El seguimiento radical de Jesús … ¿qué significa?

Por Samuel Caraballo-López

34 »No crean que he venido a traer paz a la tierra. No vine a traer paz, sino espada. 35 Porque he venido a poner en conflicto

»“al hombre contra su padre,
    a la hija contra su madre,
    a la nuera contra su suegra;
36 los enemigos de cada cual
    serán los de su propia familia”.[e]

37 El que quiere a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí no es digno de mí; 38 y el que no toma su cruz y me sigue no es digno de mí. 39 El que se aferre a su propia vida, la perderá, y el que renuncie a[f] su propia vida por mi causa, la encontrará. (Mateo 10: 34-39 NVI)

INTRODUCCIÓN

Esta es la segunda parte del texto del 21 de junio de 2020, tercer domingo de Pentecostés, día de los Padres, y el nonagésimo octavo (98) día de cuarentena por el COVID-19.  El texto lo encontramos en Mateo 10: 34-39, y este discurso forma parte de los “dichos fuertes de Jesús”, de hecho, esta perícopa es una de las más escandalosas de los evangelios sinópticos.

Las declaraciones del texto que incluyen la posibilidad de persecución y muerte por lealtad a Jesús dejan una amarga e incómoda impresión en todos los que hemos escuchado estas palabras dentro del discurso sobre el discipulado cristiano.  Realmente nos debemos preguntar, ¿Es este el mensaje de la llegada del reino de Dios que se supone que fuese? ¿Es este el resultado de ser luz que brille en medio de las tinieblas de este mundo? (Mateo 5: 13-16).

Sabemos por el sermón de la Montaña lo que claramente Jesús había dicho sobre la persecución:  

“Bienaventurados sois cuando os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros por causa de mí.  Alegraos y gozaos, pues vuestro galardón es grande en los cielos, porque así persiguieron a los profetas antes de vosotros.” (Mateo 5: 11-12)

No hay duda que las expresiones del verso 34 son parte de los efectos secundarios de la misión que quisiéramos omitir.  Es bueno aclarar que, aun cuando una de las características de la llegada del Mesías consistía en fomentar la paz (Isaías 9: 6-7; Zacarías 9: 10), la proclamación de las buenas noticias del reino de Dios ha traído en muchas ocasiones respuestas violentas por aquellos que se sienten amenazados por dicho mensaje (Mateo 11: 12). 

Ahora bien, la hostilidad que genera el mensaje de Jesús no se debe al estilo, conducta o a la falta de sagacidad de los discípulos, sino al rol que ellos están asumiendo de representar a Jesús. No importa la bondad o diplomacia del discípulo, la persecución viene no por ellos, sino por causa de Jesús.  El discípulo tiene que entender que seguir a Jesús implica “renunciar” al derecho a una vida tranquila y sosegada. De hecho, seguir a Jesús es abrazar el martirio si fuese necesario, no como una forma de alcanzar méritos para la salvación, sino por mi lealtad con la realización de la misión de Dios en el mundo (versos 38-39).

DESARROLLO

No paz, sino “espada (Mateo 10: 34-39)

Es importante entender que el seguimiento a Jesús, ni hoy, ni antes, significa una vida sin conflictos, aun cuando sabemos que Él es el príncipe de la paz (Juan 14: 27).

34 »No crean que he venido a traer paz a la tierra. No vine a traer paz, sino espada (verso 34).

Lo conflictivo de esta expresión de Jesús está en que la paz es una aspiración de todo ser humano, y como hemos mencionado, el propósito de la venida del Mesías  es establecer un orden de paz, y el “shalom” es el rasgo distintivo de la era escatológica, según los profetas veterotestamentarios:

El lobo vivirá con el cordero,
    el leopardo se echará con el cabrito,
y juntos andarán el ternero y el cachorro de león,
    y un niño pequeño los guiará.
La vaca pastará con la osa,
    sus crías se echarán juntas,
    y el león comerá paja como el buey.
Jugará el niño de pecho
    junto a la cueva de la cobra,
y el recién destetado meterá la mano
    en el nido de la víbora.
No harán ningún daño ni estrago
    en todo mi monte santo,
porque rebosará la tierra
    con el conocimiento del Señor
    como rebosa el mar con las aguas.  (Isaías 11: 6-9)

El evangelio de Mateo 21: 4-5, llama la atención en como Jesús se presentó como el rey mesiánico, manso y humilde, que trae paz, y su estilo de no-confrontación será claramente afirmado en Mateo 12: 15-21, y demostrado durante el proceso de condena y muerte que se narran en los capítulos 26-27.  De hecho, su nacimiento fue proclamado como el “amanecer” de la paz en la tierra (Lucas 2: 14).  Cuando Jesús envió a sus discípulos les exhortó a ofrecer la paz (Mateo 10: 13).  La construcción de la paz es parte esencial de la vida bienaventurada (Mateo 5: 9).

Si todo el discurso y la representación de Jesús está vinculada a la paz, ¿Por qué esta declaración del verso 34?  Es importante que cada creyente entienda que el camino de la paz tiene como compañero a la justicia, y esta búsqueda de justicia le trajo a Jesús fuertes controversias, que podemos ver en los capítulos 21 al 23 de Mateo.  Es cierto que la totalidad de las experiencias de Jesús apuntan hacia la búsqueda de la paz, pero este camino hacia la paz esta coloreado por experiencias de conflictos.

El término “espada” no puede entenderse literalmente como el uso de la fuerza o la violencia, que está explícitamente prohibida por Jesús en Mateo 26: 51-52: “todos lo que toman espada, a espada perecerán.” La expresión “espada” en el verso 34 es realmente una metáfora para referirse al conflicto y el sufrimiento, y que Lucas 12: 49-51, lo traduce por “división”.

Los versos 35-36 de la perícopa, son citas directas de Miqueas 7: 6.  Para muchos intérpretes el texto de Miqueas es un eco profético del efecto de la predicación de Jesús, y dicha división familiar, que tanto en Mateo 10: 21 como en los textos bajo consideración, son una confirmación de esto.  Es cierto que Miqueas esta hablando de la situación dolorosa de su propia época, pero la interpretación rabínica judía enseñaba que se refería a la era mesiánica. Esta visión angustiosa, al igual que la “espada” del verso 34, se presenta como parte de los efectos de la misión de Jesús.

La “enemistad familiar” no es una virtud, ni es tampoco la experiencia universal de los discípulos de Jesús; sin embargo, es el efecto del establecimiento de prioridades. La lealtad a Jesús y su misión debe encabezar la lista de las prioridades de un discípulo, y como resultado esto puede hacer que los lazos familiares se pongan tensos, y en algunos momentos ocurra rotura.

En el verso 37, Jesús nos lleva a la clarificación de nuestras lealtades, que ahora son explícitamente declaradas.  Tanto Lucas (14: 26) como Mateo son consistentes en esta declaración, aunque el primero utiliza frases idiomáticas de procedencia semítica para expresar el mismo principio. La frase del evangelista Lucas, “si alguno viene a mí y no aborrece …”, que hemos explicado en otros escritos, no tiene connotaciones afectivas, sino jerárquicas, “amar menos” (Gen. 29: 30-33; Deut. 21: 15-17; Mal. 1: 2-3).  Esto se ejemplifica en Jesús, al enfrentar a su propia familia cuando estos intentar tomar control sobre Él, dado que lo consideraban fuera de sí (Marcos 3: 21).

Por otro lado, no podemos olvidar que Jesús critica severamente a los fariseos y escribas por tratar de evadir su responsabilidad con el mandamiento de honrar a sus padres (Mateo 15: 3-9).  Además, Jesús afirma que este mandamiento permanece como de fundamental importancia en su presente (Mateo 19: 17-19). Ahora bien, Jesús clarifica que ese y otros mandamientos deben ser ejercidos bajo el plan y propósito divino, y en el momento que algún mandamiento va en dirección opuesta al llamado de Dios, el discípulo verdadero tendrá que decidir a quién amará más (vea Mateo 8: 21-22).  

En Mateo 10: 21 y 38, se levanta la posibilidad del martirio como un resultado de la lealtad a Jesús, y que se realza con la imagen de “tomar su cruz” y seguir detrás de Él (Mateo 16: 24). De hecho, nosotros como creyentes utilizamos la cruz como una palabra y un símbolo (Gálatas 6: 24), pero la mayoría de las veces sin las connotaciones que significó para los primeros cristianos. 

La crucifixión era considerada por la mayoría de los judíos como el más horroroso de los castigos, y que por ser una forma de ejecución romana para los esclavos y rebeldes políticos no-ciudadanos, llevaba un estigma de desgracia social, tanto para la víctima y como para su familia.  De hecho, la crucifixión no consistía solo del acto de “empalar” al reo, sino que tenía todo un protocolo previo de humillación e insultos por parte de la multitud durante la procesión hasta su lugar de ejecución.

Es por eso por lo que Jesús habla de la dignidad del discípulo fiel, aun cuando sufras una muerte indigna, salvaje y desgraciada.  El destino del discípulo será el mismo del Maestro tanto en la muerte como en la resurrección. Aun cuando no todos los discípulos sufran el martirio, la disposición de acatar dicha posibilidad esta ahí, y es por eso por lo que se lleva la cruz cada día siguiendo a Jesús.

APLICACIÓN

Finalmente, el verso 39, cierra el discurso del llamado radical a seguir a Jesús y su misión.  La vida eterna esta vinculada, no al martirio, sino con la lealtad del discípulo a Jesús.  En el fondo de las expresiones de este verso esta el tema de las prioridades, que se han planteado a lo largo de la perícopa. El discipulado cristiano, no es una cuestión de vida o muerte, de miedo o valentía, sino de lealtad, que es algo mucho más serio que nuestros temores y aún más serio que el martirio mismo.  Muchas bendiciones,

Referencias:

France, R. T. The Gospel of Matthew.  Grand Rapids, Michigan:  William B. Eerdmans Publishing Company, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .