“Pero entre vosotros NO es así” … El manejo del “poder” en la comunidad de fe


Por Samuel Caraballo-López

INTRODUCCIÓN

“El mayor peligro de la Iglesia no se encuentra fuera, sino en sus propios jefes interiores, que, con el pretexto de servicio mesiánico y acción liberadora quieren mandar a otros.”  Xabier Pikaza.

El texto para el 17 de octubre de 2021, vigésimo segundo domingo de Pentecostés lo encontramos en el evangelio de Marcos 10: 32-45.  Hay un gran temor en los discípulos frente a la proximidad de la llegada a Jerusalén de Jesús y su séquito. 

32 Iban de camino subiendo a Jerusalén, y Jesús se les adelantó. Los discípulos estaban asombrados, y los otros que venían detrás tenían miedo (Marcos 10: 32ª).

Ellos anticipan lo que sucederá en la ciudad santa, ya que Jesús en dos anteriores ocasiones les había explicado el cumplimiento de su misión mesiánica en Jerusalén.  Los verbos griegos thambéô (asombro) y phobeomani (miedo) son utilizados por el evangelista para hablar de la condición anímica de los discípulos mientras se acercaban a la ciudad.  Esta condición de estupor y pavor se incrementa al Jesús por tercera vez mencionarles el cumplimiento de su vocación mesiánica, que tanta reacción adversa había provocado en ellos.

DESARROLLO

  • Tercer anuncio de la vocación mesiánica en Jerusalén (Marcos 10: 32b-34)

Es interesante que el tercer anuncio es más explícito y dramático que los anteriores: 

De nuevo tomó aparte a los doce y comenzó a decirles lo que le iba a suceder. 33 «Ahora vamos rumbo a Jerusalén, y el Hijo del hombre será entregado a los jefes de los sacerdotes y a los maestros de la ley. Ellos lo condenarán a muerte y lo entregarán a los gentiles. 34 Se burlarán de él, le escupirán, lo azotarán y lo matarán. Pero a los tres días resucitará» (Marcos 10: 32b-34 NVI)

Observemos los detalles que realza este tercer anuncio:

  • Será entregado
  • Lo condenarán a muerte
  • Lo entregarán a los gentiles (romanos)
  • Se burlarán de él
  • Le escupirán
  • Lo azotarán
  • Lo matarán
  • A los tres días resucitará
  • La petición de los Boanerges (Mc 10: 35-37)

Son ahora los Boanerges (Marcos 3: 17), Jacobo y Juan, los hijos de Zebedeo, que, motivados por sus propios intereses, y sin importar su efecto sobre los demás compañeros, se acercan a Jesús con una petición.  Lo interesante del relato de Marcos, es que, tras cada uno de los anuncios de Jesús sobre el cumplimiento de su misión mesiánica en Jerusalén, los discípulos reaccionan con una contrapropuesta que niega el mensaje que se les quiere trasmitir.  Miremos la solicitud de ellos:

35 Se le acercaron Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo.

—Maestro —le dijeron—, queremos que nos concedas lo que te vamos a pedir.

36 —¿Qué quieren que haga por ustedes?

37 —Concédenos que en tu glorioso reino uno de nosotros se siente a tu derecha y el otro a tu izquierda (Marcos 10: 35-37)

Antes de explicar su petición es bueno que conozcamos algo sobre los Boanerges.  Estos que habían sido llamados en el primer grupo de discípulos (Marcos 1: 19-20), eran también acompañados en su peregrinaje a Jerusalén por su madre.

La madre de Jacobo y Juan, que, según el Evangelio apócrifo de Tomás, se llamaba Salomé, y era hermana de María de Nazaret, por lo tanto, tía de Jesús.  Se puede inferir por el relato de los Evangelios, que Salomé servía fervientemente a Jesús e inclusive le acompañó en su camino desde Galilea a Jerusalén junto con sus hijos (Marcos 1: 19-20; Lucas 5: 11; 8: 1-3).  Su esposo Zebedeo parece ser un pescador de posición acomodada, porque tenía barca propia y jornaleros.  Así que Salomé era del grupo de colaboradores, que sostenían el ministerio de Jesús con sus recursos y presencia. En el relato de la pasión encontramos a Salomé mirando de lejos la muerte de Jesús (Mateo 27: 55-56), y también aparece entre las primeras testigos de la resurrección (Marcos 16: 1-8).

Así que había un parentesco familiar entre Jesús y los Boanerges, y es posiblemente por esto que se acercan a Jesús con tanta confianza.  Por otro lado, estos formaban parte del círculo íntimo de Jesús (Mc 5: 37), y habían sido testigos de la gloria de Jesús durante la transfiguración (Mc 9: 2).  Ahora, en medio del contexto de estupor aterrador de los discípulos, se enfocan en la última parte del anuncio, en la resurrección.  Si en el primer anuncio, Pedro, se había enfocado en la muerte, ahora los Boanerges se enfocan en la resurrección y la gloria, negándose a considerar el sufrimiento y la muerte.

Es interesante observar, que ahora los Boanerges afirman la experiencia de la resurrección y de gloria, motivados por el mismo temor que había sentido Pedro al escuchar el primer anuncio y proceder a recriminar a Jesús (Marcos 8: 32).  La reacción de los Boanerges frente a este tercer anuncio de Jesús es nuevamente una negación de la misión mesiánica de Jesús. Es importante que mis lectores entiendan que el miedo, al igual que en los discípulos, nos puede llevar a recriminar o a exagerar ciertas realidades.

  • Efecto de la Petición en los demás discípulos (Mc 10: 41)

Si observamos las reacciones de los discípulos frente a los tres (3) anuncios de Jesús sobre el cumplimiento de su misión mesiánica en Jerusalén, fueron todas de conspiración contra dicha misión, afectando la razón de ser de la misma comunidad de la que ellos eran parte:

  • Primer anuncio en Marcos 8: 31-35:  Pedro conspira contra la misión mesiánica de Jesús.
  • Segundo anuncio en Marcos 9:33-37:  Los doce conspiran contra la razón de ser de la comunidad.
  • Tercer anuncio en Marcos 10: 35-37:  Los Boanerges conspiran contra la unidad de la comunidad e igualdad de sus componentes.

Con cierto dolor de mi parte, tengo que reconocer que, los Boanerges quieren utilizar a Jesús y su amistad con él para saciar su sed de poder.  Ellos quieren transferir el poder sociopolítico del sistema existente al reino de Dios.  Ya ambos, como parte de los doce habían tratado de hacer lo mismo en el segundo anuncio (Marcos 9: 33-37), y luego pretendieron controlar a un exorcista independiente en su expulsión de demonios en el nombre de Jesús (Mc. 9: 38-41).  La petición de los Boanerges, que podría parecer loable, proviene de un razonamiento «mundano» en su concepción del reino de Dios, y es discriminatoria contra sus compañeros (Mc 10: 41).

  • Respuesta doble de Jesús (Mc 10: 38-40; 42-45)

Jesús rechaza tajantemente la petición de los Boanerges:

Pero Jesús les dijo: No sabéis qué pedís. (Mc. 10: 38ª)

Los Boanerges no entienden cuál es el estilo del reino, simplemente asumen que el reino es una réplica del gobierno humano que conocen.   Ellos solicitan el supuesto honor de estar sentados a la derecha e izquierda de Jesús cuando establezca su reino en gloria, teniendo privilegios semejantes a los príncipes de los sistemas imperiales que conocen.  Jesús se ve obligado a corregir el «sesgo» de aquella petición. Aun cuando Jesús, utilizando a los niños como el centro de poder de la comunidad que Él está fundando (Mc. 3: 31-35; 10: 29-31), los discípulos siguen afirmando esquemas «mundanos» para la organización de la Iglesia.

Jesús les replantea su proyecto mesiánico con una pregunta:

¿Podéis beber la copa que Yo bebo, o ser bautizados con el bautismo con que Yo soy bautizado? (Mc. 10: 38).

La confusión es aún mayor, los Boanerges no tenía idea de la copa que Jesús había de beber, y el bautismo que con que Jesús había sido bautizado.  La copa que Jesús había de beber era la ira de Dios por el pecado de toda la humanidad (Isaías 51: 17, 22), y que solo el Mesías de Dios podía hacerlo satisfactoriamente (Isaías 53: 10-12).  La contestación afirmativa de los Boanerges indica lo que Jesús había dicho, ellos no sabían lo que pedían.  La ignorancia y anhelos de poder había entenebrecido su entendimiento.

Sin embargo, Jesús les hace una concesión:

Entonces Jesús les dijo:  La copa que Yo bebo beberéis, y con el bautismo con que Yo soy bautizado seréis bautizados, (Mc 10: 39). 

De hecho, los Boanerges mueren como mártires, siguiendo a su maestro.  Sin embargo, Jesús se reserva la respuesta a su petición de recibir gloria y poder:

pero el sentarse a mi derecha o izquierda, no es mío darlo, sino a aquellos para quienes ha sido preparado (Mc. 10: 41).

El reino no se consigue con imposiciónes ni conquistas, solo la gracia de Dios por medio de la fe en Jesús abre las puertas del reino de Dios. La segunda respuesta de Jesús es contundente, y aplica a todos aquellos que se han entregado a la causa del evangelio.

42 Así que Jesús los llamó y les dijo:

Como ustedes saben, los que se consideran jefes de las naciones oprimen a los súbditos, y los altos oficiales abusan de su autoridad. 43 Pero entre ustedes no debe ser así. Al contrario, el que quiera hacerse grande entre ustedes deberá ser su servidor, 44 y el que quiera ser el primero deberá ser esclavo de todos.  (Mc. 10: 42-44 NVI).

La indignación de los restantes 10 discípulos contra los Boanerges fue manifiesta.  ¿Por qué se indignan? Porque los Boanerges no los incluyeron en su esquema de búsqueda de poder. Ellos ya habían expresado a través de Pedro que lo habían dejado todo al igual que los Boanerges (Mc 10: 28-30), y sentían que debían ser incluidos también. No hay duda de que la confusión de los Boanerges era la confusión de todos.  Lamentablemente este es el problema nuestro también, nuestras ambiciones personales de poder y protagonismo son las que nos divide en bandos y tribus.  Es por eso por lo que la enseñanza que Jesús da a continuación tiene que ser escuchada por todos (dije todos en forma inclusiva).

Ya Jesús había declarado su enseñanza sobre la autoridad y el poder (Mc. 9: 33-35). Ya Jesús había mencionado varios enemigos del reino de Dios, entre ellos las riquezas y la ambición de poder (Mc. 10: 13-16; 23-27).  Por lo tanto, Jesús había establecido que la forma de quitar el afán de poder es quitando todo esquema de privilegio dentro de la comunidad de los discípulos.

  • El Hijo del Hombre como servidor de todos (Mc. 10: 45)

Jesús invierte el texto central del Antiguo Testamento sobre la esperanza apocalíptica.  Miremos con cuidado la naturaleza de esta inversión que ocurre en el mensaje de Jesús:

Seguí mirando en las visiones nocturnas,
Y en las nubes del cielo
Venía uno como un Hijo de Hombre,
Que se dirigió al Anciano de Días
Y fue presentado ante Él.

Y le fue dado dominio,
Gloria y reino[a],
Para que todos los pueblos, naciones y lenguas
Le sirvieran.

Su dominio es un dominio eterno
Que nunca pasará,
Y Su reino uno
Que no será destruido.

Y la soberanía[c], el dominio y la grandeza de todos los reinos debajo de todo el cielo serán entregados al pueblo de los santos del Altísimo. Su reino será un reino eterno, y todos los dominios le servirán y le obedecerán” (Daniel 7: 13-14, 27 NBLA).

Ahora Jesús ha cambiado esa visión del Hijo del Hombre (Mesías) que había de ser obedecido y servido, por una declaración inversa y sorprendente:

Porque también el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y dar su vida en rescate por muchos (Mc. 10: 45). 

Jesús es el Hijo del Hombre que sirve a la humanidad por medio de su sacrificio en la cruz. He ahí la máxima expresión del servicio!

APLICACIÓN

La perícopa de este domingo, nos confronta con nuestras ambiciones y creencias. Jesús no necesita al “hombre rico” [poder económico] para establecer su reino. No necesita las visiones mesiánicas, de poder y de conquista de los Boanerges, ni siquiera a los sacerdotes y al templo de Jerusalén para llevar a cabo su misión.  De hecho, entre nosotros sus seguidores tampoco necesitamos esas cosas para cumplir la misión de Cristo. –“Entre nosotros no puede ser así”—

Jesús no vino ni a formar estructuras jerárquicas basadas en honor, privilegios y búsqueda de estatus.  Entre nosotros y nuestras organizaciones eclesiásticas no puede existir el clientelismo o intercambio de favores para alcanzar puestos y privilegios.  En Jesús nuestro deseo de dominio tiene que convertirse en gestos de amor desinteresado para otros, es decir en servicio.  Sin esa inversión del anhelo de poder en servicio no puede existir el discipulado cristiano.

En la comunidad que llamamos la Iglesia cristiana se requiere establecer las bases para una fraternidad donde el servicio (diakonía) a todos y entre todos sea la norma, donde todos tengamos como la más alta posición el ser siervos (doulos) del Señor Jesucristo, y de todos. Esto no es una utopía.  Jesús rechaza todas las propuestas de los discípulos sostenido en su conocimiento pleno de la realidad social e histórica, y de la naturaleza humana. No olvidemos que Jesús existe antes de toda forma de organización humana (Juan 8: 58).  

Lamentablemente, nosotros nos hemos equivocado, asumiendo que el problema de nuestros pueblos se arregla con mejores gobernantes, creyendo que todo es un problema de manejar el poder existente. Es cierto que podría haber cierto nivel de efectividad y justicia con personas más honestas y capaces entre nuestro liderato político.  Sin embargo, la realidad es que la forma en que se han configurado los sistemas humano, muy especialmente a nivel político, judicial, social y económico, no se arregla simplemente cambiando de mando. La propuesta de Jesús no es cambiar de mando, es que no existan mandos, sino servidores.

 No hay tal cosa como un poder “malo” que viene del mundo y un poder “bueno” que viene de la Iglesia.  Todo poder o imposición humana tiene un “germen” destructor y moralmente malo. Nunca debe ser la meta de los seguidores de Jesucristo tomar el poder del mundo para ejercerlo.  No es convertir el poder, sino superar las premisas y fundamentos que lo sostienen.  Pensar en mejorar el poder existente, aunque parezca una buena idea, no es la voluntad de Jesús y su reino.  Solo revirtiendo la pirámide del poder éste puede ser transformado — «los postreros serán primeros y los primeros , postreros».

Seguir a Jesús es seguir su mismo camino.  Ser discípulos de Jesús es compartir sus tareas, su misión y participar de su reino.  Jesús vino a dar su vida en rescate por muchos, no vino a buscar poder (que ya tenía) o ganar privilegios, sino a servir a la humanidad.  Se equivocan bien equivocados aquellos cuyo interés es buscar poder y riquezas en la Iglesia, quienes hacen esto “confunden a Dios con el diablo, y pensando que están sirviendo a Jesús se están sirviendo ellos mismos” [1]

Seamos servidores de Jesús y de su pueblo.  Mientras más conciencia de servidor tengamos, mayor dignidad y libertad tendremos.  Muchas bendiciones.

Notas:

            [1] Xabier Pikaza, Comentario al evangelio de Marcos. (Barcelona, España:  Editorial Clie, 2012) 517.

Bibliografía

Navarro Puerto, Mercedes. Marcos. Estella (Navarra), España: Editorial Verbo Divino, 2012. https://elibro.net/es/ereader/utcpr/53702

Ottoni-Wilholm, Dawn. Preaching the Gospel of Mark. Proclaiming the Power of God.  Louisville-London:  Westminster John Knox Press, 2008.

Pikaza, Xabier.  Comentario al evangelio de Marcos.  Barcelona, España: Editorial Clie, 2012.

Stein, Robert H. Mark.  Grand Rapids, Michigan: Baker Academic, 2008.  Ebook edition.

Una respuesta a «“Pero entre vosotros NO es así” … El manejo del “poder” en la comunidad de fe»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SIN MIEDO A PENSAR

Inspiración para los que anhelan un mundo mejor

Cristianos en la Ciencia

Integrando la fe con el conocimiento del mundo natural

Alimentemos El Alma

Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. Mateo 4:4

Explorando la fe

Un sitio para sumergirnos en la búsqueda de respuestas espirituales y existenciales desde un punto de vista cristiano y bíblico.

Testimonios de Amor

"Mira que estoy a la puerta y llamo..." (Ap 3,20)

Poesias y sentimientos

Laura Muñoz Amarillo | Poeta de poesías y sentimientos. Nací en la bella ciudad de Elda, provincia de Alicante en España un 10 de Julio de 1937 y estos son mis escritos desde el corazón.

Isabel Montero Garrido

Epifanía en la luna

🌎 Alquimia en la pluma. Poemas bonitos cortos y largos de amor y desamor. Poesías bonitas cortas y largas. Poemas de Mercedes 🦋🐟

Las mejores poesías de amor y desamor. Las mejores poesías sensuales y de supra-sexo. Sonetos maravillosos. Haikus y Senryus. El cáncer en poemas. + de 1.000 entradas.

Desde mi Salón

una experiencia compartida para una sociedad de futuro

Luis Alberto Jovel

A menos que no esté convencido mediante el testimonio de las Escrituras o por razones evidentes —ya que no confío en Apostoles, Profetas-Pseudoapologetas-Escatologos-Judaizantes, ni en su Revelaciones, debido a que ellos han errado continuamente y se han contradicho— me mantengo firme en las Escrituras a las que he adoptado como mi guía. Mi conciencia es prisionera de la Palabra de Dios, y no puedo ni quiero revocar nada reconociendo que no es seguro o correcto actuar contra la conciencia. Que Dios me ayude. Amén.

Pensamiento Pentecostal Arminiano

En defensa de la sana doctrina: Creados para honrar a Cristo como Señor en nuestros corazones. Estando siempre preparados para responder a todo el que nos pida razón de la esperanza que hay en nosotros. (1 Pedro 3:15)

A %d blogueros les gusta esto: