“La gran confrontación contra el caos” … acaba de comenzar

Por Samuel Caraballo López

El texto para el 5 de abril, primer domingo de semana santa, y el vigésimo primer día (21) de cuarentena del COVID-19, lo encontramos en Mateo 21: 1-11.  Jesús se aproxima desde el Monte de los Olivos a la ciudad de Jerusalén en una procesión regia de un recién entronado, evocando a Salomón (1 Reyes 1: 38-48).  Contrario a la actitud de Salomón, este rey viene con una actitud de paz, montado en un pollino que le sirve de cabalgadura y en cumplimiento del oráculo del profeta Zacarías:

“¡Alégrate mucho, capital de Sion! ¡Da voces de júbilo, ciudad de Jerusalén! Mira a tu rey llegando, justo y victorioso, Humilde, montado en un asno, en una cría de asna.” (Zacarías 9, 9 BTX)

Es bueno clarificar que la cita que hace Mateo y Juan de este texto responde al estilo rabínico de citar las Escrituras.  Veamos el ejemplo de Mateo que combina expresiones de diversas fuentes al citar:

“Decid a la hija de Sión [Isaías 62: 11]: He aquí, tu Rey viene a ti, Manso, y sentado sobre un asna, y sobre un pollino, hijo de bestia de carga [Zacarías 9:9].” (Mateo 21: 5)

De primera instancia observen la cita de Mateo (y Juan 12: 15) que es cambiada, y se omiten algunas de las expresiones del oráculo de Zacarías, y esto responde a la intención teológica del evangelista.  La expresión “justo y victorioso” es eliminada del texto, y esto responde a que el evangelista Mateo entiende que la vindicación y victoria del Mesías se manifiesta en su muerte en la cruz y en su posterior resurrección, y no en esta etapa inicial de la entrada a Jerusalén.

Para Mateo esta llegada a Jerusalén era el momento para Jesús manifestar públicamente y sin tapujos su mesianismo.  El “secreto mesiánico” había terminado y había llegado el momento de divulgar la verdad; en Jesús se cumplían las promesas hechas a Moisés, a David y su venida había sido anunciada por los grandes profetas. De hecho, la aproximación de Jesús a Jerusalén desde la región de Betfagé en la ladera del Monte de los Olivos fue totalmente deliberada (verso 1-3) y los símbolos y expresiones de las multitudes fueron elocuentes.

Desde la selección del asna y su pollino (dos bestias), Jesús tiene la clara intención, no solo de evocar a Salomón como hemos mencionado, sino vincular el relato de Zacarias 9:9 con Éxodo 4: 20 y Moisés, para afirmar que esta entrada a Jerusalén era cumplimiento fiel y fiable de las profecías.  No solamente Jesús entraba como un rey manso, sin apego y apoyo del poder militar, sino como el profeta anunciado por Moisés (Deuteronomio 18: 15-19). 

La idea de que Mateo desconoce las figuras literarias, tales como el doblete y los paralelismo de la literatura hebrea es incorrecta, es seguro que el que mejor conoce el léxico hebreo del Antiguo Testamento entre los evangelistas, es Mateo.  Así que Mateo sabía que la expresión de Zacarías 9:9, se refería a un solo animal, pero lo quería vincular con otros intereses típicos judíos que ya hemos mencionado.

Para entender esta entrada de Jesús a Jerusalén como Mateo la presenta, no podemos perder de vista tres (3) conceptos fundamentales que aparecen en este evangelio a mencionar: (a) el templo, (b) la Pascua, y (c) los galileos.

Pasemos a explicar los mismo comenzando con el templo de Jerusalén.   Mateo utiliza el concepto de templo para referirse a todo el edificio, sin especificar que la mayoría de los eventos de Jesús se dan en los alrededores del santuario, lo que llamamos el atrio de los gentiles.  Este segundo templo, reconstruido por Herodes el Grande, a partir del año 20 A. C, y concluido después de su muerte en el año 60 d. C., era un enorme complejo de cerca de 34 cuerdas o 134, 000 metros cuadrados, en la ciudad de Jerusalén.

El templo era el lugar natural de encuentro para visitantes y residentes por igual, muy especialmente en las épocas de los festivales, y los pórticos, que siempre estaban sombreados, eran las áreas más comunes de reunión de los grupos con sus maestros. Además, en estas áreas se desarrollaban durante las festividades un floreciente mercado de animales para el sacrificio y mesas de intercambio del dinero sagrado.  Es posible que las menciones que hace Mateo de Jesús enseñando en el templo, realmente se refería a estos lugares, donde la mayoría del pueblo se encontraba.

En segundo lugar, consideremos la Pascua judía, que era parte de los tres (3) festivales en los que se esperaba que los judíos asistieran de adultos al templo. La pascua conmemoraba la liberación del pueblo hebreo de la esclavitud egipcia (Exodo 12).  Junto a la pascua, estaba las fiestas de las semanas (pentecostés) y la fiesta de los tabernáculos, que igualmente fueron ordenadas por YHVH (Deuteronomio 16: 16).  Es claro, que la fiesta que con más entusiasmo se celebraba era la pascua. Los peregrinos de la pascua no solo provenían de Galilea y de otras provincias, sino de todo el mundo mediterráneo donde había judíos.

Es importante conocer que la población de Jerusalén para este tiempo era de aproximadamente 30,000 habitantes, sin embargo, durante la pascua los participantes podrían sobrepasar las 180,000 personas.  Esta era una cantidad mucho más grande de lo que la ciudad podía recibir.  Así que la mayoría de las reuniones se daban en los atrios del templo, y los lugares aledaños a Jerusalén que eran consideradas parte de la ciudad durante este tiempo.

El tercer concepto es uno de carácter étnico, los galileos.  Los galileos eran los habitantes de la región septentrional de Palestina. Este concepto de galileos se da en contraposición a los judíos o habitantes de Judea. Esta diferencia entre Galilea y Judea es de vital importancia en el evangelio de Mateo.  Un galileo era esencialmente un forastero en Jerusalén, y el séquito y los discípulos de Jesús eran galileos, que se destacan entre las multitudes. De hecho, Galilea era gobernada por Herodes Antipas y Jerusalén tenía un prefecto llamado Pontius Pilatus, que era un funcionario romano con atribuciones tanto militares como civiles.

Del evangelio de Mateo se desprende las relaciones tirantes entre galileos y judíos, que trasciende el aspecto histórico de este momento.  Los galileos representan una amenaza para Judea y esta procesión con todas sus implicaciones genera una profunda conmoción entre la población de Jerusalén (verso 10). 

Ya hemos aclarado que la gran multitud que acompañaba a Jesús en su entrada a Jerusalén eran galileos, y sin duda otra cantidad de galileos habían llegado en otras caravanas. Si analizamos los versos 10-11, observaremos el efecto negativo de este influjo galileo en la ciudad.  Sin embargo, el trato de Jesús en Jerusalén no es tanto con los galileos, sino con las autoridades de la ciudad, y para ellos, Jesús y su movimiento galileo, representaba una amenaza inoportuna. De hecho, el comentario sobre el “acento galileo” de Pedro en Mateo 26: 73, revela algo de la confrontación cultural entre galileos y judíos.

Es a partir de ese momento que la entrada de Jesús a Jerusalén se convierte en un desfile de celebración.  La respuesta de la multitud a aquel gesto mesiánico de Jesús [montarse por primera vez en un pollino, una milla antes de las murallas de Jerusalén] se describe en Mateo con exuberantes términos.  Es un homenaje extravagante, y se dramatiza al poner su propias capas o mantos creando una “alfombra roja” para un rey recién proclamado (2 Reyes 9: 13).  Mateo nos dice que utilizaban ramas de árboles (Solo en el evangelio de Juan 12: 13, se mencionan las ramas de palmeras).

Las multitudes de los discípulos y los acompañantes de Jesús gritan y expresan fórmulas de aclamación tomadas de los salmos, especialmente el Salmo 118: 25-26, “Bendito el que viene en el Nombre del Señor! Y todos los evangelistas añaden con excepción de Lucas, la expresión ¡Hosanna!   Todos, menos el evangelio de Mateo incluye el término rey o reino, pero que Mateo ya había incluido en la cita del profeta Zacarías.

El Salmo 118 es el último y más largo de los salmos de Hallel, que es una oración judía de alabanza y agradecimiento basada en los salmos 113-118, y que tradicionalmente cantado en los principales festivales de Jerusalén.  La ultima parte de este salmo describe una alegre peregrinación (con ramas verdes) hacia el templo, dirigida esta procesión por el rey, que venia en el nombre del Señor.   La expresión Hosanna es una representación griega de la expresión hebrea hosi a-na, que significa “sálvanos ahora”, y que abre la súplica por la bendición de Dios en el verso 25.  Ciertamente la frase “Hosanna” era un grito de alabanza, equivalente al “Aleluya” al Hijo de David. 

La segunda expresión de “Hosanna en las Alturas” es una forma de hablar de Dios en los cielos.  El hecho de que la misma formula de alabanza es aplicada tanto al Hijo de David (Jesús) como a Dios en los cielos, es un anticipo de los desarrollos cristológicos que se darán en la iglesia en siglos posteriores.  No hay duda de que todas estas expresiones son manifestaciones públicas, y aceptadas por Jesús, de su mesianismo y su llegada como un rey “manso” a Jerusalén, como atestigua Zacarías.

Todas estas declaraciones exuberantes por parte de las multitudes peregrinas al acercarse Jesús a Jerusalén crean una fuerte conmoción en la ciudad, y aún más en las autoridades judías.  La ciudad es “sacudida” por lo que están escuchando. Aquel hombre montado en un pollino está reclamando “legitimidad” como “autoridad real” y “Mesías”, aun cuando era un desconocido para la gente de Judea. 

Este acto público de aclamación y alabanza por parte de las multitudes galileas sienta las bases para la “confrontación” que ha comenzado entre Jesús de Nazaret y los líderes judíos de Jerusalén. Sin embargo, la verdadera confrontación trasciende aquel escenario histórico y se remonta al escenario cósmico, donde se inicia una batalla contra las fuerzas del “caos”, en la que el futuro de la humanidad está en juego. Esa batalla que se ganó una semana después, es la inspiración para nosotros hoy poder vencer esta pandemia del COVID-19. !Así nos ayude Dios!   Muchas bendiciones,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .