estaba construido de barro o cestería.  La crítica es a lo absurdo de colocar una lámpara debajo de un almud, no solo porque le faltará el oxígeno y se apagará, sino que esa no es la función de la luz.

Dichos similares se encuentran en Marcos 4:21 y Lucas 8: 16, además del evangelio apócrifo de Tomás (verso 33).  El mismo pasaje es repetido por Lucas 11:33. En el primero (Marcos 4: 21), la lámpara ilustra la revelación que viene a través de la predicación del evangelio del reino de Dios, mientras que en el último dicho (Lucas 11: 33), y que es paralelo a Mateo 6: 22-23, se refiere a la luz interior del Espíritu que tiene todo discípulo de Jesús.

La metáfora de la luz se adapta a una gran variedad de aplicaciones, pero en el contexto en que la estamos considerando, se refiere al efecto que debe tener la vida de los discípulos sobre su entorno.  Por lo tanto, se da por sentado que la descripción del trabajo de un discípulo no se cumple solo con tener una vida de santidad, sino que incluye el testimonio público de éste.  Así que el discípulo de Jesús, de manera deliberada, hace visible sus obras de amor y de justicia en la arena pública.  Este punto lo aclararemos en el próximo comentario.

Así [houtos] brille su luz delante de los hombres, para que vean sus buenas acciones y glorifiquen ellos a su Padre que está en el Cielo (Mateo 5: 16)

La metáfora del verso anterior (15) es ahora explicada más pragmáticamente, la luz que emiten los discípulos son las obras de bondad que realizan. La frase “buenas acciones” o “buenas obras” trasmite las cualidades expuestas en las bienaventuranzas discutidas el pasado domingo, y muy especialmente la práctica de la justicia que debe caracterizar a los discípulos (vea versos 6, 10, 20).  En la primera carta de Pedro 2: 11-12, se enfatiza esta enseñanza. 

Es solo cuando este estilo de vida distintivo del discípulo se hace visible a otros, que logra el efecto deseado.  Es de crucial importancia que la comunidad de los discípulos haga visible sus acciones, sin temor u ostentación, no para atraer la atención sobre ellos, sino sobre “nuestro Padre que esta en el cielo”. El propósito de hacer visible sus obras de amor no es simplemente mejorar la sociedad, ni ganar reputación ante ella, sino que Dios sea glorificado por aquellos que están fuera de la comunidad de los discípulos.  Observe, que el objetivo del mensaje de Jesús, no es el mejoramiento de la vida en la tierra, sino la transformación de esta por medio de la implantación del reino de Dios.

APLICACIÓN

Insisto que la meta de la visibilidad del testimonio de los discípulos no es necesariamente para que otros emulen su estilo de vida o aplaudan su probidad, sino para que la gente pueda reconocer la fuente de su carácter que es “su Padre que está en el Cielo.”   Esta frase distintiva del evangelio de Mateo (5:45, 48; 6: 1, 9, 14, 26, 32; 7: 11), no se refiere al concepto universal de la paternidad de Dios sobre sus criaturas, sino a la relación particular que existe entre Dios y aquellos que a través de la respuesta al mensaje de Jesús se han convertido en súbditos de su reino. 

Finalmente, parece existir una discrepancia entre este verso 16 y Mateo 6: 1, 2-6, 16-18, en cuanto a la advertencia de Jesús, sobre la prohibición de que las prácticas religiosas no deben realizarse “para ser visto por los hombres”.  Sin embargo, cuando miramos profundamente los textos en su contexto, nos percatamos que la aparente discrepancia es superficial. De hecho, el interpretar que toda acción u obra de la iglesia tiene que permanecer en el anonimato, es parte de este problema de invisibilidad de la Iglesia.  El pensar que visibilizar nuestra conducta en la arena pública es una violación a este mandato, es totalmente incorrecto.

La actuación ostentosa de los religiosos para ganar la aprobación de otros y que es criticada en los textos de Mateo 6: 1, 2, 6, no es lo mismo que una vida de genuina bondad vivida en la arena pública en donde la gente no puede evitar sentirse impresionada.  Recordemos que el efecto y la intención de una vida ostentosa es buscar una reputación de piedad personal, mientras que el vivir visiblemente la fe tiene como intensión y resultado que Dios sea glorificado (1 Pedro 2: 10).  Te invito a dejar que la luz que hay en ti brille y de a conocer al mundo las obras portentosas de Dios, nuestro padre.  Muchas bendiciones.

Bibliografía

France, R. T. The Gospel of Matthew.  Grand Rapids, Michigan:  William B. Eerdmans Publishing Company, 2007.

Ureñas-Medina, María D. “El servicio social de la Iglesia en la comunidad de la región noreste de Puerto Rico tras el paso del Huracán María.” Investigación realizada en el cumplimiento de mentoría para el Departamento de Salud del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, 2018.   

One Reply to “¡PARA QUE EL SEA GLORIFICADO! Visibilizando nuestra fe en la arena pública-Parte II”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .