Gracias, Escuela Graduada


Por Samuel Caraballo-López

Fueron cuatro (4) años de crecimiento continuo.  La experiencia de conocer tantos estudiantes, profesores, y personal administrativo, junto a relacionarme con ejecutivos de denominaciones, evangelistas, líderes de organizaciones y pastores de diversas congregaciones, enriquecieron mi vida de una manera completa.  La coordinación de la Escuela Graduada Dra. Luz M. Rivera-Miranda de la Universidad Teológica del Caribe, fue una experiencia única y me marcó con el “carimbo” de la esperanza en cuanto al futuro de la educación teológica.

La EG es una institución de educación teológica adscrita a la Universidad Teológica del Caribe.  La Universidad Teológica del Caribe fue fundada por líderes de la Iglesia de Dios (MB) en Puerto Rico, en el 1956, respondiendo a la necesidad de formar hombres y mujeres capacitadas para el servicio de la obra de Dios en las iglesias locales. La Escuela Graduada fue iniciada en el 2010, por la profesora y fundadora, y cuyo nombre lleva la institución, la Dra. Luz M. Rivera-Miranda, con el propósito de ofrecer estudio de posgrado (Maestría y Doctorado), frente al vacío que había dejado el cierre de la extensión del Seminario teológico de la Iglesia de Dios (PTS), en Cleveland, TN.

Luego de examinar y depurar los datos publicados por CampuSist, en el 2017, al arribar a la EG, había un total de 60 estudiantes regulares y efectivo al 1 de julio de 2021, hay una matrícula regular de 176 estudiantes. Estos estudiantes se distribuyen de la siguiente manera: noventa y cinco (95) estudiantes son parte del Programa de Maestría en Divinidad, veinticuatro (24) en el Programa de Maestría en Teología y cincuenta y cinco (55) en Maestría en Artes en Ministerios Cristianos.  En el programa de nivelación (predoctoral) tenemos dos (2) estudiantes activos. No tengo la menor duda de que, si se toman las decisiones adecuadas, la EG se convertirá en los próximos años en la principal institución de educación teológica en nuestra región. 

En la actualidad sus programas presenciales, virtual sincrónico (ZOOM) y virtual asincrónico (ONLINE), permite el acceso a estudiantes de todo el mundo de habla hispana. Sus programas de Maestría en Artes en Ministerios Cristianos, Maestría en Teología y Maestría en Divinidad, presentan currículos relevantes a los tiempos, y con la más alta calidad en sus contenidos y enseñanza.   

Esta Escuela Graduada es una comunidad vibrante en la que se combina la tradición pentecostal, con un alto grado de erudición bíblica y teológica, que incorpora todos los nuevos hallazgos de la investigación de las ciencias bíblicas en su currículo.  Sin duda, la EG llena un espacio en el “nicho” de la educación teológica, principalmente en el Caribe, Latinoamérica y el mundo hispano en los Estados Unidos.  La EG es hoy la única escuela teológica del país que fomenta, como parte de los requisitos de grado, investigaciones de aspectos bíblicos, teológicos, eclesiásticos y ministeriales con un alto rigor académico, y con un enfoque crítico y pastoral. 

Cuando hablamos de una investigación con enfoque crítico y pastoral nos referimos al uso de metodologías mediante las cuales las personas y comunidades problematizan, comprenden y analizan el contexto que los rodea y disciernen los signos de vida con los que cuentan en sus territorios locales y los signos de muerte que afectan la dignidad humana, y que es necesario transformar mediante la manifestación del evangelio del Reino de Dios. Estas herramientas se usan para poder vislumbrar alternativas de cambio en los problemas propuestos en las investigaciones, tanto en lo personal, relacional, organizacional y estructural. La producción investigativa de la EG es amplia, profunda y pertinente abordando los más diversos temas en todas las disciplinas y especialidades que ofrece la Universidad.

Tuve el gran privilegio de poder estar al frente de la EG oficialmente, desde el 1 de agosto del 2017- al 31 de julio de 2021, en la etapa de mayores desafíos en la historia actual de nuestro país como de todo el planeta.  En medio de dicha realidad la EG “catapultó” sus ofrecimientos académicos en forma cualitativa y cuantitativa, lo que nos posicionó dentro de la educación teológica de nuestra región, y que tendrá profundas repercusiones en la formación del nuevo liderato de nuestras congregaciones cristianas.

La EG tiene una facultad poco igualada por otras instituciones teológicas porque combina un alto nivel de erudición con una intensa relación con el ministerio de la iglesia.  Todos nuestros profesores, además de tener el más alto grado académico en la materia que imparten, mantienen un estrecho vínculo con la iglesia local.  Esta combinación entre la academia y el ministerio no solo es imprescindible para el logro de la misión de las escuelas teológicas, sino que hace de nuestra escuela graduada una donde la enseñanza es contextualizada y congruente con la misión de Dios para el mundo.

Tomar la decisión de salir de la coordinación de la EG graduada ha sido un proceso difícil, pero entiendo que necesario.  La “comunidad de aprendizaje y de amistad profunda” que se ha formado en la EG fue un aliciente para mantener la intensidad laboral que requería este proyecto.  Tanto mi esposa Ivette y como este servidor fuimos sostenidos por esta dinámica tan saludable.  Extrañaré los esfuerzos de Avianny a favor de la EG, las ocurrencias de mi Asistente, Milagros, las tertulias sobre diversos temas, las defensas de tesis y tesinas, las capillas, el tomar café juntos, y los diálogos y debates que se generaban en los cursos intensivos (especialmente con Yattenciy Bonilla), que entiendo marcaron el “ethos” de la EG.

Por otro lado, la salida de un funcionario en una organización educacional puede propiciar un proceso reflexivo tanto para la alta gerencia, facultad, como para el personal supervisado.  Pienso que es necesario “repensar” la organización y funcionamiento de la Escuela Graduada, y reconocer que el futuro de la Universidad Teológica del Caribe está ahí, en los estudios postgrado.  En un país en que un alto por ciento de su población tiene estudios subgraduados, la mayor necesidad educacional debe ser refinar las destrezas y competencias en las áreas de especialidad, y en eso consiste los estudios graduados.

Así que estoy agradecido de mi Dios, de la Junta de directores de la UTC, nuestro Presidente ejecutivo, el Rvdo. Dr. Francisco Ortiz Ocasio, y de la Decana Académica, la Dra. Carmen Ayala, que me dieron la oportunidad de participar en esta empresa, y colaborar con su desarrollo.  Muchas Gracias y muchas bendiciones.

31 de julio de 2021.

2 respuestas para “Gracias, Escuela Graduada”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .